Las increíbles aventuras de un argentino en los confines de Rusia. Parte 3

Los Urales son los míticos montes que separan Europa y Asia. La montaña, lugar de belleza y aventura, es capaz de sacar lo mejor de nosotros mismos.

Mis primeros acercamientos al idioma ruso los hice a través del cine. Era una excelente forma, no solo de aprender el idioma, sino también de viajar por el país. Entre los títulos que más gratamente me sorprendieron destaco El regreso de Andréi Zviáguintsev y Cómo terminé este verano de Alexéi Popogrebski.

 / Patricio Bastos / Patricio Bastos

Entonces comprendí que los directores de por aquí no necesitaban efectos especiales para despertar las más variadas emociones a los amantes del séptimo arte. Incluso un documental podría resultar más atemorizante que cualquier producción de terror de Hollywod. El siguiente episodio trata sobre algo de esto. Una caminata de algo más de 200 km entre la región de Sverdlovsk y la república de Komi, en lo que se conoce como los Urales polares.  

 / Patricio Bastos / Patricio Bastos

A finales de los años 50 los estudiantes ya buscaban formas extremas de pasar su tiempo libre. En aquel momento la URSS recién comenzaba a liberarse de la opresión estalinista, la guerra había quedado atrás y el futuro parecía sonreirle a la patria de los obreros y campesinos. Para salirse un poco de la rutina, que bastante gris seguía siendo, alumnos de la Universidad Técnica de los Urales, en la ciudad que hoy se conoce como Ekaterimburgo pero que por entonces llevaba el nombre de Sverdlovsk, se lanzaron a una caminata por la zona mencionada al final del párrafo anterior.

 / Patricio Bastos / Patricio Bastos

Lo hicieron en el mes de febrero, cuando todo alrededor es frío y nieve. Nadie ha podido explicar con exactitud lo que les pasó a los nueve alpinistas que perdieron la vida. El suceso se ha venido a llamar “Incidente del Paso Diatlov”. 

Las explicaciones van desde un alud a un ataque del hombre de las nieves. También se dice que pudo ser un brote de demencia colectiva al no ver otra cosa más que nieve durante varios días o un sacrificio de los nativos mansi que los castigaron por meterse en territorios sagrados para ellos. Se habla de un posible encuentro con extraterrestres y los rumores culminan con que fueron testigos involuntarios de un experimento militar.

 / Patricio Bastos / Patricio Bastos

Todos estos intentos por explicar qué pasó dejan cabos sueltos. En concreto, encontaron a los estudiantes fuera de su tienda de campaña, que estaba cortada desde dentro pero con los cuerpos ubicados de tal manera que indicaba que se encontraban volviendo a tal lugar. Carecían de órganos internos como lenguas y ojos y se identificaron rastros de radiación. La autopsia dictaminaría: “muerte causada por una fuerza natural insuperable”.

 / Patricio Bastos / Patricio Bastos

Hoy en día es posible llegar en grupo hasta ese lugar, siempre que uno sea amante de las emociones intensas y de la naturaleza. Además del atractivo de dormir una noche a metros de donde aconteció la anterior tragedia, hay más razones para venir hasta aquí.

 / Patricio Bastos/ Patricio Bastos

Hace pocos años se hizo un concurso sobre las “Maravillas de Rusia”. Los habitantes elegieron los monumentos naturales o arquitectónicos más destacados del país. Fue entonces cuando  los pilares de piedra de Manpupuner se hicieron conocidos para el gran público. La formación  no ganó el concurso pero sí se expuso más. Se trata de una suerte de Stonehenge pero multiplicado por diez. Vale la pena marchar 100 km en medio del barro, por la espesura del bosque, de la niebla, de la lluvia, de la constante amenaza del hombre de las nieves, del frío y demás, para finalmente apoyar el rostro en las rugosidades de estas rocas y poder abrazarlas, como si con eso bastara para entender los secretos de la naturaleza.     

 / Patricio Bastos / Patricio Bastos        

Ir a la montaña y adentrarse en la taiga son experiencias que pueden enseñar mucho sobre uno mismo: sobre la fuerza de voluntad, la resistencia física y psicológica. A pesar del cansancio y la incomodidad, la única salida es seguir tirando ya que en medio del bosque no hay de quién esperar asistencia. En este caso me tocó pasar el momento con ocho personas totalmente desconocidas para mí, pero el contexto saca lo mejor de cada hombre: el más fuerte lleva más carga, el que tiene más hambre recibe una ración extra de comida, al que tiene un vendaje se le ofrece lo que necesita, el que trajo algún chocolate de más lo reparte entre todos y sólo se queda con el último pedazo y así con todo. Es una experiencia verdaderamente transformadora.

 / Patricio Bastos / Patricio Bastos

Los últimos días de agosto y los primeros de septiembre coinciden con la llegada del otoño. Las montañas se cubren de amarillo. La inestabilidad del clima lo hace todo aún mejor. Las nubes acarician las copas de los árboles, las intermitentes lluvias hacen aparecer el arco iris, las momentáneas salidas del sol hacen más intensos los colores de la temporada. El único problema es quedarse quieto, podemos enfriarnos y dificultar una marcha que no debe cesar.

 / Patricio Bastos / Patricio Bastos

La noche que siguió a la visita de los pilares de piedra de Manpupunior trajo consigo el cielo más limpio y despejado que pude observar en todos mis años en Rusia. La Vía Láctea se adivinaba fácilmente sin necesidad de ningún telescopio, aparecieron estrellas que creía que no se veían desde el hemisferio norte.

 / Patricio Bastos / Patricio Bastos

En ese estado de trance me encontraba cuando sucedió lo inesperado. Una ráfaga de viento se levantó de repente y cuando pasó, el cielo se encendió, se prendieron las auroras boreales. Las partículas que chocan contra el campo magnético de nuestro planeta hicieron su danza por los aires. Sólo es polvo de viento cósmico, pero presenciar tal cosa lleva a un estado de felicidad que pocas veces se puede conseguir.

Patricio Bastos es un argentino que vive desde hace cuatro años en Rusia, en Kírov. Acaba de escribir un libro por diferentes regiones del país. Algunos fragmentos se pueden ver en el blog www.devueltaenrusia.blogspot.com

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Lea más