Kaláshnikov presenta su primer rifle anti-drones

El REX-1, el nuevo arma electromagnética del Consorcio Kaláshnikov.

El REX-1, el nuevo arma electromagnética del Consorcio Kaláshnikov.

Captura de pantalla/RT/youtube.com
El REX-1, el nuevo arma electromagnética del Consorcio Kaláshnikov, inhabilita las señales de comunicación de GSM y GPS utilizadas por los drones. También es capaz de desactivar bombas.

El Consorcio Kaláshnikov presentó por primera vez rifles electromagnéticos anti-drones en el foro técnico-militar Army 2017 celebrado en la región de Moscú. Simultáneamente hay unidades de la Guardia Nacional rusa probando prototipos del arma.

“Las 'pistola' radiomagnética suprime los canales de mando y de control de los drones más habituales del mundo. Además también tiene instaladas una serie de unidades electromagnéticas e infrarrojas que eliminan las señales de GSM, GPS, Glonass y Galileo (los últimos tres son sistemas de navegación por satélite) y otros canales”, explica Nikita Jamítov, director de proyectos especiales en Zala Aero Group, la compañía que ha desarrollado el nuevo arma y forma parte del Consorcio Kaláshnikov.

Según explica, dependiendo de los objetivos y las tareas que haya establecidos es posible cambiar el cañón en unos segundos e instalar el módulo requerido. Gracias a esto el que maneja el arma ahorra batería, lo que le permite tener un fuego continuado durante cuatro horas.  Tras este periodo es posible recargar el rifle con un cargador normal de 220 v o conectarle una batería adicional para continuar la batalla.

La reacción de los drones a los disparos puede variar. Los VANT suelen tener dos maneras básicas de actuar en caso de pérdida de comunicación con el operador: o bien vuelven al punto de partida o bien comienzan el proceso de aterrizaje.

"En el último caso el aparato desaparece de las pantallas del enemigo y acabas con un nuevo juguete entre las manos”, añade Jamítov.

Una pistola para luchar contra el terrorismo

“Una característica particular de este aparato es que no solo es capaz de neutralizar aparatos aéreos sino también dispositivos explosivos activados por control remoto- a través de una llamada telefónica o mediante un mensaje de texto, como se ve en las películas. La pistola es capaz de inhabilitar todas las señales exteriores y da tiempo al grupo de ingenieros de combate a llegar al punto necesario para acabar con la amenaza”, explica Jamítov.

El REX-1 también cuenta con otra característica que puede ser buena o mala, según las condiciones de combate. Mientras está operando la pistola inhabilita las señales de Wi-Fi, 3G y LTE en un radio de un kilómetro alrededor de su haz electromagnético, que es invisible al ojo.

Primer arma electromagnética para uso civil

Según explica Jamítov, es posible que se desarrolle una versión del rifle para el mercado civil. Aunque no tendrá disponibles todas las funciones, por ejemplo, se eliminará la posibilidad de neutralizar el GPS.

El precio del arma se establecerá cuando las unidades de la Guardia Nacional anuncien el número de aparatos que desean adquirir.

“Si miramos el mercado creo que la versión civil de nuestro sistema podría estar en a la venta por un precio que rondará los 50.000 dólares”, declara Jamítov.