La profunda influencia de Dostoievski en cinco grandes escritores

Pável Balabánov/Sputnik
El escritor ruso del siglo XIX ha influido en autores como Nietzsche y Hemingway, además de la filosofía existencialista.

¿Qué puede ser más valioso para un escritor que el reconocimiento de alguien más famoso? Veamos lo que pasó con Fiódor Mijáilovich Dostoievski, uno de los autores de la literatura rusa más admirados del mundo.

Kafka sentía una gran conexión con Dostoievski y le leía fragmentos a su amigo Max Brod. James Joyce también se deshacía en elogios hacia el clásico ruso: “... es el hombre que más ha hecho por la creación de la prosa moderna”.

Virginia Woolf escribió que sus novelas son “una vorágine que te hace hervir la sangre, tormentas de arena que giran, una tromba que sopla, hierve y te traga. Están compuestas totalmente por el material del que está hecha el alma”.

A autores como Gabriel García Márquez y Haruki Murakami les encantó en su juventud. Quizá uno de los pocos que no lo reconocía era Vladímir Nabókov. Borges también criticó el estilo de Dostoievski en alguna ocasión.

Veamos un listado de escritores en los que influyó claramente:

1. William Faulkner

Hay numerosos libros en los que se investiga la fascinación de Faulker por Dostoievski. El novelista estadounidense mencionó al ruso como una de sus principales fuentes de inspiración literaria, junto con la Biblia y Shakespeare. La novela que más le influyó fue Los hermanos Karamázov y la releía frecuentemente. Incluso escribió al poeta Hart Crane que la literatura estadounidense no tenía nada parecido.

“Al igual que Dostoievski, Faulkner estaba interesado en estudiar la crisis de personalidad, que encontraba en medio de una crisis social”, escribe el experto en Faulkner Robert Hamblin.

2. Friedrich Nietzsche

Los expertos creen que Apuntes del subsuelo es como uno de los primeros ejemplos de existencialismo. Aunque el “padre” de esta corriente filosófica sea Søren Kierkegaard, el novelista ruso influyó mucho en algunas de las mentes más preclaras de este movimiento, como Jean-Paul Sartre y Friedrich Nietzsche. Para estos autores Apuntes del subsuelo era una obra maestra de profundidad psicológica.

Nietzsche estaba muy interesado en la literatura rusa y leía a Pushkin, a Lérmontov y a Gógol. Declaró que Dostoievski había sido uno de los descubrimientos más felices de su vida. “¿Conoces a Dostoievski? Excepto Stendhal nadie ha sido una sorpresa tan grata para mí y nadie me ha proporcionado tanto placer. Es un psicólogo con el que tengo muchas afinidades”.

Según una leyenda, Nietzsche leyó con lágrimas en los ojos la novela Humillados y ofendidos. También hay evidencias de que estaba familiarizado con Crimen y castigo y El idiota (se basó en el opuesto del príncipe Mishkin para su teoría del Anticristo).

3. Jean-Paul Sartre

“Dostoievski escribió en una ocasión: ‘Si Dios no existiera, entonces todo estaría permitido’, y para el existencialismo ese es el punto del partida”, se lee en la obra de Sarte El existencialismo es un humanismo. Esta frase es la síntesis de las opiniones anticlericales de Iván Karamázov. En la interpretación de Sartre significa que si Dios no existe, entonces los humanos son responsables de todo, y no tienen opción de pedir perdón a instancias más altas.

Mucho antes de que apareciera el existencialismo, la literatura rusa buscaba las claves para entender al humano. Dostoievski colocó esa búsqueda por el sentido en el centro de su obra y trató de resolver el misterio de la responsabilidad, el yo y Dios en personajes como Raskólnikov, de Crimen y castigo, Stavrogin de Los demonios e Iván Karamázov en Los hermanos Karamázov.

Aunque para simplificar, hay que señalar que la fe era la principal respuesta para Dostoievski, al contrario que los pensadores existencialistas.

4. Ernest Hemingway

La actitud de Hemingway hacia Dostoievski aparece reflejada en París era una fiesta: “En Dostoievski había cosas creíbles y otras que no lo eran, pero algunas son tan ciertas que te cambiaban al leerlas: la fragilidad y la locura, la perversidad y la santidad; y la demencia del juego estaban ahí para que las conocieras como conocías el paisaje y los caminos en Turguéniev; y los movimientos de tropas, el terreno, los oficiales, los hombres y la lucha en Tolstói”.

Tras esos halagos el autor también expresó una opinión polémica: “Me he preguntado sobre Dostoievski. ¿Cómo un hombre puede escribir tan mal, tan increíblemente mal, y hacerte sentir de manera tan profunda?”

Muchos expertos rusos sospechan que Hemingway simplemente estaba celoso.

5. Orhan Pamuk

Pamuk admite que Tolstói es un novelista más genial, pero que personalmente la influencia de Dostoievski fue mayor. En una conferencia que dio en San Petersburgo Pamuk admitía que la primera vez que leyó Los hermanos Karamázov su vida cambió completamente. Sentía incluso que Dostoievski le hablaba directamente a él y le revelaba algo sobre la gente y sobre la vida que nadie más sabía.

Por otro lado, a los 20 años Pamuk leyó una de las mejores novelas políticas de la historia Los demonios, y se quedó sorprendido y lleno de miedo, al mismo tiempo. Nada de lo que había leído antes le había impresionado tanto.

Quedó conmocionado por lo fuerte que puede ser la ambición de poder y fascinado por la habilidad de perdón y la necesidad de la fe. El anhelo simultáneo por lo sucio y lo sagrado, es lo que hizo a Pamuk reflexionar profundamente.

Dostoievski tuvo una peculiar vida amorosa, aquí te contamos lo que se sabe de ella.

Haz click aquí si quieres suscribirte a nuestros boletines semanales.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lea más

This website uses cookies. Click here to find out more.

Accept cookies