¿Por qué el Año Nuevo es más popular que la Navidad en Rusia?

Al igual que en Estados Unidos y Europa, antes de 1917, la Navidad era la fiesta de invierno más importante y celebrada en Rusia. Sin embargo, como parte de su campaña antirreligiosa, los soviéticos aplastaron por completo esta tradición, haciendo de las celebraciones seculares del Año Nuevo el punto focal para la diversión invernal

Hoy en día, los católicos (y protestantes) y los cristianos ortodoxos celebran la Navidad en diferentes días. Mientras que los primeros celebran la Navidad el 25 de diciembre según el calendario gregoriano, algunos de estos últimos (la Iglesia Ortodoxa Rusa incluida) lo celebran el 7 de enero. ¿La razón? Esta fecha del calendario gregoriano es igual al 25 de diciembre de la versión juliana. A pesar de que el calendario gregoriano fue adoptado por el Gobierno soviético en 1918, la Iglesia Ortodoxa sigue hoy en día la tradición juliana.

Los árboles de Navidad no eran comunes en Rusia. De hecho, al árbol de hoja perenne se le consideraba un "árbol de la muerte" y nadie en su sano juicio hubiese pensado en llevarse uno a casa.

Como decoración navideña, el árbol de hoja perenne se hizo común en los hogares rusos solo a fines del siglo XIX. La tradición comenzó con las comunidades alemanas que vivían en San Petersburgo, y luego se extendió rápidamente por todo el Imperio.

Koledovanie, una antigua ceremonia que tenía lugar a medianoche en la víspera de Navidad, fue muy popular entre los rusos, bielorrusos y ucranianos (así como otras naciones eslavas). La gente se vestía e iba de casa en casa cantando canciones para desearse suerte, felicidad y ahuyentar a los demonios. Los estadounidenses y europeos tenían ceremonias similares durante la celebración de la Epifanía del 6 de enero.

La víspera de Navidad era un momento para adivinar la fortuna, especialmente porque la gente creía que las fuerzas oscuras eran fuertes esa noche. Las jóvenes estaban ansiosas por saber algo sobre sus futuros esposos, incluso con la ayuda de los demonios.

La Navidad fue minada durante el período soviético, cuando el foco principal del festival de invierno cambió a las celebraciones de Año Nuevo. De hecho, la Navidad fue oficialmente prohibida en 1929, y convirtiéndose en día laboral.

Es por eso que el ruso Ded Moroz (Abuelo del Frío) visita a los niños con regalos no en Nochebuena, como su primo occidental, Santa Claus, sino que hace su feliz visita en Año Nuevo.

En lugar de elfos y gnomos, que son completamente desconocidos en la mitología rusa, el Abuelo del Fríos está acompañado por su nieta y ayudante, Snegúrochka (la Doncella de las Nieves).

Hoy, la mayoría de los rusos siguen la tradición soviética y le dan la máxima prioridad a la celebración del Año Nuevo.

Si quieres saber más sobre la ayudante del Abuelo del Frio, te recomendamos este artículo.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Lee más
Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies