Los lujosos palacios de los zares en San Petersburgo

RBTH escoge siete emblemáticos lugares que debes cononcer

RBTH escoge siete emblemáticos lugares que debes cononcer

RIA Novosti/Sergei Guneev
Hay más de 50 mansiones imperiales en San Petersburgo y sus alrededores. Russia Beyond escoge siete lugares de la antigua capital de Rusia donde descubrir numerosos secretos acerca de la vida de la aristocracia.

El palacio Ménshikov

Construido en 1710- 1727, es uno de los primeros edificios de piedra de San Petersburgo.

Alexander Ménshikov fue el mejor amigo del zar Pedro I, prominente estadista y el primer gobernador general de San Petersburgo. El joven Pedro lo conoció cuando Ménshikov, que entonces tenía 16 años, vendía empanadas en las calles de Moscú. Más tarde llegó a ser el ayudante personal del zar.

palacios de san petersburgo. Lori/Legion-MediaLori/Legion-Media

La guionista Olga Kaláshnikova llama a Ménshikov “un oligarca del siglo XVIII”. Sin embargo, se sorprendió mucho al saber que era analfabeto. Cuando Kaláshnikova tabajó en un documental sobre el personaje encontró un documento firmado. “Había cometido un error en su propia firma”, dijo Kaláshnikova.

Diplomáticos extranjeros llamaban al palacio de Ménshikov la Casa del Embajador porque allí se celebraban la mayoría de recepciones ceremoniales, incluida la boda de Pedro I a Catalina I en 1712.

El palacio de Yusúpov

Fue construido en la década de los 1760 por el arquitecto francés Jean-Baptiste Vallin de la Mothe.

lugares emblemáticos de san petersburgo. Lori / Legion MediaLori / Legion Media

El místico campesino Grigori Rasputin, que ejerció una gran influencia en el zar Nicolás II fue asesinado aquí el 17 de diciembre de 1916. El conde Félix Yusúpov invitó a Rasputin a su palacio, le dio un postre con cianuro y luego participó en su asesinato. Para poder ver las habitaciones privadas y la exposición sobre Rasputin hay que hacer reservas con antelación.

“Rusia parece un lugar encantador para la gente. Se espera un mundo de cuentos de hadas al pensar en los zares, los aristócratas y el legado intelectual”, afirma Olga Cardamone, directora ejecutiva de la agencia de viajes Rusia – EE UU Eagle Travel Tours. “Sin embargo, las multitudes de turistas en Peterhof o en el Palacio de Invierno pueden arruinar esa sensación. Afortunadamente, el palacio de Yusúpov conserva su encanto.”

El palacio de Sheremétiev

Rusplace.ruRusplace.ru

Une la música y la poesía en sus dos museos, porque cuenta con 3.000 instrumentos y artefactos personales de Anna Ajmátova y Joseph Brodsky.

Fue construido para el noble Piotr Sheremétiev en 1750-1755 en estilo barroco.

En la actualidad en el edificio principal del palacio se encuentra el Museo del Teatro y de la Música, donde se exhiben el piano de Piotr Chaikovski, un Stradivarius y el violoncelo del zar Nicolás II. Una entrada para los conciertos de música clásica organizados aquí suele costar 100-200 rublos (menos de 3 dólares).

La poeta Anna Ajmátova vivió en el ala sur del palacio desde la mitad de los 1920 hasta 1952. Se puede entrar en su apartamento redistribuido al museo desde Liteiny prespekt, 53. En 2005 también se abrió “la oficina estadounidense” de Joseph Brodsky, aunque él nunca vivió allí.

El palacio Mijáilovsky

Román VezeninRomán Vezenin

Fue construido por el arquitecto italiano Carlo Rossi en 1819-1825 para el gran duque Mijaíl, nieto de Catalina II. Este edificio sobresale en Nevski Prospekt y goza de un jardín de 10 hectáreas. En la actualidad el palacio alberga una gran colección del arte ruso, desde iconos medievales hasta “Cuadrado negro” de Kazimir Malévich.

“El jardín de Mijáilovski es impresionante”, comenta la residente en San Petersburgo Leonie Lavrova-Woldring. “Merece la pena dar un paseo por allí para ver el palacio bellamente iluminado por la noche.”

El palacio Stróganov

Alamy / Legion MediaAlamy / Legion Media

Es uno de los edificios más antiguos de Nevski Prospekt, construido en estilo barroco entre 1752 y 1754 para el barón Serguéi Stróganov. Desde entonces su exterior permaneció casi sin cambio algunos, conservando el diseño original del arquitecto italiano Francesco Bartolomeo Rastrelli que también construyó el famoso Palacio de Invierno y el Palacio de Catalina en Tsárskoye Seló.

A los amantes de comida les recomendamos ir al restaurante Russy Ampir para probar los tradicionales platos de filete Stróganoff y otras delicias.

El palacio de Pávlovsk

ShutterstockShutterstock

Fue residencia de verano del hijo de Catalina II, Pablo I, y de su esposa, María Fiódorovna. Durante la Segunda Guerra Mundial el palacio fue saqueado por los nazis que lo convirtieron en la sede local de la Gestapo y lo incendiaron tras su salida.

Recomendamos llegar hasta allí en trineo o un carro de caballos, que pueden ser solicitados en la página web del museo.

No dejen de echar un vistazo al proyecto de fotografía de Yury Molodkovets dedicado a Pávlovsk. Entre los lugares favoritos de Molodkovets se encuentra la librería de María Fiódorovna que una vez contó con 21.000 objetos. “Durante la Segunda Guerra Mundial fue tomada por los nazis, luego la encontraron en Austria en 1945 y devolvieron a la URSS”, él dijo a RBTH.

El palacio Konstantínovski

TASS/Astakhov DmitryTASS/Astakhov Dmitry

El palacio sirvió de residencia de verano para el gran duque Konstantín, nieto de Catalina II. Este palacio acogió la Cumbre del G8 en 2006 y la del G20 en 2013, por eso merece la pena tomarse un selfie en las salas donde Angela Merkel, Barack Obama and Vladímir Putin discutieron asuntos globales.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies