Soldados que leen la mente, ¿creó la URSS unidades militares de parapsicología?

Varvara Gránkova
Un artículo en la revista oficial del Ejército ruso sobre soldados videntes ha avivado un gran debate sobre lo ocurrido en la URSS. El autor afirmó que los militares entrenaron hombres para que lean mentes... pero ¿hay algo de verdad en las afirmaciones?

“La parapsicología permite derrotar a un adversario con métodos sin contacto”, comienza un artículo del coronel retirado Nikolái Poroskov, publicado en Armeiski Sbórnik (Compilación Militar), la revista oficial del Ministerio de Defensa de Rusia. Poroskov afirma que desde la década de 1980 el Ejército ruso ha estado desarrollando la técnica del metacontacto, que supone un auténtico cambio en términos de inteligencia militar.

“Los que están familiarizados con el metacontacto pueden participar en interrogatorios no verbales”, escribe Poroskov. En otras palabras, permite leer la mente. “Miran ‘a través’ del soldado capturado... No hay forma de escapar del interrogatorio ni de ocultar ningún hecho”. Sin embargo, en la siguiente línea el autor dice lo contrario: “A los soldados de las fuerzas especiales, diplomáticos, directores de la industria y de los bancos se les enseña a resistirse a tales interrogatorios”.

Experimentos con delfines

En cualquier caso, la cosa mejora: según Poroskov, las habilidades parapsicológicas ayudan a la gente a aprender idiomas extranjeros, a resistir el dolor, a encontrar trampas enemigas y depósitos de almacenamiento, a hackear programas de computación, a intervenir en las comunicaciones y a sobrevivir sin comer ni dormir durante días. Básicamente, te conviertes en algo cercano a un Jedi o al profesor Xavier de X-Men. ¿Cómo inventaron los soviéticos esta técnica? Les ayudó la Madre Naturaleza.

“Especialistas rusos manejaron el contacto telepático mientras trabajaban con delfines. Transmitieron órdenes no verbales a los animales y estos los siguieron. Resultó que estos métodos también son adecuados para [contactar] a la gente”, escribe Poroskov. Sin embargo, no está claro si los delfines alguna vez lograron piratear computadoras o aprender idiomas...

Artículo dudoso

Alguien podría confundir el artículo de Poroskov con una trama de una película de ciencia ficción y lo cierto es que muchos se sorprendieron al ver el texto en una revista del Ministerio de Defensa ruso.

“La parapsicología militar existe; hubo un gran avance en los años 70 y 80, cuando la Academia Soviética de Ciencias trató de descubrir poderes humanos espectaculares... En la actualidad se están realizando intentos de revitalizar los trabajos previos de esa época”, dijo Anatoli Matvichuk, jefe del departamento analítico de la revista Soldati Rossii (Soldados de Rusia).

Sin embargo, muchos científicos se muestran escépticos ante tales afirmaciones. Evgueni Alexándrov, que dirige la Comisión de Pseudociencia de la Academia Rusa de Ciencias, ha descartado la parapsicología: “Los trabajos [que describen la parapsicología militar] existían en la realidad y eran clasificados... Pero Rusia, como muchos otros países, considera que esa investigación es anticientífica, es una basura”.

Alexándrov dijo que la parapsicología es un “cuento de hadas” y afirmó que no había evidencia de que funcionara: “Es simplemente imposible. Toda la investigación sobre parapsicología es una manera de sacar dinero del presupuesto del Estado. Rusia puso fin a esto a principios de la década de 2000 cuando despidió a la Unidad Militar №10003 que estudiaba diferentes cosas anticientíficas”, agregó.

Soldados que tratan de dar la bienvenida a los extraterrestres

La Unidad Militar №10003, mencionada por Alexándrov, fue una organización establecida dentro del Ministerio de Defensa soviético a finales de la década de 1980. Contó con un fuerte apoyo financiero y político por parte del Gobierno.

“Nuestros objetivos eran analizar los programas de guerra psicológica de EE UU y de otros países de la OTAN, desarrollar nuestros métodos de información sobre el impacto de la energía en el enemigo, proteger a nuestros líderes de ataques psicológicos, etc.”, explicó el exjefe de esta unidad militar, el general Alexéi Savin. Para ello estudiaron diferentes casos de técnicas psicológicas y habilidades paranormales en todo el mundo.

Savin dice que en 1991, Mijaíl Gorbachov llegó a enviar soldados videntes para establecer contacto con alienígenas. “Un famoso psíquico, llamado Mark Miljiker, escribió a Gorbachov afirmando que un día de junio una nave espacial aterrizaría en el desierto de Kizilkum (entre Kazajstán y Uzbekistán) para contactarnos”, recuerda Savin. “Fuimos a Kizilkum con nuestros chicos... Esperamos toda la noche junto a una hoguera pero el OVNI nunca apareció”.

Al mismo tiempo, afirma, llevaron a cabo muchas tareas, como ayudar a encontrar terroristas durante la guerra de Chechenia (1994-1996), trazar mapas de los campos minados y ayudar a los serbios durante el bombardeo de Yugoslavia rastreando los ataques de la OTAN. “Sin embargo, no tenemos permiso para revelarlo todo, concluye Savin.

Escepticismo

Aún así, los científicos no quedaron impresionados y consideraron que la mayor parte de lo que la Unidad Militar №10003 hacía no era más que derrochar dinero estatal. En 1999 la Comisión de Pseudociencia pidió al Estado que investigara “el uso de leyes fundamentales de la naturaleza desconocidas para la ciencia tradicional... incluyendo proyectos en los que trabaja la unidad militar №10003”. Poco después, en 2003, Rusia cerró la unidad.

Esto no significa que no haya creyentes en Rusia que estén seguros de que en algún lugar de los laboratorios secretos todavía hay soldados videntes protegiendo la patria, y el artículo de Poroskov es prueba de ello. La ciencia tradicional, sin embargo, desestima a los alienígenas y a quienes leen la mente y afirma que los videntes no son más que charlatanes.

¿Qué fue exactamente el ‘experimento ruso del sueño’?

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies