¿Por qué Rusia gusta tanto?

La taiga, el vodka, el hockey, la bania, los tigres, la gente misma.... Todo lo que nos gusta de Rusia la convierte en el país más maravilloso del mundo

Lago Baikal

Rusia es enorme y también lo son sus tesoros. El lago Baikal, por ejemplo, es el mayor lago de agua dulce del mundo.

Diamantes

El petróleo es una de las exportaciones principales, pero Rusia es también el líder global en producción de diamantes. En 2016 el país produjo el 30% de los diamantes del mundo.

El Valle de los géiseres

En Rusia se encuentra el sobrenatural paisaje del Valle de los géiseres (Kamchatka).

La taiga

La taiga es el segundo bioma más grande del mundo después del océano y es también uno de los principales tesoros naturales de Rusia.

Los pantanos del Vasiugán

El bosque es enorme pero los pantanos de Vasiugán en el sudoeste de Siberia rivalizan con él en tamaño.

El Polo del Frío

Todo el mundo sabe que Rusia es fría y el polo del frío del hemisferio norte, un lugar con la temperatura más baja registrada de -71,2ºC, se puede encontrar en la república de Saja.

Playas soleadas

Aunque el frío extremo no impide que los rusos puedan tomar el sol en las regiones del sur del país y relajarse en las playas del Mar Negro en cualquier momento del año.

Hockey sobre hielo

El hockey sobre hielo es otro tesoro nacional. Aunque los rusos no inventaron este deporte la gloriosa selección soviética de hockey sobre hielo y su fuerte rivalidad con los canadienses, fundadores de este deporte, son historias sagradas para cualquier hincha.

El Kremlin de Moscú

Hay más de 20 fortalezas medievales o kremlins a lo largo y ancho del país, pero todo comienza con el Kremlin de Moscú.

Las mujeres rusas

Tan bellas como desconcertantes, las mujeres rusas son otra razón por la que amamos el país.

Los hombres rusos

Y los hombres rusos se esfuerzan por llegar al mismo nivel y ser parejas que valgan la pena.

Las Noches Blancas

Las inolvidables Noches Blancas de San Petersburgo también hacen que Rusia guste tanto.

El Nido de Golondrina

Además de las fortalezas, Rusia cuenta con gran cantidad de castillos. El Nido de Golondrina de Crimea es uno de ellos.

Vodka

¿Quién no conoce el vodka? Es una sólida marca rusa.

Exploración espacial

Solo hay un lugar en el que los rusos se sienten más a gusto que en Rusia... y ese lugar es el espacio exterior. Todo comenzó en 1961, y desde ese momento Rusia ha sido uno de los principales líderes en la exploración espacial. Por cierto, la primera mujer en el espacio también es rusa.

Bania

La bania rusa purifica cuerpo y alma y además es otra razón para admirar el país.

La cueva de hielo Kungur

Echa un vistazo a la magnífica cueva de hielo Kungur, situada en la región de Perm (1.200 km al este de Moscú). Seguro que te refresca un poco.

Las formaciones rocosas de Manpupuner

Estos gigantescos e irregulares pilares de piedra hipnotizan fácilmente a los visitantes que van a la república de Komi (1.700 km al noreste de Moscú).

Las torres de Vovnushki

Simplemente admira estas torres defensivas de la época medieval, se llaman Vovnushki y se encuentran en las montañas de Ingushetia.

Puente Zolotói

A los rusos también le gusta conectar... sus teléfonos al Wi-Fi y la tierra con tierra. El puente Zolotói en Vladivostok (a 9.000 km de Moscú) recuerda al famoso Golden Gate de San Francisco.

Museo del Hermitage

Los museos y palacios rusos requieren un viaje para ellos solos. El Museo Hermitage en San Petersburgo es tan grande que una semana no será suficiente para ver todos sus tesoros.

La Cámara de Ámbar

La legendaria Cámara de Ámbar está considerada como una de las maravillas artísticas del siglo XVIII.

Kluchévskaia Sopka

¿Habías oído hablar de Kluchévskaia Sopka, la hermana del monte Fuji, situada en la península de Kamchatka (6.500 km al este de Moscú)?

La mezquita Qolşärif

En Rusia hay gran cantidad de mezquitas y la famosa mezquita de Qolşärif en Kazán, quizá sea el ejemplo más refinado.

El Callejón de Huesos de Ballena

Algunos antiguos monumentos de Rusia son misteriosos. El Callejón de Huesos de Ballena hecho por el hombre seguro que te produce escalofríos.

Caviar, rassolnik, ensalada Olivier

La cocina rusa se merece un apartado especial. En qué otro lugar puedes encontrar toneladas de caviar, negro y rojo, rassolnik y la legendaria ensalada Olivier, que está presente en cada mesa de Rusia durante la celebración de Año Nuevo.

El tigre de Amur

En Rusia hay gran cantidad de especies de animales, algunas de ellas están, desafortunadamente, en peligro de extinción. En la actualidad solamente quedan unos 500 tigres de Amur en el Lejano Oriente del país, aunque son constantes los esfuerzos por protegerlos y aumentar su número.

El ciervo almizclero siberiano

Si el tigre de Amur resulta familiar, el ciervo almizclero siberiano parece un extraterrestre recién sacado de una película de Steven Spielberg.

La catedral de Königsberg

La catedral de Königsberg en Kaliningrado es una estructura poco habitual en Rusia.

Ivolguinski Datsán

En Rusia hay incluso un monasterio budista.

AK-47

Desde las guerrillas hasta los ejércitos más potentes, cualquier soldado conoce esta invención, obra del brillante ingeniero ruso Mijaíl Kaláshnikov. El AK-47 sigue siendo el arma ligera más popular del mundo y es una de las obras maestras más polémicas procedentes de Rusia.

¡Alucina! Todo es tan bonito, pero ¿qué es lo que realmente hace que Rusia sea tan especial? No hay duda, su gente. Haz click aquí para saber por qué los rusos son tan valientes, de qué se enorgullecen y qué les hace llorar.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Lea más
Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.