Levashí: el dulce más sencillo y más misterioso

Levashí, los dulces medievales rusos.

Levashí, los dulces medievales rusos.

Mijaíl Sorokin, cook-weekend.blogspot.ru
Durante mucho tiempo los levashí, elaborados de bayas y frutas, han sido los dulces más fáciles de hacer y conservar. Su origen sigue siendo un misterio, pero su sabor delicioso y sus propiedades saludables lo convierten en un postre ideal.

Los dulces medievales rusos son famosos por sus efectos beneficiosos para la salud. Antes de que el azúcar de caña apareciera en el país eslavo (esto ocurrió en el siglo XVIII), la miel se usaba para endulzarlo todo. Como no había refrigeradores, los dulces tenían que ser preparados de tal manera que permitiera conservarlos durante mucho tiempo.

¿Puedes creer que estos dulces aguantaban comestibles hasta cinco años? Y no perdían su sabor ni las propiedades saludables.

Levashí son bayas o frutas trituradas (también se puede utilizar el puré de frutas), que se secan en el horno en forma de blinis finos y luego se cortan y se enrollan. Tradicionalmente para hacer levashí se utilizaban serbas y frambuesas (ambas tienen muchas vitaminas y propiedades saludables que ayudan a prevenir los resfriados).

Habitualmente los levashí se servían con diferentes bebidas. El sabor de los levashí recordaba el aroma del verano en pleno invierno. Desde que se ha permitido comer levashí durante la Cuaresma, el placer ha aumentado el doble. Esto quiere decir que ninguna tradición religiosa, ni el duro invierno ruso impiden tomar este dulce.

Los levashí tienen una historia bonita, incluso los viajeros extranjeros que visitaban Rusia mencionaban este dulce. Por ejemplo, el famoso historiador, geógrafo y diplomático alemán, Adam Olearius, describe los levashí como una "mermelada seca, hecha de grosella y otras bayas <...> con un sabor ligeramente ácido y bastante agradable". Este testimonio aparece en su libro Descripción del viaje a Moscovia (1634). El viajero alemán añade que algunos levashí les fueron regalados a él y a otros embajadores extranjeros por los “grandes príncipes y otros señores”.

El famoso libro medieval ruso Domostrói cuenta que la gente disfrutaba haciendo los levashí. Estos dulces de bayas se preparaban sobre unas bandejas especiales llamadas levashdesks que ahora solo se pueden ver en los museos.

Como uno de los postres más populares en la Rus medieval, los levashí también tuvieron su toque real. Catalina la Grande fue la gran fan de varios dulces rusos y estableció la tradición de hacer los “levashí amorosos” ("amúrnie levashi", en ruso; el término deriva de la palabra francesa "amour"). Los “levashí amorosos” se colocaban en una caja pequeña junto con una declaración de amor. El destinatario difícilmente podría resistirse a algo tan dulce.

Más tarde, Nicolás I estableció la divertida tradición de decorar el árbol de Navidad con juguetes y dulces. Adivina qué dulces triunfaron…  Sí, ¡los levashí! Recuerda que son fáciles de conservar.

El origen de los levashí es un misterio absoluto y no hay ninguna información sobre quién, cuándo y dónde creó este dulce por primera vez. Incluso la raíz etimológica de la palabra es desconocida, aunque probablemente tenga que ver con el adjetivo "levi" ("izquierdo", en ruso). Puedes intentar desentrañar ese misterio preparando tus propios levashí.

Ingredientes (para 100 g):

  • 1 kg de bayas o manzanas
  • ⅓ vaso de agua
  • opcional: ⅓ vaso de azúcar

Cómo preparar:

1. Pon las manzanas o bayas en el horno a una temperatura de 180°C durante media hora.

2. Saca la bandeja del horno y tritura las manzanas o bayas hasta convertirlas en un puré. Mézclalo con el agua (y el azúcar si lo prefieres).

3. Coloca el puré en la bandeja y déjala en el horno a una temperatura de 60°С durante 24 horas.

 / Mijaíl Sorokin, cook-weekend.blogspot.ru / Mijaíl Sorokin, cook-weekend.blogspot.ru

No te preocupes por no tener la auténtica estufa rusa, el horno moderno también sirve.

 / Mijaíl Sorokin, cook-weekend.blogspot.ru / Mijaíl Sorokin, cook-weekend.blogspot.ru

4. Corta los levashí en rayas y enrolla los trozos cortados.

 / Mijaíl Sorokin, cook-weekend.blogspot.ru / Mijaíl Sorokin, cook-weekend.blogspot.ru

Si quieres alcanzar un nivel culinario más alto, pon tus levashí dentro de pequeñas tartañetas llamadas leváshniki. Estas se hornean y se fríen en mantequilla. Fue un plato muy popular para sobrellevar el ayuno en el siglo XVI-XVII. Por supuesto, entonces la miel y el almíbar sustituían el azúcar.