7 hábitos alimenticios rusos que te ayudarán a estar más sano que una manzana

Legion Media
¡Olvídate de las hamburguesas y las alitas de pollo fritas, toca comer grechka, kéfir y verduras!

1. Comienza el día con papilla de avena

La papilla de cereales es un gran ejemplo de un carbohidrato complejo que libera energía lentamente para ayudarnos a afrontar el largo día. Los cereales también son ricos en fibra, minerales y vitaminas. El cereal más popular en Rusia es la grechka (alforfón), altamente nutritivo y sin gluten. Y ni siquiera necesitas hervirlo. Sólo tienes que cubrirlo con agua hirviendo y dejarlo en un lugar cálido durante la noche.

2. Come sopa como almuerzo

¿Hay algún otro país que adore la sopa tanto como Rusia? Hay muchos tipos deliciosos para todas las estaciones, desde la sopa caliente de albóndigas hasta el svekólnik (sopa de remolacha) fresco de verano. En la cocina rusa, la sopa no suele ser un entrante (en la cocina rusa, la ensalada es normalmente el entrante), se llama “el primer plato”, que es similar a un plato principal. Las sopas son bajas en calorías, pero nutritivas, por eso son perfectas para el almuerzo. Agrega crema agria y una rebanada de pan de centeno Borodinski para disfrutar de un almuerzo ruso verdaderamente saludable.

Lea más: 10 sabrosas sopas rusas que deberías probar en el almuerzo

3. ¡Más verde!

Los rusos tradicionalmente comen muchas hierbas: perejil, cilantro o acedera común, por ejemplo. Pero la omnipresencia del eneldo en la cocina rusa es legendaria. Muchos extranjeros quedan realmente sorprendidos por encontrarse con eneldo en algunos platos en los que resulta inesperados, como la pizza y el sushi a la rusa. ¿Por qué a los rusos les gustan tanto los vegetales? La respuesta es simple. Las frutas y verduras frescas tienen una gran demanda durante las épocas frías del año, y las hierbas son una forma fácil de obtener suficientes vitaminas. Hay muchas vitaminas y minerales útiles. Lo más importante es que el eneldo se ha adaptado al clima de Rusia y puede crecer durante todo el año, incluso en el alféizar de una ventana.

Lea más: Como disfrutar (o intentar disfrutar) del eneldo, la hierba omnipresente en la cocina rusa

4. Enamórate del kéfir

En Rusia, la gente está acostumbrada a una gran variedad de productos lácteos. El kéfir es una bebida láctea fermentada hecha con ciertos granos compuestos de bacterias y levaduras. Los menús de jardines de infancia y hospitales lo ofrecen, y las personas que intentan perder peso (así es como se hace) o recuperarse de una resaca tambien lo usan. El kéfir previene el desarrollo de la flora patógena en el intestino, y contiene muchas vitaminas: A, D, K, y E. Es fácilmente digerible y bueno para las personas intolerantes a la lactosa. Además, los rusos utilizan esta bebida para marinar el shashlik, hacer panqueques, y para añadirla a la okroshka fría.

Lea más: Kéfir: una bebida saludable y levemente alcohólica para niños y adultos

5. Cultiva tus propias frutas y verduras

Muchos rusos tienen casas de campo, que se llaman dachas, donde no sólo descansan los fines de semana, sino que también cultivan frutas y verduras (orgánicas, frescas, etc.). Incluso si no tienes una dacha, puedes cultivar tu huerta de cebollas favoritas en el patio trasero o en el balcón.

6. Cuece y hornea en lugar de freír

No encontrarás muchos platos fritos en la cocina rusa. Los rusos cocinan la mayoría de los alimentos cociendo y horneando. Trata de hacer tu chuleta favorita en el horno y definitivamente te gustará su corteza y olor. Otra idea para hornear: sírniki al horno. Por un paquete de tvorog, necesitarás un huevo, una cucharada de azúcar (no es obligatorio), 1/3 de taza de harina y una pizca de levadura en polvo. Hornea por 30 minutos y cubre con crema agria para disfrutar de un increíble desayuno tardio de domingo.

7. Comparte la cena con un amigo

¿Conoces el famoso dicho ruso? “Desayuna solo, comparte la comida con un amigo, dale la cena a tu enemigo”. Esta frase probablemente pertenece al comandante militar Alexánder Suvórov, que creía que no era saludable comer tarde. Parece que los dietistas están de acuerdo con él.

Comienza el día con un buen desayuno y trata de comer menos por la noche. Y lee nuestra sección Cocina Rusa para disfrutar con más historias interesantes.

Haz click aquí si quieres suscribirte a nuestros boletines semanales.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Lea más
Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies