Masa de Kaluga: el postre favorito de príncipes y boyardos

Artiom Geodakián/TASS
La masa de Kaluga es un postre para una ocasión especial, pero ha enfrentado el triunfo y olvido a lo largo de los siglos. ¡Vamos a intentar desentrañar el misterio detrás de esta joya olvidada!

Cuando hablamos de masa, por lo general pensamos en el componente básico para pasteles y en Hulk, el superhombre verde. La masa de Kaluga, sin embargo, no tiene nada que ver con nada de esto, sino que es una receta de confitería hecha de algo que está lejos de los placeres dulces: simple pan de centeno negro.

Este postre único era muy querido por los príncipes y boyardos en Rusia del siglo XVI, siendo anterior al famoso pan de jengibre Tula. Poco después de su aparición, la masa de Kaluga rápidamente se expandió victoriosamente por todo el país, e incluso hay una caricatura mostrando a Napoleón después de su derrota en 1812, donde cae en una bañera con las palabras "masa de Kaluga" escrita en ella.

Esta masa humilde varió ampliamente a lo largo de los siglos, y libros culinarios de 1904 describen estos tipos: de pan, almendra, limón, naranja, piña, nuez, pistacho y cacao. La de naranja y el cacao eran los más queridos.

Vamos a ser claros, la masa de Kaluga no era un postre para todos los días, y se consideraba el regalo perfecto para ocasiones especiales, especialmente los cumpleaños. Esta delicia, cortada en pedazos y vendida en cajas elegantes, traía alegría a cualquier casa.

Sorprendentemente, 1916 fue un año fatal para el postre del que hablamos, y nadie está realmente seguro de por qué. Hay varias versiones. Se afirma que el dueño de la empresa confitera productora, el último que conocía la receta secreta, murió y se la llevó a su tumba. Otra versión afirma que un comerciante, el último guardián de la llama, agravió al nuevo estado soviético. Y sí, también se llevó la receta a la tumba. Así que, de una manera u otra, se perdió debido a un amargo descontento.

Más tarde aparece una breve mención de la masa Kaluga en la década de 1930, y la producción se relanzó brevemente en 1960, pero pronto se extinguió. Una vez más, nadie sabe exactamente por qué.

Sin embargo, había familias que guardaban la receta y la transmitieron a través de generaciones. Por lo tanto, aunque la calidad de los ingredientes difiere de los del siglo XVI, ahora tienes una oportunidad única para recrear y disfrutar del Arca de la Alianza de los postres. ¿Estás en la cocina? ¡Ponte el látigo y el sombrero de Indiana Jones!

Ingredientes:

  • 200 g de bizcocho de pan de centeno
  • 2,5 tazas de azúcar
  • 1 taza de agua
  • ¼ cucharadita de anís estrellado molido
  • ¼ de cucharadita de clavo molido
  • ¼ cucharadita de Myrica molida
  • ½ cucharadita de canela molida

Como hacerlo:

1. Mezclar el azúcar con agua y cocinar en la olla, llevar a ebullición, añadir las especias.

2. Añadir el pan y hierva durante 10 minutos. No se olvide de revolver. Si no puede moler el bizcocho lo suficientemente bien, a continuación, utilice una licuadora. La masa ya hecha debe parecer puré.

3. Ponga la masa en la nevera durante unas horas.

¡Este plato, bien conservado, es comestible hasta 3 meses!

Nota:  el pan de centeno para los bizcochos se puede obtener hoy, pero no es exactamente igual que el que nuestros antepasados ​​comían en el siglo XIX. Si quiere hacer esta receta de forma más auténtica, usted mismo debería hornearlo. Si lo encuentras en una tienda, no elija la marca Borodinski: está lleno de especias, y no es adecuado para la masa Kaluga.

Cuando te hayas familiarizado con la receta, puedes experimentar añadiendo o cambiando las especias.

Lea más:

Saludable bizcocho a base de kéfir

El recuerdo más dulce de la URSS

Gusinie lapki: Galletas caseras con pedigrí imperial… y soviético

Levashí: el dulce más sencillo y más misterioso

Zefir: ¿Por qué este postre ruso lleva el nombre de un dios griego?

Lea más