Guerra de drones: así contraataca el Ejército de Rusia las máquinas voladoras no tripuladas

Este mes la Base Aérea de Jmeimim fue atacada con una flota de drones cargados con explosivos, pero Moscú estaba lista y los esperaban con armamento avanzado

El pasado 5 de enero tuvo lugar un ataque con drones contra la Base Aérea de Jmeimim, en Siria, actualmente operada por Rusia. Moscú tiene allí desplegados sus aviones de primera línea, incluidos los aparatos más podernos como el Su-35S y el Su-34. Las fuerzas rusas pudieron repeler los 13 drones no tripulados, cada uno de los cuales estaba armado con explosivos.

Esto fue posible porque el sistema de defensa de la Base Aérea de Jmeimim puede derribar los últimos aviones de combate y misiles balísticos, y también neutralizar a los aparatos enemigos "apagando" sus dispositivos electrónicos en pleno vuelo.

Máquinas de guerra "silenciosas"

Según el Ministerio de Defensa ruso, seis de los drones atacantes fueron "capturados vivos" por vehículos electrónicos de radio que custodian la Base Aérea de Jmeimim.

Estas máquinas literalmente cubren la instalación militar con un escudo electrónico invisible para el ojo humano, que elimina las señales enemigas, los sistemas de puntería y las capacidades de escuchas telefónicas.

Uno de estos sistemas se llama Krasuja-4. Apunta a los sistemas de localización enemigos y arroja un velo electrónico sobre ellos. Tiene un alcance de hasta 250 km. Esta arma cegó a varios drones durante el ataque del 5 de enero.

Devastadora defensa

Al mismo tiempo, tres drones fueron derribados por el sistema de defensa aérea de media distancia Pántsir-S1, un equipo de alta tecnología creado en Rusia. Está cargado con proyectiles de 30 mm que pueden destrozar el blindaje de un caza como un cuchillo corta la mantequilla caliente. Imagínense lo que esta arma puede hacer con los drones…

El Pántsir-S1 dispara hasta 5.000 proyectiles por minuto, pero sus cargadores deben rellenarse cada 8.000 disparos, por lo que el mantenimiento no es barato.

Pántsir-S1

¿Hay alguna alternativa low cost para combatir a los drones?

No son solo las fuerzas armadas de Rusia las que están considerando una alternativa más económica para combatir la os drones: Estados Unidos, Francia, Alemania, China e India, por nombrar algunos países, están trabajando en formas de atacar aviones no tripulados sin gastar millones de dólares.

El año pasado, el ejército de Rusia recibió dos nuevas armas diseñadas específicamente para contrarrestar drones: el REX-1 y el Stúpor, armas electromagnéticas para unidades de operaciones especiales e infantería.

REX-1.

Según el jefe del departamento de proyectos especiales del Zala Aero Group Nikita Jamítov, el REX-1 suprime los canales de mando y control de los drones. También está equipado con varias unidades intercambiables electromagnéticas e infrarrojas, capaces de suprimir los GSM, GPS, GLONASS, Galileo (los últimos tres son varios tipos de sistemas de navegación por satélite) y otros canales.

Después de ser blanco de uno de estos rifles avanzados, un dron deberá aterrizará o regresar al lugar desde donde despegó.

"En el primer caso, el dron desaparecerá de los radares enemigos y resulta que tendrás un nuevo juguete en tus manos", dijo Jamítov.

Si te pareció interesante este texto, te recomendamos que leas el texto sobre el rifle anti-drones de Kaláshnikov

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies