10 fotos con las que te harás una idea de la inmensidad y belleza de Siberia

Alexánder Kriázhev/Sputnik
Esta mítica región es mucho más que una enorme masa de nieve, hielo y bosque.

1. Shereguesh, Kuzbass 

Nieve, sol y chicas en bikini son las primeras cosas que le vienen a la mente a un siberiano cuando escucha “Shereguesh”.   Se trata de un antiguo pueblo minero que desde 2011 se ha convertido en una estación de esquí de primera categoría. Todo comenzó con un vídeo filmado por los lugareños que mostraba a chicas esquiando en bañador al son de “Loca” de Shakira. El vídeo apareció en todos los canales de televisión federales, el tabloide británico Daily Mail le dedicó una página doble y los blogueros estadounidenses se pusieron “histéricos”: “¡Maldito Pentágono! ¿Por qué nos has mentido a lo largo de todos estos años y nos has hecho creer que hemos ganado la Guerra Fría?” Actualmente miles de personas van al complejo turístico todos los años para descender las pistas en grandes grupos en traje de baño.

 2. Mosquitos siberianos

Si buscas “mosquitos siberianos” en Google, encontrarás cientos de vídeos no aptos para cobardes. En verano no hay nada peor en Siberia que los enjambres de estos pequeños insectos chupasangre que se dan un festín con los humanos. La región cuenta con más de 40 variedades de mosquitos y la gente puede llegar a terminar en el hospital tras ser atacados. Los locales lo llaman el “apocalipsis de los mosquitos”.

3. Aurora boreal

El Círculo Ártico pasa por una parte considerable del país, incluida Siberia. Por eso hay ciudades como Norilsk (2.800 km al norte de Moscú) o la península de Taimir en la que no ven el sol durante decenas de días. Aunque no hay mal que por bien no venga y los habitantes de estos lugares pueden disfrutar de este fenómeno natural de gran belleza.

4. La central hidroeléctrica Sayano–Shúshenskaia en Jakassia

La construcción de la mayor central eléctrica de Rusia comenzó en 1963 y estaba previsto que terminara pasados nueve años. Aunque se prolongó un “poquito más”, varias épocas y generaciones. Oficialmente se terminó en los años 2000. En agosto de 2009 tuvo lugar una de las peores catástrofes tecnológicas contemporáneas, que provocó la mutilación de decenas de personas, la destrucción de varios edificios de la central y en un enorme vertido de aceite en el río Yeniséi. Un fuerte chorro de agua se llevó por delante la cubierta de una turbina provocando la muerte de 75 personas en el acto.

5. “Oro negro” siberiano 

El 73% de todo el petróleo de Rusia se extrae en Siberia occidental y según las estimaciones del Ministerio de Recursos Naturales y Medioambiente las reservas durarán hasta el año 2044. Aunque ya se plantea el reto de cómo mantener los volúmenes de producción. Hay regiones, de Siberia oriental y de los territorios del norte, en las que resulta mucho más ardua la extracción debido al suelo helado y a la cantidad de lagos que hacen intransitable la zona.

6. El ferrocarril Transiberiano

Rusia decidió construir esta línea férrea hace más de un siglo, durante la época de los Romanov, porque temía la expansión china en sus alejados territorios del lejano oriente. Había mucho miedo e inagotables recursos. Fue así como apareció la mayor línea de ferrocarril del mundo, que cruza Siberia entera. Tiene una longitud de más de 9.000 km y el viaje dura seis días y 22 horas. Hay gran cantidad de películas, canciones y leyendas sobre este tren.

7. El gulag 

Los amplios territorios inanimados de Siberia se desarrollaron de maneras diferentes, pero no hay duda de que los prisioneros del gulag desempeñaron un papel importante. Las personas exiliadas o condenadas a estos hostiles territorios realizaron, o al menos comenzaron, gigantescos proyectos de construcción (como la línea de ferrocarril Baikal-Amur), carreteras, ciudades, presas y demás. “Si no hay trabajo, no hay comida”, era la consigna de los jefes. Y cada vez que se acercaba la fecha de finalización de los proyectos la administración del campo alargaba el día de trabajo. “La gente trabajaba 16, y hasta 18 horas, al día”, escribe el historiador Serguéi Paplov en su libro El terror estalinista en Siberia”.

8. El lago Baikal en invierno, región de Irkutsk 

Una de las maravillas de la naturaleza más famosas del mundo y símbolo de Siberia. Cada primavera en la superficie del lago Baikal aparecen unos círculos blancos con los que los científicos se han estrujado los sesos. Durante un tiempo se pensó que aparecían debido al metano. Sin embargo, finalmente se descubrió el secreto: los misteriosos círculos aparecen debido a los vientos cálidos de los anticiclones y la propia estructura del lago.

9. Akademgorodok en Novosibirsk

Siberia no solo se asocia con el frío y el lago Baikal sino también con la ciencia. En 1957 se creó un centro científico que ha sido famoso desde su fundación: Akademgorodok de Novosibirsk. Por iniciativa de los académicos trasladaron a mitad del bosque decenas de institutos de diferentes disciplinas, universidades y foros científicos. Mientras más alejados de Moscú, mayor era la libertad. El primer colisionador del mundo se creó aquí, en el Instituto de Física Nuclear de Akademgorodok.

10. El lago Vasiugan 

Siberia es inmensa y para que te hagas una idea, te damos un ejemplo: en el centro de Siberia occidental hay un pantano más grande que Suiza, que sigue creciendo. Ahora imagina que hay 113 ciudades en Siberia (tres de ellas con una población de más de un millón) y la ilimitada taiga.

Siete maravillas de Siberia que deberías ver antes de morir. 

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies