Las 10 maravillas que no te puedes perder si viajas a Kazán

Conocer la fortaleza medieval y una mezquita gigante, el metro diminuto y el dulce chak-chak.

Kazán (a 800 km de Moscú) es la capital de la república de Tartaristán y una de las ciudades más antiguas de Rusia (fue fundada entre 1004 y 1005), que está llena de lugares de interés, calles bonitas, parques acogedores. La cocina tártara se merece que le presten una atención especial. Si llega a Kazán para pasar aquí un par de días, nuestra guía hará que se estancia sea fácil y agradable.

1. Sumergirte en la época medieval

La construcción de muchas ciudades rusas empezaba por la fortaleza, también llamada “kremlin”, y Kazán no es una excepción. Por eso conviene empezar aquí la visita. Es la construcción más antigua de la ciudad que se ha conservado intacta desde que fue levantada en la segunda mitad del siglo XVI por orden de Iván el Terrible. En la construcción del kremlin participaron los arquitectos Póstnik Yákovlev e Iván Shiriai, que crearon también uno de los símbolos más icónicos de Moscú, la Catedral de San Basilio.

2. No permitir que se caiga la Torre Siuyumbiké

Según una leyenda, la torre lleva el nombre de la única mujer que gobernó en el kanato  de Kazán. Iván el Terrible había oído hablar de la belleza de Siuyumbiké y le pidió la mano, pero la gobernante le rechazó. Entonces, el zar amenazó con borrar Kazán de la faz de la tierra y Siuyumbiké tuvo que ceder. A cambio pidió un regalo de boda especial: mandó construir una torre de siete plantas en siete días. Su deseo se cumplió y cada día se construía una planta. El séptimo día la torre ya estaba lista y empezó la celebración de la boda. Durante la fiesta Siuyumbiké subió a la torre y se precipitó hacia abajo.

La Torre Siuyumbiké se encuentra en el territorio del kremlin de Kazán. Su altura es de 58 metros y actualmente su inclinación con respecto a su eje vertical es de 2 metros.

3. Visitar la mezquita Qol Šärif

Uno de los edificios más bellos de la ciudad, situado también en el territorio del kremlin. Se trata de la principal mezquita de la República de Tartaristán, y se llama Qol Šärif. La mezquita ocupaba este lugar ya en la antigüedad, pero fue destruida en 1552 durante la toma de Kazán. Fue reconstruida en 2005 y era la mezquita más grande de Rusia hasta que se inauguró la mezquita de Grozni (Chechenia).

También merece la pena visitar el Museo intercativo de la cultura islámica que se encuentra en el entresuelo.

4. Degustar la cocina tártara

Sería un delito visitar Kazán y no probar el öçpoçmaq, el smetánnik, el peremiach, el bukken y el baursak. Para disfrutar de la auténtica cocina tártara y el colorido soviético visite “Dom chaia” (la casa del chái, en español) que se encuentra en la calle Báuman, 64. Este local recuerda a un comedor soviético, pero los lugareños le tienen mucho cariño y vienen aquí a menudo.

5. Conocer la arquitectura del Palacio de los Agricultores

Este edificio se llama “palacio” y atrae a los turistas de todos los rincones de la tierra. Dentro de las paredes del Palacio de los Agricultores se encuentra el Ministerio de Agricultura. Sin embargo, no todos los lugareños han podido apreciar su belleza: algunos activistas intentaron luchar contra el estilo barroco durante la construcción del edificio entre 2008 y 2010. Hay gente que piensa que el palacio no tiene estilo y también hay quien lo considera horrible. ¿Qué opina usted?

6. Ver el amanecer en el malecón Kremlióvskaia

Al atravesar el parque adjunto al Palacio de los Agricultores, se encontrará en el malecón Kremlióvskaia. Es mejor echarle un vistazo por la noche. Y si tiene suerte, quizás verá la mejor puesta de sol en su vida.

7. Ver Kazán de noche desde la otra orilla

El centro de familia “Kazán” se encuentra al otro lado del río Kazanka y cumple la función del Registro Civil. Según una leyenda, el nombre de la ciudad de Kazán viene de la palabra “kazán”, que significa “caldera”. Precisamente esta forma tiene el edificio del Registro Civil: la caldera simboliza la fecundidad y la abundancia. El centro está rodeado por dragones Zilantes y panteras de las nieves con alas. A la altura de 32 metros (8º piso) se encuentra un mirador, desde el cual se abre una impresionante vista al casco histórico de la ciudad. Es especialmente bonito verlo después de la puesta del sol. Todos los edificios del Kremlin y el malecón se iluminan y las luces se reflejan en el río.

8. Visitar la isla Sviyazhsk

Dicen que Sviyazhsk (a 58 km de Kazán) es un lugar lleno de energía. En realidad, no es una isla en toda la regla: la ciudad está unida al continente a través de un “istmo” por el que pasa una carretera. Hoy Sviyazhsk es uno de los principales centros turísticos de Tartaristán, no solo por la belleza de su naturaleza, sino también gracias a su importancia histórica. Esta ciudad construida a mediados del siglo XVI ha conservado su aspecto original. En una superficie de 1,5х0,5 km hay diez monumentos históricos. La catedral de la Dormición y el monasterio de Sviyazhsk entraron en el listado de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en julio de este año.

9. Viajar en metro

El metro de Kazán es diminuto, solo cuenta con una línea y diez estaciones, sin embargo,  no es inferior al legendario metro de Moscú, gracias a sus frescos y mosaicos, que adornan las paredes del metro, las vidrieras. Por cierto, para entrar en el metro se utilizan una fichas amarillas que también se venden como souvenirs.

10. Comprar un chak-chak

No olvide de darse el gusto a sí mismo y a sus amigos y probar el tradicional dulce tártaro chak-chak. Es un plato nacional de los tártatos y los bashkirios que se elabora a base de masa y miel. Lo puede comprar en muchas tiendas de la ciudad.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Lea más