12 deliciosas recetas rusas con trigo sarraceno

Legion Media
Te sorprenderás de la cantidad de platos que se pueden preparar con trigo sarraceno común, o grechka, que es como lo llamamos en Rusia. Y créenos, estos son una serie de platos favoritos de los rusos para cualquier ocasión.

‘Grechka’ recién hervida

Fácil, rápida y pura genialidad. Coge el trigo sarraceno, enjuágalo y añade agua en proporción 1:2 durante 15-20 minutos. O hazte con trigo sarraceno en bolsas para hervir, y ponlo en agua hirviendo y déjalo durante 15-20 minutos. Añade sal al gusto y sírvelo con mantequilla. Es delicioso incluso cuando se sirve solo, el verdadero sabor de la vida campesina rusa. ¡Pruébalo!

Si no tienes mucho tiempo, vierte agua caliente sobre la grechka y déjala reposar toda la noche (o al menos durante 30 minutos), ¡y los saludables carbohidratos estarán listos!

Sopa de leche con ‘Grechka’

Puede sonar y parecer hasta rara, pero esta es la papilla que todos los niños soviéticos y rusos comen para desayunar. Hierve la grechka al dente, luego añade leche y hierve otros 5 minutos. Añade azúcar, miel o bayas frescas al gusto. ¡Delicioso!

‘Grechka’ con huevo frito

Es otro desayuno con grechka, y una comida para verdaderos campeones llena de carbohidratos y proteínas. Hierve la grechka y sírvela con un huevo frito. Otra opción es mezclar la grechka hervida con un huevo crudo y freírla en un wok durante un minuto. Añade tus verduras favoritas o aguacate, y luego espolvorea con queso rallado. Sólo tienes que dar un salto de fe: ¡te va a encantar este desayuno!

‘Grechka’ frita con setas

Este es el plato de acompañamiento favorito de los rusos que puedes encontrar en casi cualquier menú de restaurante. Pero se puede servir fácilmente como plato principal y es perfecto para los vegetarianos. Se fríe en aceite vegetal la cebolla picada, la zanahoria y las setas que se quieran y se añade la grechka hervida, se mezcla bien y se deja reposar 5 minutos.

Trigo sarraceno con chicharrones

Se trata de una papilla nostálgica de la época soviética, muy grasa y sabrosa. Los chicharrones (de tocino de cerdo), o shkvarki, como los llamamos nosotros, se fríen. Se puede añadir cebolla, zanahoria, setas y otras verduras al gusto. Pero aquí también hay un ingrediente secreto. Huevos cocidos. ¿Intrigado? Descubre la receta completa, paso a paso, aquí.

‘Grechka’ al estilo comerciante

En realidad, los rusos pueden cocinar cualquier cosa al estilo risotto con grechka. En los últimos años incluso ha recibido el nombre de “grechotto”. Así que esta receta es un grechotto boloñesa al estilo ruso. Seguro que deberías probarla. Se fríen la cebolla y la zanahoria picadas, luego se añade la carne picada que se prefiera (en las recetas tradicionales es una mezcla de cerdo y ternera); se fríe un rato, se añade la grechka cruda y se aclara con agua - se cuece a fuego lento unos 20 minutos hasta que el trigo sarraceno esté listo. ¡Este plato también se puede cocinar en ollas de cerámica en el horno, como lo hacían los antiguos eslavos! 

Bolas de ‘grechka’

Otro bonito plato vegetariano. Mezcla grechka cocida con cebolla frita, huevo y un poco de queso rallado. Puedes jugar con las recetas y utilizar sémola o harina en lugar de huevos y queso. Añade verduras al gusto o cualquier otro ingrediente que prefieras: setas, verduras o maíz. Mézclalo todo, dales forma de bolas y luego fríelas u hornéalas, ¡y disfruta!

Rollos de col rellenos de ‘grechka’

Puedes empezar con grechka frita con champiñones, o sólo con cebolla y zanahoria, y luego rellenarla en una hoja de col; ponla en agua hervida hasta que quede suave y fácil de enrollar. Haz los rollos y ponlos en una sartén, luego añade tu salsa favorita (nosotros los rusos solemos mezclar pasta de tomate con crema agria) luego añade un poco de agua o caldo. Pero si necesitas una versión vegana, sólo tienes que añadir agua y condimentos al gusto.

Albóndigas con trigo sarraceno

Este es un plato ruso muy antiguo que se conoce desde el siglo XVI, pero ha sido bastante olvidado en los últimos años. Se llama kundiumi: albóndigas rellenas de setas y trigo sarraceno (¡una combinación perfecta!). El secreto es que no hay que hervirlas, sino hornearlas.

Batido con trigo sarraceno verde

Los granos de grechka se fríen, por eso adquieren un color marrón. Pero una tendencia moderna y saludable es utilizar el llamado trigo sarraceno “verde", crudo y sin procesar. Vierte el trigo sarraceno verde con agua caliente y déjalo reposar toda la noche (puedes hervirlo, pero esto reduce las vitaminas). A continuación, añade plátano, agua o leche (o leche vegetal), miel o jarabe al gusto y cualquier otra fruta o baya que te guste; incluso las espinacas funcionan bien aquí. Por último, ¡mezcla todo! ¡Una obra maestra!

Tortitas con harina de trigo sarraceno

La harina de trigo sarraceno puede ser un gran sustituto de la harina común, y muy útil si quieres mantenerte en forma. Puedes hacer harina de trigo sarraceno por tu cuenta (sólo tienes que secar la grechka en una sartén y batirla hasta que se convierta en harina), o comprar una ya preparada. Para los pequeños blini rusos añade leche, huevo, azúcar y sal al gusto y una cucharada de aceite vegetal. Se fríen en una sartén caliente.

Los rusos pueden hacer tortitas con cualquier cosa. Aquí tienes otras dos recetas de blini poco habituales.

Galletas de trigo sarraceno

Otro postre hecho con harina de trigo sarraceno. Sano y sabroso. Aquí es importante guardar las proporciones, así que mezcla 150 g de la harina, 3 cucharadas de cacao en polvo, 4 cucharadas de azúcar (miel, o jarabe al gusto), 1/2 cucharadita de soda y 2 g de vainillina. Aparte, mezcla un huevo, 100 g de ricotta o requesón y 90 g de mantequilla fundida. A continuación, mézclalo todo; forma las galletas con las manos y hornéalas sobre papel de pergamino durante 20-25 minutos a 180 grados Celsius.

LEE MÁS: Descubre más recetas en nuestra sección de cocina

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies