3 teorías sobre el incidente del paso de Diátlov que son más raras que un perro verde

Fondo Conmemorativo del grupo de Diátlov
Magia negra, contactos extraterrestres y unos posibles juegos de espías han sido considerados en un momento dado como explicación paras as nueve misteriosas muertes acontecidas en 1959 en los montes Urales.

La foto de abajo muestra al “Grupo Diátlov”, nueve excursionistas que, en invierno, iniciaron una expedición a través de la región montañosa de Siberia. Esta aventura se convertiría en la última que llevarían a cabo, ya que todos ellos murieron en circunstancias misteriosas.

A pesar de las fotografías y las anotaciones en el diario que los excursionistas hicieron regularmente, el caso sigue sin resolverse desde hace más de 60 años.

Aunque la investigación oficial dictaminó que “la causa de la muerte fue una desconocida fuerza irresistible que los excursionistas no pudieron superar”, la ambigüedad de la conclusión oficial, los múltiples errores cometidos por los investigadores y los numerosos hechos inexplicables acerca de las circunstancias de la tragedia desencadenaron docenas de teorías de la conspiración. He aquí tres de las más populares:

1. Juegos de espías que salieron mal

En 1959, el mundo se encontraba en medio de la Guerra Fría entre la Unión Soviética y los Estados Unidos. El secreto generalizado que rodeaba cada aspecto de la vida del ciudadano de la Unión Soviética prevalecía en el país, así como la paranoia de la presencia ubicua de espías. ¿Y si toda esta ansiedad no fuera tan infundada como podría parecer hoy en día?

Algunos piensan que este sentimiento no estaba infundado. Un grupo de autores, que escriben bajo el nombre de Alexey Rakitin, creen que el KGB, espías extranjeros (muy probablemente pertenecientes a la CIA) y la contrainteligencia soviética estuvieron involucrados en el fatal incidente.

Según esta teoría, los excursionistas eran oficiales encubiertos de la KGB cuya misión de contrainteligencia se camufló como una inocente excursión pero que estaba diseñada para arruinar una operación de espías extranjeros en la URSS. En otra línea de trabajo, algunos autores tienen la hipótesis de que uno de los excursionistas podría haber sido un traidor que planeaba utilizar la inocente expedición para filtrar información secreta a la inteligencia extranjera.

Por muy descabellada que parezca esta teoría, podría no estar completamente infundada. En el en el lugar de la tragedia, se recogieron tres prendas de vestir separadas, en los cuerpos de los excursionistas fallecidos, que presentaban radioactividad.

“La ropa se contaminó al caer polvo radiactivo de la atmósfera, o la ropa pudo contaminarse al entrar en contacto con sustancias radiactivas”, se lee en el informe oficial, dejando margen para la interpretación.

Los defensores de la teoría de los “juegos de espías” creen que la clave del mortífero misterio está en que dos excursionistas, Georgui Krivonischenko y Rustem Slobodin, trabajaban en la ciudad de Cheliabinsk-40 (hoy conocida como Ozersk), donde se produjo plutonio apto para armas durante la Guerra Fría.

Esto explicaría la contaminación de algunas de las prendas de ropa encontradas en el lugar de la tragedia y, simultáneamente, sentaría las bases para una posible operación relacionada con el espionaje que provocó la muerte de nueve personas y un elaborado encubrimiento orquestado por el KGB.

2. Magia negra de los pueblos indígenas

Otra teoría popular afirma que los excursionistas fueron víctimas de los indígenas, cuya “montaña sagrada” habían profanado, intencionadamente o no.

Cuando se hallaron los cadáveres de los excursionistas, los investigadores sospecharon inicialmente que podría tratarse de una matanza perpetrada por el pueblo mansi, un grupo étnico local de cazadores, cuyo asentamiento se encontraba a unos 100 km del lugar de la tragedia.

Sin embargo, durante las últimas etapas de la investigación, las autoridades lo descartaron.

“La investigación no demostró la presencia de ninguna otra persona, además de los miembros del grupo Diátlov en la zona de ‘la altura 1.079’ (como se denominaba entonces la zona) el 1 ó 2 de febrero de 1959. También se concluyó que el pueblo mansi, que vivía a 80-100 km de este lugar, era pacífico con los rusos, proporcionando a los turistas alojamiento, asistencia, etc. El lugar donde murió el grupo se considera inadecuado para la caza y el pastoreo de renos en el invierno”, indicaba el informe oficial que daba por terminada la investigación.

Aunque los investigadores oficiales excluyeron a los mansi de la lista de sospechosos, algunas teorías de conspiración los colocaron en el foco de esta misteriosa tragedia. En 2019, Anatoli Stepochkin, un residente de la zona, afirmó en la televisión nacional que un mansi local le confesó que era su gente la que había matado a los excursionistas.

“Los turistas violaron nuestro lugar sagrado. Cuando los chamanes se enteraron de ello, llamaron a los cazadores para que los localizasen. Cuando los miembros del grupo Diátlov se fueron a dormir, los chamanes llegaron a la tienda y hechizaron a los excursionistas. Al rato, todos estaban muertos. Si nos hacían mal, respondíamos con maldad”, se aseguró que el mansi desconocido confesó a Stepochkin.

Aunque esta “confesión” televisiva no reabrió la investigación, la teoría de la “magia negra chamánica” fascinó a muchos de los entusiastas del incidente Diátlov.

3. Contacto extraterrestre

Esta foto, a menudo llamada “marco №34”, fue descartada del archivo del caso, debido a su mala calidad. Los defensores de la teoría de los OVNIS insisten en que nunca debió ser descartada, ya que sería la única manera de descubrir la verdad sobre el incidente del Paso Diátlov.

En 2019, unos periodistas entrevistaron a Boris Sichev, un miembro del equipo de búsqueda, cuya tarea fue localizar los cuerpos de los excursionistas fallecidos. El hombre dice que el equipo de búsqueda fue testigo de un fenómeno extraño que describieron como “una bola de fuego”.

“Vimos una bola de fuego flotando en el cielo cerca del cruce. Era similar al disco lunar, pero no era la Luna. Esta bola de fuego era más grande en diámetro. Salió del cruce y flotó lejos de nosotros. No observamos un resplandor brillante. Y luego simplemente desapareció en el horizonte. Todos quedamos perplejos”, se cita a Sychev diciendo.

Muchos teóricos de la conspiración creen que el número de avistamientos de tales “bolas de fuego” o “bolas de luz” fueron intencionadamente subestimados, ya sea por la incapacidad de los investigadores para explicarlos o por alguna conspiración real relacionada con los OVNIS.

Los defensores de la teoría creen que estas “bolas de fuego” podrían haber causado la muerte de los excursionistas al emitir un rayo de energía no especificado hacia ellos. Curiosamente, uno de los más notables defensores de esta teoría es el ex fiscal soviético Lev Ivanov.

No todas las teorías extraterrestres abogan por que un OVNI fuese el responsable de las muertes en el Paso Diátlov. Algunas personas creen que meteoritos podrían haber causado un fenómeno similar (y un impacto mortal en los humanos) o el lanzamientos de prueba de algún cohete secreto por parte de los militares soviéticos.

Pincha aquí para leer sobre la teoría que sostiene que las muertes del grupo Diátlov fueron causadas por un misil de baja potencia.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies