3 historias de avistamientos de ovnis en la URSS

UFOs in the USSR

UFOs in the USSR

Varvara Gránkova
Objetos voladores en el país más grande del mundo y un extraterrestre que atacó a los niños. A pesar del escepticismo había mucha gente que afirmó haber visto platillos voladores.

En todo el mundo la gente piensa que los servicios secretos de su país ocultan datos sobre civilizaciones extraterrestres. Rusia no es una excepción, como tampoco lo era la URSS, donde mucha gente pensaba que el omnipotente KGB escondía datos sobre alienígenas.

En 2005, el último jefe del KGB, Vladímir Kryuchkov, se quejó de estos rumores en una entrevista: “No había ningún caso en el que se recibiera material que confirmara la existencia de los ovnis”.

Según Kryuchkov, el KGB examinaba detenidamente todos los sucesos de la URSS que pudieran estar conectados con actividades paranormales. El mayor país del mundo fue un lugar en el que hubo poco sucesos probados de este tipo de actividad.

Sin embargo, estas palabras del antiguo jefe del KGB no convencen a muchos rusos y hay quienes están dispuestos a creer lo contrario. La gente sigue hablando de encuentros con ovnis y viajes al espacio en sitios web como ufologu.ru. Todos están de acuerdo en una cosa: las civilizaciones de otros planetas existen y algunas han visitado la Tierra.

El fenómeno de Petrozavodsk

La mayoría de los avistamientos de ovnis estaban vinculados a experimentos militares que se confundían con objetos provenientes del espacio. Sin embargo, hay casos que no pueden descartarse tan rápidamente. Quizá el caso mas extraño ocurrió en Petrozavodsk (unos 700 km al noroeste de Moscú) en 1977.

Una noche de septiembre alrededor de 200 personas en la república de Carelia vieron un extraño objeto volador rodeado por una reluciente luz blanca. Se parecía a una nube que emitía colores claros y se desplazaba de este a oeste. También se dice que hubo avistamientos similares en Leningrado, la región de Leningrado, Helsinki y otros lugares de Finlandia, todos ellos territorios cercanos entre sí.

El caso vino a conocerse como el “fenómeno de Petrozavodsk” y se dijo que estaba relacionado con el lanzamiento de una satélite desde el cosmódromo de Plesetsk (unos 800 km al este de Moscú) que tuvo lugar esa misma noche.

Sin embargo, Lev Gindilis, científico que reunió información sobre el incidente de la Academia Soviética de las Ciencias concluyó que debido a la dirección en la que se movía, el tamaño y la velocidad, no fue un satélite. “No es factible entender satisfactoriamente este fenómeno”, escribió en su informe. Casi 50 años después sus palabras siguen siendo ciertas.

Sucesos extraños en Vorónezh y el Lejano Oriente

En 1989, cuando la URSS estaba a punto de caer, se informó sobre un suceso muy poco habitual en la región de Vorónezh (unos 450 km al sur de Moscú). Un grupo de niños declaró que no solo había visto a una nave espacial en forma de disco bajar hasta el parque en el que estaban jugando, sino que tres extraterrestres salieron del ovni. Según los jóvenes, el extraterrestre tenía “un tubo como de pistola de 50 cm de largo” e incluso atacó a uno de ellos antes de irse.

Aunque los niños fueron los únicos en ver a este alien, hay adultos que aseguraron haber visto el ovni ese día, por lo que el caso atrajo la atención de los medios. No se encontraron huellas de los extraterrestres - excepto un relativamente alto nivel de radiación en el área en el que supuestamente se había producido el contacto - por lo que el caso dejó te atraer.

La pequeña ciudad de Dalnegorsk, a unos 6.500 km al este de Moscú, también tuvo su momento de fama en enero de 1986, después de que se afirmara que un objeto esférico había cruzado el cielo. Supuestamente se chocó contra una colina en la que los ufólogos locales encontraron trazas de metales (no necesariamente extraterrestres) pero que no eran los habituales de la zona. Los militares de la base situada en los alrededores negaron cualquier vinculación con el suceso, de modo que los ufólogos asumieron que lo que habían presenciado era el accidente de una nave espacial o de un satélite. Los científicos ni niegan ni confirman esta hipótesis.

Lea más