Todo lo que querías saber sobre cómo luchó la URSS en la Segunda Guerra Mundial

Georgui Zelma/Sputnik
Usando algunos de nuestros artículos más populares hemos hecho una guía de cómo actuó la Unión Soviética en el conflicto más devastador de la historia.

El camino a la guerra 

Ciudadanos de Leningrado durante el asedio de la ciudad.

La Segunda Guerra Mundial fue el conflicto militar más mortífero y destructivo de la historia, se cobró la vida de al menos 27 millones de soldados y civiles soviéticos. La guerra en el Frente Oriental (o como se conoce en Rusia, la Gran Guerra Patria) duró 1.418 días y cubrió vastos territorios: desde el congelado Ártico hasta la cálida región del Cáucaso, desde las afueras de Moscú hasta el corazón del Tercer Reich, Berlín.

Antes de que comenzara la lucha contra los nazis el 22 de junio de 1941, los dirigentes soviéticos firmaron un pacto de no agresión con Hitler, que determinó el futuro de Europa Oriental durante décadas. Aquí puedes leer por qué Moscú tomó tal decisión. 

Stalin sabía que el conflicto contra Alemania era inevitable. El objetivo soviético era ganar tiempo y preparar sus fuerzas armadas antes de que comenzara el choque de titanes. La relativa debilidad del Ejército Rojo quedó claramente demostrada durante la Guerra de Invierno contra Finlandia, sobre la que puedes leer aquí

La catástrofe de 1941

Puesto de centinela en el techo del Teatro Bolshoi en Moscú.

Tras la desastrosa guerra entre la Unión Soviética y Finlandia se sacaron conclusiones acerca de los errores cometidos y se hicieron reformas militares. Sin embargo, 1941 fue un año fatídico para el Ejército Rojo y toda la URSS. Durante los primeros meses de la guerra, Alemania ocupó vastas zonas de Bielorrusia, Ucrania y la región del Báltico, y los nazis llegaron a las puertas de Moscú y Leningrado.

La Unión Soviética, sin embargo, no iba a rendirse y demostró activamente al mundo su fuerte voluntad de luchar. Incluso en tiempos críticos la aviación bombardeó la capital alemana, y mientras el enemigo estaba a docenas de kilómetros de distancia, el Ejército Rojo celebró un solemne desfile militar en Moscú. 

Durante la batalla por la capital soviética, la máquina de guerra nazi fue detenida y echada atrás. Lee cómo el Kremlin fue “escondido” de la voraz Luftwaffe  y otros datos interesantes sobre esta batalla

Punto de inflexión

Casi dos millones de personas murieron en uno de los enfrentamientos más sangrientos de la historia, la Batalla de Stalingrado, que en gran parte determinó el resultado final de la Segunda Guerra Mundial. Puedes experimentar la ferocidad de los combates en nuestra compilación de memorias de los soldados soviéticos  que lo vivieron en primera mano. Este otro artículo está dedicado a las grandes hazañas de esa lucha.         

Lo que comenzó en Stalingrado continuó en Kursk. La última oportunidad del Tercer Reich de ganar la guerra se perdió en el verano de 1943, cuando fracasó su operación ofensiva conocida como “Ciudadela”. A partir de entonces, el Ejército Rojo tuvo la iniciativa en sus manos de forma firme e irrevocable.

El enemigo fue gradualmente expulsado del territorio soviético. El 27 de enero de 1944 se levantó finalmente el sitio de Leningrado, que duró 872 días y se cobró la vida de al menos 648.000 civiles. Aquí puedes ver cómo estaba la ciudad durante este durísimo episodio. 

Liberación

El 26 de marzo de 1944 las tropas soviéticas llegaron al río Prut, en la frontera con  Rumania. Fue la primera vez durante la guerra que el Ejército Rojo cruzaba la frontera de la URSS. Aquí puedes leer cómo los soldados soviéticos liberaron las ciudades europeas.

En 1941 la Unión Soviética sufrió mucho con la Blitzkrieg alemana. Sin embargo, en 1944 le devolvió el favor. La operación ofensiva de ruptura, "Bagration", que terminó con la aniquilación completa del Centro de Grupos del Ejército. Miles de prisioneros de guerra alemanes fueron llevados a Moscú y mostrados en un desfile, que no fue lo que soñaban cuando comenzaron la guerra.

El golpe final contra el enemigo casi derrotado fue en la Batalla de Berlín. ¿Sabías que el Ejército Rojo no fue el único que asaltó la ciudad en la primavera de 1945 y que los tanques estadounidenses también lucharon contra los alemanes en las calles de Berlín? Aquí puedes leer sobre este y otros hechos interesantes acerca de esta batalla. Estas fotos te mostrarán cómo era la capital del Tercer Reich cuando acabó la guerra.

Armas de la victoria

Aunque el Ejército Rojo tuvo un mal desempeño durante el primer período de la guerra, posteriormente sus armas aturdieron a los alemanes. Estos a menudo le pusieron apodos al equipo militar soviético, como “monstruo ruso”, al tanque pesado KV-1. Uno de ellos llegó a detener el avance de toda una división de la Wehrmacht; “Mazo de Stalin”,  “Órgano de Stalin”, al lanzacohetes Katiusha; e incluso “Mickey mouse” al tanque ligero BT-7.

Por supuesto, no todas las armas soviéticas eran perfectas. Aquí puede leer acerca de los peores tanques del Ejército Rojo y aviones. También puedes averiguar por qué este cañón antitanque fue llamado por los soldados soviéticos, “¡Adiós, Madre Patria!”.

El Ejército Rojo también usó un arma muy especial: animales. Durante el primer período de la guerra había perros suicidas especialmente entrenados que se arrastraban bajo los tanques enemigos mientras llevaban explosivos. También debemos mencionar la llamada “división maulladora” que fue enviada a luchar contra un ejército de ratas en Leningrado después de levantar el sitio. 

Héroes soviéticos

La francotiradora Lyudmila Pavlichenko

11.657 hombres y mujeres obtuvieron el mayor galardón al que podía aspirar un ciudadano soviético; se convirtieron en Héroes de la Unión Soviética durante la guerra. Entre ellos, el mejor tanquista, Dmitry Lavrinenko, el principal piloto, Ivan Kozhedub y el oficial de artillería Vasili Petrov, que perdió ambas manos pero siguió luchando.

Pero no solo los ciudadanos soviéticos fueron héroes. Aquí puedes leer sobre algunos extranjeros que eligieron luchar por la URSS durante la guerra y Moscú les agradeció por ello. ¡Hay incluso un soldado de la Wehrmacht entre ellos! 

Pero conseguir el premio más alto no era todo, los galardonados tenían que ganarse el derecho a conservarlo. Hubo 72 personas a las que les despojaron el título. Lea aquí por qué. 

Antihéroes

Andrei Vlasov en noviembre de 1944.

Mientras hubo quienes dieron sus vidas por la patria también hubo quienes optaron por la traición. Más de un millón de ciudadanos soviéticos y emigrantes rusos sirvieron en las filas de la Wehrmacht, las SS, la policía nazi y las milicias pro-alemanas. 

Uno de esos colaboradores, conocido como Tonia, la chica de las ametralladoras, ejecutó personalmente a varios cientos de personas. Averigua por qué vivió pacíficamente en la URSS hasta finales de los 70. 

Es difícil de creer, pero dos emigrantes judíos rusos se convirtieron en generales de la Wehrmacht. Lee nuestro artículo para saber cómo se las arreglaron para hacerlo.

Una batalla con muchos países

Pilotos rusos y franceses durante la operación militar conjunta de Prusia Oriental en enero de 1945

Es bien sabido que los alemanes no atacaron la Unión Soviética solos, sino que utilizaron varios aliados: Eslovaquia, Rumania, Finlandia, Italia, Hungría y Croacia. También se les unieron muchos voluntarios de estados neutrales e incluso de países ocupados por los nazis.

Así, los colaboradores franceses se unieron a la guerra “para restaurar la gloria del Gran Ejército de Napoleón” y también son conocidos los españoles que se unieron a los nazis. Incluso los suecos se unieron a la lucha, y aquí pueden leer por qué. 

Sin embargo, la Unión Soviética no estuvo sola en su lucha en el frente oriental. Pilotos franceses del regimiento Normandie-Niemen cazaban aviones de la Luftwaffe en los cielos, dos ejércitos populares polacos y el cuerpo de ejército checoslovaco lucharon contra el enemigo en tierra, codo con codo con el Ejército Rojo. Los polacos incluso participaron en el asalto de Berlín.  

Aunque los aliados occidentales lucharon en frentes lejos de Europa del Este, sus soldados aparecieron ocasionalmente en la URSS para luchar junto con los soldados del Ejército Rojo. Lee cómo en agosto de 1941 el Irán pronazi fue ocupado conjuntamente por tropas soviéticas y británicas, los pilotos de la RAF defendieron el Ártico soviético y la Fuerza Aérea de EE UU sufrió una de las derrotas más terribles de su historia al utilizar un aeródromo soviético para bombardear Alemania. 

Mujeres en el frente   

Hasta un millón de mujeres soviéticas se unieron a las Fuerzas Armadas para luchar contra el enemigo y más de 80.000 ocuparon puestos de mando.

Los alemanes estaban aterrorizados por las francotiradoras soviéticas, que a menudo resultaban ser muy mortíferas y se sorprenderían mucho al saber que algunos tanques del Ejército Rojo estaban dirigidos por tripulaciones femeninas

Las mujeres soviéticas también eran excelentes pilotos. Pilotaban bombarderos (las más famosas fueron apodadas Brujas de la Noche por el enemigo) y eran pilotos de caza. Dos de ellas, Lidya Litviak y Ekaterina Budánova estaban entre las mejores de todo el Ejército Rojo.

El golpe final

Cuando la Alemania nazi fue derrotada todavía quedaba un enemigo. En los tres meses posteriores a la victoria sobre el Tercer Reich, la URSS atacó al Imperio Japonés.

Fue otro tipo de guerra, no una de exterminio como contra los alemanes. Aún así, los soviéticos perdieron más de 12.000 hombres en ese conflicto, que duró menos de un mes.

Lee aquí cómo el Ejército Rojo aplastó al Ejército Kwantung en Manchuria. 

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies