Cuando los aliens visitaron la URSS

Corría el año 1989 y, en plena perestroika, medios internacionales se hacían eco del aterrizaje de una nave espacial extraterrestre en una oscura localidad soviética. ¿Qué pasó realmente? ¿Ha habido más casos? ¿Esconde Rusia otros misterios singulares?

Diario ABC. Madrid, 10 de octubre de 1989

Científicos soviéticos confirman el aterrizaje en la URSS de un “ovni” tripulado por gigantes. Moscú. AP.  

El aparato iba, al parecer, tripulado por tres seres gigantescos, pero con pequeñas cabezas. En el lugar en donde se instaló la nave se han hallado dos piedras cuya composición se desconoce en la Tierra. [...] Genrikh Silanov, director del laboratorio de geofísica de Voronezh, manifestó a la agencia TASS que los investigadores del caso han afirmado que la nave no identificada había originado una depresión en el suelo de veinte metros de diámetro y cuatro [cm] de profundidad. En el lugar donde se posó el objeto, dos científicos, acompañados de un miembro de la Policía local, detectaron elevada radioactividad y escorias de un metal desconocido que no reacciona con ácido alguno. Testigos presenciales aseguran que los alienígenas dejaron dos piedras, que hasta el momento no han podido ser identificadas. Los científicos han señalado que están formadas de sustancias que no pueden ser encontradas en la Tierra. TASS recoge en un comunicado que la información facilitada por los testigos de este caso coincide básicamente con las conclusiones obtenidas por los científicos.

Hac click en la imagen para aumentarla

Dado lo especial de la efeméride a la que nos enfrentábamos en la redacción, RBTH se dirigió a un especialista en estos temas: José Manuel Frías. Presentador, reportero, guionista, asesor y corresponsal de diferentes medios de comunicación de radio y televisión a nivel internacional.

Se dedica al periodismo de investigación desde hace dos décadas y publica de manera habitual en las revistas españolas Más Allá y Año Cero. Tras recorrer medio mundo, ha dejado por escrito el resultado de sus investigaciones en numerosas novelas, ensayos y biografías. 

¿Qué tenía de especial el "encuentro de Vorónezh" para que produjese tanto interés en España y Latinoamérica?

Avistamientos OVNIs hay muchos, pero encuentros de "tercer tipo", que implican el aterrizaje de un objeto de origen desconocido y la visión de las entidades que lo tripulan, son escasos.

  José Manuel Frías

En la ciudad Vorónezh, al sureste de Moscú, ocurrió lo imposible.

Aquel 27 de septiembre de 1989 se dieron circunstancias que son escasas en la casuística ufológica mundial: nave que aterriza a plena luz del día y en un parque público, observación por parte de numerosos testigos de seres de más de dos metros de altura, y la existencia de huellas físicas del suceso que pudieron ser analizadas por investigadores y científicos. Todo ello justifica el revuelo mediático que tuvo el singular encuentro. 

¿Qué crees que ocurrió allí realmente?

Nadie es experto en estas materias, y muchas veces sólo podemos lanzar hipótesis al aire, lo que ya es mucho más de lo que hacen algunos científicos que miran a otro lado cuando suceden este tipo de fenómenos.

En todo caso, nunca quedó claro lo que ocurrió. Sectores escépticos avalan la idea de que se trató de un montaje, de una estrategia soviética para desviar la atención de los problemas políticos del momento. La idea de engaños de este tipo es plausible, pero sobre todo cuando el montaje es de otro tipo, porque en éste implicaría el uso de una tecnología demasiado avanzada, no ya para 1989, sino para 2014.

En principio tiendo a creer que se trataba de seres ajenos a nuestro planeta. El motivo, lo desconozco. La falta de discreción por parte de aquella entidades en este caso, me abruma. 

Fragmento del reportaje del programa de Televisión Española Informe Semanal “Extraterrestres en la Perestroika” 

¿Cómo se trataba la ufología en la URSS?

Siempre ha sido un tema recurrente, aunque poco conocido a pie de calle. Pero esa ocultación no ha podido hacer desaparecer evidencias de que el KGB y el Ministerio de Defensa soviético han estado siempre al día en este tipo de indagaciones. Incluso contaban con unidades especiales que acudían a los enclaves donde se manifestaban presencias de estas características, analizando cualquier rastro. 

¿Hay algún otro avistamiento/encuentro destacado del que nos puedas hablar?

Ha habido muchos. No tenemos que irnos muy lejos. El 20 de febrero de 2013, a tan sólo cinco días de la impactante imagen de la caída de un meteorito en Cheliábinsk, seis objetos luminosos, de tonalidades rojizas, fueron vistos en la localidad de Barnaul.

A muy baja altura, y en una formación más o menos rectangular, recorrieron el centro de la ciudad ante los ojos de numerosos testigos, algunos de los cuales pudieron grabarlo y fotografiarlo. Quedó claro que no se trataba de ningún globo sonda. Sorprendió, eso sí, que las fuerzas aéreas rusas no se implicaran en el caso. 

¿Sabes de sucesos similares a los de Vorónezh en otros lugares del planeta?

Con las mismas características no, pero en cuanto a la esencia de un encuentro de este tipo, cabría señalar un caso ocurrido en España, en el municipio jiennense de Los Villares.

El 16 de julio de 1996, Dionisio Ávila, un jubilado de 66 años, paseaba a mediodía por senderos rurales de la villa. En un llano se encontró con un objeto de gran tamaño, de un gris claro brillante, con unos tres metros de diámetro y uno y medio de altura, con ventanillas oscuras y redondas.

Al acercarse a la nave, se encontró con tres seres de metro setenta de altura, enfundados en un mono del mismo color que el OVNI. Varios "lucerillos" cayeron a los pies de Dionisio, momento en que desaparecen, como por arte de magia, nave y seres (quedando una huella del aterrizaje en el terreno). Las piedras tenían unos curiosos grabados. Posteriormente se repitió el curioso encuentro. 

Algunos astronautas de la NASA aseguran haber visto OVNIs en sus “caminatas espaciales” o desde sus naves. ¿Sabes si hay casos similares con cosmonautas soviéticos/rusos?

Por supuesto. Se han dado varios casos. Por ejemplo, el del cosmonauta soviético Vladimir Kovalenok, que vio un extraño objeto en la órbita de la tierra, que explotó ante su vista, durante su trabajo a bordo de la estación orbital Sallyut. También los cosmonautas Guennadi Strekalov y Guennadi Manakov vieron, a la altura de Terranova, en 1990, una brillante esfera que desapareció a los pocos segundos. Algo parecido le ocurrió a Musa Manarov cuando se encontraba en el módulo espacial MIR. Son muchos los encuentros vividos por cosmonautas soviéticos. 

España y muchos países de Latinoamérica compartieron con Rusia la cerrazón de sus instituciones, por razones ideológicas, hacia lo paranormal. ¿Siguen existiendo informes clasificados?

La cerrazón sigue siendo la misma. Cuando ha habido desclasificaciones, sea en el país que sea, los documentos han sido siempre mutilados. Se nos sigue ocultando la realidad de los hechos. Por ello, los que nos dedicamos a estos temas tenemos que estar a pie de campo, entrevistando directamente a los testigos de esos sucesos y haciéndonos acopio de material para analizar. No podemos poner ninguna esperanza en una colaboración mutua con políticos o militares.

¿Es Rusia un país de misterios?

Cuenta con un nutrido grupo de misterios, algunos pocos investigados. Sin ir más lejos, aún es un enigma el misterioso foso gigante aparecido en Siberia hace bien poco.

O los enigmas que guarda el "valle de la muerte", también en Siberia, donde se han encontrado extraños objetos metálicos de origen desconocido. O las inexplicables muertes de nueve excursionistas en el Paso Diatlov, en 1959, en los montes Urales. La lista sería interminable.  

¿Sobre qué misterio(s) de la URSS, o de Rusia escribirías un libro?

Quizá me quedaría con el caso Tunguska. A día de hoy se desconoce a ciencia cierta las causas de aquella explosión aérea ocurrida en Siberia el 30 de junio de 1908, con una detonación similar a la de un arma termonuclear. Aunque se atribuye muy alegremente a un cometa, jamás se recuperó fragmento alguno ni existen evidencias de un cráter. Al respecto existen decenas de hipótesis, pero ninguna puede explicar lo que sucedió.

Vídeo de Canal Historia sobre el evento Tunguska:

Lea más: ¿Cuál es la amenaza de los misteriosos agujeros encontrados en Siberia?>>>

RBTH no está obligatoriamente de acuerdo con las opiniones que se expresasn en este artículo.