10 platos rusos hechos con col que puedes preparar facilmente en casa

Si no has probado la ʻshchiʼ, entonces no serás capaz de entender el alma rusa. Aquí te explicamos cómo hacer esta sopa de coles y otros platos con repollo, muy apreciados por todos los rusos.

1. ‘Shchi’

Junto con la borshch, esta sopa hecha de repollo es un primer plato básico en toda mesa rusa. Desde la antigüedad, la shchi era consumida tanto por ricos como por pobres: la diferencia estaba en su espesor y en los ingredientes utilizados.

En el pasado, se preparaba un día antes de ser servida para permitir que conservara y enriqueciera su sabor. Hoy en día, esto rara vez se hace, pero aún así su cocción requiere de varias horas.

Para hacer shchi, necesitarás carne de res con hueso, cebolla, zanahorias, pasta de tomate, patatas y, por supuesto, coles. Agrega crema agria y perejil cuando vayas a servirla.

2. Repollo fermentado

El principal aperitivo de invierno es col rallada que haya estado bajo una pesa (o mejor aún, en un barril de roble) con zanahorias y arándanos. Gracias a las enzimas que se forman durante el proceso de fermentación, no sólo es sabroso sino que también es bueno para la digestión.

Lee más: 7 alimentos que, al estilo ruso, puedes encurtir para el invierno (Recetas).

3. Ensalada Vinegret

Esta popular ensalada rusa, cuyo nombre deriva de la palabra francesa vinaigrette, es muy fácil de preparar. Los ingredientes incluyen remolacha cocida finamente picada, patatas, zanahorias, así como col, pepinillos, cebolla y guisantes. Para el aderezo, utiliza una mezcla de aceite de girasol y vinagre. La Vinegret es popular gracias a su amplia gama de sabores y a menudo se prepara en invierno, cuando no se dispone de verduras frescas de buena calidad.

Si quieres una receta más detallada, pincha aquí

4. Pastel ‘kulebiaka’ con col

Uno de los rellenos más populares para este delicioso pastel es el repollo mezclado con huevo y cebolla. Hacer kulebiaka conlleva emplear bastante tiempo, por lo que suele hacerse en ocasiones especiales.

Lee más: Navidad en estilo zarista: cómo hornear el tradicional pastel ‘kulebiaka’.

5. ‘Pirozhkí’ de col

Alguien que no sea lo suficientemente valiente como para hacer frente a platos muy grandes puede siempre, en su lugar, hornear o freír pirozhkí: pequeños bollos rellenos de repollo, huevo y cebolla, o simplemente con repollo. Lo más importante, no lo olvides: nunca comerás demasiados pirozhkí.

6. ‘Golubtsí’

Este plato hecho con hojas de col, en el que se envuelve y se guisa un relleno de carne, tiene muchos admiradores tanto en Rusia como fuera de sus fronteras. Si encuentras el proceso de elaboración demasiado complejo, puedes probar la receta “perezosa“ de los golubtsí: los ingredientes son prácticamente los mismos, pero van mezclados.

Lee nuestra receta.

7. ‘Cotoletta’ de col

Este plato bajo en calorías se puede comer por separado o como acompañamiento de alguna carne. Para hacerlas, hierve la col rallada hasta que esté a medio cocer y escurre el agua. Fríe suavemente las cebollas y las zanahorias picadas finamente y añade el repollo, el huevo y la harina. Mezcla todo, añade sal y fríe las coteletas cubiertas con huevo y pan rallado.

8. ‘Bigus’ o ‘solianka’

El bigus o repollo guisado con salchichas, se sirve a menudo en las cantinas y comedores rusos. A muchas personas les gusta una versión del plato que se sirve como sopa, a la que se le añaden diferentes tipos de carne, salchichas ahumadas y verduras.

Lee más: Bigus, el plato polaco que formaba parte del menú del ejército soviético.

9. Ensalada de col

La receta básica de esta ensalada no contiene más ingredientes que col, zanahorias, cebolla, sal y aceite de girasol. Para hacerla más interesante para el paladar, basta con añadir manzana, ciruelas pasas, nuez triturada o ralladura fina de cáscara de limón, según se prefiera.

10. Col marinada con remolacha

Es conveniente usar un tarro de cristal grande para preparar este aperitivo. Corta la col en cubos y haz lo mismo con una pequeña remolacha, en rodajas finas; colócala encima de la col y espolvorea con ajo rallado o finamente picado. Haz varias capas como ésta y vierte aceite de girasol por encima.

Para hacer la escabeche, añade tres cucharadas de sal, laurel y media taza de azúcar a un litro de agua y haz hervir la mezcla. Continúa hirviendo durante cinco minutos y añade media taza de vinagre.

Luego se vierte la escabeche en un frasco con la col y la remolacha, y se deja a temperatura ambiente durante al menos ocho horas. Este aperitivo debe guardarse en la nevera, pero no aguanta en conserva más de un mes.

¿Quiéres saber en qué consiste realmente la cocina rusa? Pincha aquí.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies