Esta es la guía definitiva sobre OVNIS, muertes misteriosas y anomalías espacio-temporales en Rusia

Varvara Grankova
Muchos de estos misterios siguen sin resolverse. ¿Podría ser tú quien finalmente arroje luz sobre ellos?

1. Alioshenka e Enano de Kishtim

Esta criatura misteriosa, considerada humanoide, fue encontrada en los bosques cerca de la pequeña ciudad de Kishtim (1.764 km al este de Moscú), en la región de los Urales en el verano de 1996.

Fue descubierta por una mujer que luego fue tratada por esquizofrenia y que adoptó a la criatura como su “hijo” e incluso le puso el nombre de su propio hijo, Alioshenka (abreviatura de Alexéi).

Los residentes estaban desconcertados y confundidos sobre el origen del humanoide. ¿Venía del espacio, era un extraterrestre o simplemente un ser humano terriblemente deforme? Estas preguntas torturaron a la ciudad de Kishtim y, más tarde, al mundo entero.

Sin embargo, cuando la “madre adoptiva” del “Enano de Kishtim” fue hospitalizada en una institución mental, Alioshenka murió y sus restos cambiaron de manos antes de desaparecer completamente.

Hasta el día de hoy, nadie sabe si Alioshenka era realmente un extraterrestre o donde se encuentra su desaparecido cadáver.

Haz clic aquí para leer la historia completa. 

2. La explosión de Tunguska

El 30 de junio de 1908, un objeto desconocido explotó en un bosque desolado de Siberia. El daño causado fue tan poderoso como lo habría sido el de una bomba de hidrógeno: la masa forestal que rodeaba el epicentro de la explosión fue aniquilada y, como resultado, tormentas magnéticas se extendieron por todo el hemisferio norte.

El objeto (o sus restos) que había causado la explosión nunca fue descubierto, a pesar de las numerosas expediciones de investigación enviadas a la zona. A lo largo de los años aparecieron múltiples teorías sobre la causa de la explosión, desde la Segunda Venida de Cristo hasta un experimento de Nikola Tesla que salió mal.

Algunos creen que la gigantesca explosión fue causada por un cometa de hielo que se derritió en el impacto. Sin embargo, ante la ausencia de pruebas concluyentes, la explosión de Tunguska sigue siendo un misterio sin resolver hasta el día de hoy.

Haz clic aquí para leer más. 

3. La Zona M

Al igual que el Triángulo de las Bermudas, la “Zona M”, situada en una zona silvestre  de Rusia, es un tema de interés para los ufólogos de todo el mundo.

El misterioso lugar  está situado en un denso bosque en la región de Perm. Los visitantes de la Zona M, también conocida como la Zona Anómala de Perm, a menudo reportan alucinaciones, estados físicos y mentales extrañamente eufóricos o depresivos, así como supuestos avistamientos de OVNIS y luces misteriosas. También se ha informado de problemas en el funcionamiento de brújulas y aparatos electrónicos.

A pesar de las misiones de investigación que han visitado la zona, su misterio sigue sin resolverse.

Haga clic aquí para leer más. 

4. El incidente del paso de Diátlov

Una noche de febrero de 1959, un grupo de nueve excursionistas murió en los Montes Urales del Norte en circunstancias extrañas.

La investigación oficial llegó a la conclusión de que “la causa de la muerte fue una fuerza imperiosa desconocida que los excursionistas no pudieron superar”. Al parecer, algo alejó a los excursionistas de sus tiendas en medio de la noche, ya que sus cuerpos desnudos fueron descubiertos más tarde a poca distancia de su campamento.

Múltiples investigaciones realizadas por profesionales y aficionados nunca han llegado a obtener resultados concluyentes. Por eso el incidente del paso de Diátlov ha cautivado la imaginación de los adictos al misterio de todo el mundo. Ovnis, Pie Grande, juegos de espías, pruebas militares secretas y magia negra han sido nombrados como posibles explicaciones de la misteriosa tragedia. Sin embargo, nadie sabe con certeza lo que les sucedió a los nueve experimentados excursionistas que salieron de excursión pero nunca regresaron.

Haz clic aquí para leer 3 teorías sobre el incidente del paso de Diátlov que son más raras que un perro verde. 

5. El Yeti de Rusia

Las historias sobre un enorme y corpulento monstruo que vive en medio de la salvaje naturaleza rusa han sido materia de folclore durante siglos. En la URSS, también, el Abominable Hombre de las Nieve llegó a ser objeto de investigación gubernamental.

En la década de 1950, una comisión especial fue creada por la Academia de Ciencias Soviética en un intento de confirmar la existencia del Yeti. Realizó expediciones, pero la investigación cesó cuando no pudo obtener ninguna prueba fiable.

Sin embargo, desde entonces, nunca han cesado los supuestos avistamientos del Yeti en Rusia.

Haz clic aquí para leer más. 

6. La búsqueda de la biblioteca de Iván el Terrible

La leyenda dice que Sofía Palaiologina, la hija del último hermano del emperador bizantino Constantino XI, llevó consigo en su viaje de Roma a Rusia una colección única de preciosos manuscritos, cuando se casó con Iván III, el Gran Príncipe de Moscú.

Se cree que la colección, aclamada como una especie de Santo Grial en el mundo de los científicos y los ratones de biblioteca, contiene manuscritos antiguos de valor incalculable y su posible descubrimiento convertiría al afortunado descubridor en famoso internacionalmente.

Los incansables buscadores han estado intentando localizar la biblioteca perdida durante años, pero nadie ha tenido éxito todavía y otros creen que todo es mentira. Sin embargo, algunas teorías de la conspiración sostienen que la biblioteca puede estar todavía intacta, esperando ser descubierta en algún lugar de Moscú, en cualquier otra ciudad rusa, o, tal vez, incluso dentro del Kremlin.

Haz clic aquí para leer más. 

7. La muerte de Alejandro I

Alejandro I fue el emperador que lideró el ejército ruso en la guerra contra Napoleón. Durante su reinado, Rusia aplastó el Imperio Francés y adquirió el puesto de unas de las principales potencias mundiales, con sus tropas llegando a ocupar París.

En la cima de este éxito, la repentina muerte del emperador, sano y de 47 años de edad, a causa de la fiebre tifoidea impactó a Rusia. El emperador murió en noviembre de 1825 en la ciudad de Taganrog, a unos 965 kilómetros al sur de Moscú.

Sin embargo, algo olía mal en Dinamarca. El cuerpo de Alejandro se mantuvo dentro de un ataúd cerrado, y casi nadie le vio la cara. Algunos de los que pudieron hacerlo comentaron que el fallecido no se parecía al emperador.

Dado que Alejandro se convirtió en un ferviente creyente cristiano ortodoxo al final de su vida, pasando sus días en la oración, dejando que sus ministros dirigieran Rusia, los rumores sobre su supuesta abdicación y fuga secretas, para dedicarse a la vida solitaria haciéndose pasar por monje, se extendieron rápidamente. La gente incluso señaló a un monje en particular, asegurando que podría ser el mismísimo emperador.

Haz clic aquí para leer más.

8. El barco fantasma 'Orlova’

El crucero “Liubov Orlova” surcó los mares desde 1976 hasta 1999, cuando la compañía naviera propietaria quebró. Se suponía que iba a ser transportado hasta la República Dominicana para ser convertido en chatarra, pero el barco se perdió en el mar cuando los cables que lo arrastraban se rompieron durante una tormenta.

Las cuatro toneladas de acero (y sin luces ni sistemas electrónicos) del buque sembraron el miedo entre los marineros que corrían el riesgo de chocar con el gigante en la mitad de la oscuridad de la noche. Desde entonces, aunque el Orlova se ha perdido para siempre, continúan los rumores sobre la presencia de  ratas caníbales gigantes a bordo. Tanto si se hundió como si sigue a la deriva en algún lugar del océano, el barco ha sido objeto de fascinación desde entonces.

Haz clic aquí para obtener más información. 

9. Soldados psíquicos con superpoderes

Desde la década de 1980, el ejército ruso ha estado desarrollando técnicas como el metacontacto, el interrogatorio no verbal y la lectura de mentes. ¿O no?

Esta atrevida afirmación apareció en un artículo en Armeyski Sbornik, la revista oficial del Ministerio de Defensa ruso.

Aunque algunos pensaron que el artículo era un engaño, muchos creen que científicos soviéticos realizaron experimentos en el campo de la parapsicología para tratar de descubrir los fenomenales poderes humanos.

Haz clic aquí para leer más. 

10. El pozo del infierno

Durante la época soviética, la leyenda cuenta que un equipo de investigadores y topógrafos supuestamente viajó a Siberia para horadar el suelo en busca de petróleo y otros recursos naturales. Perforaron un hoyo en el suelo y se sorprendieron al ver que los medidores de profundidad y presión daban lecturas absurdas: la temperatura que irradiaba del agujero marcaba hasta 2.000 grados Fahrenheit (1.093°C).

Los científicos también escucharon ruidos bajos y apagados que venían del propio agujero. Bajaron un micrófono por el agujero: un ruido errático pasó a parecer un gemido apagaso y los micrófonos empezaron a recoger gritos que eran inequívocamente humanos.

Haga clic aquí para leer más sobre este pozo.

11. Cuevas de Sáblino

Sáblino es un laberinto subterráneo situado cerca de San Petersburgo que se extiende por docenas de kilómetros. Las cuevas están hechas por el hombre: algunos creen que los pasajes fueron el resultado de trabajos subterráneos para producir cuarzo, y otros afirman que fue hecha por militares. En cualquier caso, la red de kilómetros de minas y pozos está abandonada hoy en día.

Sin embargo, atrae a muchos buscadores de aventuras, que creen que las cuevas son una anomalía espacio-temporal. Se han denunciado numerosos casos de desapariciones en las cuevas de Sáblino. La gente podría haberse perdido o haber sido absorbida por una masa pegajosa. O, tal vez, estos casos de desapariciones tengan una explicación aún más siniestra...

Haz clic aquí para obtener más información.

¿Te has quedado con ganas de más? Pincha aquí para leer sobre cinco hoteles rusos en los que se afirma que hay fantasmas.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies