Zefir: ¿Por qué este postre ruso lleva el nombre de un dios griego?

Zefir es un híbrido de la pastila, que es uno de los dulces más saludables.

Zefir es un híbrido de la pastila, que es uno de los dulces más saludables.

Victoria Drey
Esta delicia nació en la Rus medieval, fue ampliamente producida en la Unión Soviética, y es verdaderamente amada en la Rusia moderna. ¿Qué hace al zefir tan especial que todo el que lo prueba se enamora de él para siempre?

Los orígenes del este postre son poco claros y un tema de mucha especulación. Pero una cosa es segura: es un híbrido de la pastila, que es uno de los dulces más saludables. Sus únicos ingredientes son frutas, bayas y miel.

La pastila rusa es conocida desde el siglo XIV, y unos 100 años más tarde la gente comenzó a añadirle claras de huevo para que la pastila se viese más apetecible y blanca. Se cree que un francés tuvo la idea de añadir las claras de huevo batidas a la pastila y luego nombró a este nuevo dulce "zefir".

El nombre tampoco es aleatorio: proviene del dios griego del viento del oeste, Céfiro. Un viento que se considera muy delicado, ligero y fresco.

Algunos equiparan zefir con los malvaviscos, pero a pesar de su parecido formal son completamente diferentes. No hay huevos en los malvaviscos, en contraste con el zefir.

El dulce que nos ocupa era uno de los más queridos en la URSS, barato y ampliamente disponible. Había tres tipos: blanco, rosado y blanco-rosado. La gente podía comprarlo en casi todas las tiendas de comida. El cuarto tipo de zefir era de cristal de chocolate, el más raro. De hecho, mi abuela me contó que era tan escaso que lo apodaron "déficit".

Casi nadie hacía zefir en casa. Cuando le pregunté a la abuelita si alguna vez lo hizo ella misma se quedó realmente sorprendida, "¡Por supuesto que no! No hacía falta porque se vendía por todas partes. Y, honestamente, nadie conocía la receta”.

Por suerte hoy, la receta está disponible para que todos puedan hacer y disfrutar de este legendario manjar sin salir de su cocina.

Ingredientes:

  • 125 g de fruta/puré de bayas
  • 100 g de azúcar
  • 1 clara de huevo
  • Azúcar en polvo

Para el jarabe:

  • 75 ml de agua
  • 5 g de agar
  • 200 g de azúcar

Como hacerlo:

1. En primer lugar, preparar y enfriar el puré. Utilice una mezcla de manzanas (2 partes) y cereza (1 parte): las manzanas son muy buenas debido al alto contenido de pectina, mientras que la cereza añade un poco de sabor amargo. Para empezar, hay que pelar las manzanas y cortarlas en trozos. Ponga un par de cucharadas de agua en una cacerola y agregue sus manzanas y las cerezas.

2. Coloque las frutas y bayas a fuego lento hasta que estén blandas. Apagar cuando esté listo, escurrir el exceso de agua y hacer el puré con una licuadora. Si usted no tiene una licuadora simplemente tamice la mezcla. El puré debe ser bastante grueso y que no moqueé. Si el puré es demasiado líquido, a continuación, cocinar unos minutos más hasta que quede lo suficientemente espeso.

Fuente: Victoria DreyFuente: Victoria Drey

3. Tome 125 gramos de puré, coloque en una cacerola, añada el azúcar y cocine hasta que el azúcar se disuelva completamente. Luego deje un par de horas en un lugar frío. El puré debe enfriarse completamente.

Fuente: Victoria DreyFuente: Victoria Drey

4. Ponga una clara de huevo junto con el puré frío en un recipiente. Mezcle a alta velocidad hasta que la mezcla se vuelva blanca.

Fuente: Victoria DreyFuente: Victoria Drey

Poner en la nevera. Si usted tiene una batidora eléctrica que puede usarla para hacer el jarabe y la mezcla de clara de huevo y puré.

Fuente: Victoria DreyFuente: Victoria Drey

5. Prepare el jarabe cocinando la mezcla de agar, agua y azúcar en una cacerola y revuelva lentamente a fuego medio. Cuando el jarabe hierva, revuelva para que el agar no se queme. El jarabe debe volverse espeso y fluir de la cuchara, pero no gotear. Por lo general, hacen falta entre 4 y 7 minutos para que el jarabe hierva.

Fuente: Victoria DreyFuente: Victoria Drey

6. Cuando esté listo, vierta el jarabe inmediatamente en la mezcla blanca, luego mezcle a velocidad media. Gire a alta velocidad y mezcle durante unos 5 minutos más. ¡Aquí viene el zefir! Debe ser bastante espeso, pegajoso y tener una consistencia pastosa. Ahora llene una bolsa de pastelería con ella y haga el zefir sobre el papel.

Fuente: Victoria DreyFuente: Victoria Drey

7. Deje reposar alrededor de 6-12 horas hasta que el zefir se seque por completo. Trate de tomar dos piezas de tamaño similar, pegarlos juntos y rebozarlos en azúcar en polvo. Manténgalo en el refrigerador o el congelador.

Fuente: Victoria DreyFuente: Victoria Drey