Dos sistemas de navegación frente a frente: GLONASS vs. GPS

9 de enero de 2014 RIA Novosti
El sistema de navegación por satélite Glonass es un proyecto poco habitual. Por un lado todo el mundo ha oído hablar de él y sus características principales son conocidas, por otro lado, pocas iniciativas de alta tecnología rusas han atraído tantos rumores, errores e incluso anécdotas. El presidente de la asociación GLONASS, Alexander Gurko, intenta desmontar algunos mitos que planean sobre este sistema.
Alexander Gurko. Fuente: Ruslán Krivobok / Ria Novosti
Alexander Gurko. Fuente: Ruslán Krivobok / Ria Novosti

¿Para qué hace falta el GLONASS si todo el mundo utiliza GPS?

Los usuarios resuelven gracias a las señales de GLONASS y de GPS el mismo problema: establecer sobre el mapa el punto en el que se encuentra. En este sentido, el sistema ruso y el norteamericano son similares. Y el usuario no tendría ninguna motivación para cambiar un sistema por otro. 

La situación cambia si se utiliza un equipo que reciba y procese las señales de los dos sistemas. En ese caso el usuario obtiene ventajas significativas tanto en la que se refiere a la velocidad como a la de las coordenadas: en condiciones urbanas "estándar" pasa del 60-70% a casi un 100%.

Además, el operador del sistema de navegación, que en el caso del GPS ha sido y sigue siendo el Pentágono, sigue teniendo la posibilidad de cortar la señal civil en un determinado territorio o bajar precisión de forma artificial. Esta función está soportada por la nueva generación de satélites GPS. Y no solo nos referimos a un conflicto militar, se puede utilizar la amenaza del apagón "del interruptor del navegador" para objetivos políticos y económicos. Por eso, de la dependencia tecnológica en el estrecho sector de la navegación por satélite no hay más que un paso hacia la dependencia económica, política y militar.

Rusia ha declarado más de una vez que GLONASS es la única alternativa al GPS. ¿Hasta qué punto es cierto?

Hoy en día esto es cierto. Pero la situación cambiará en tres o cuatro años. El sistema chino BeiDou ya funciona como sistema regional (es decir complementario a los sistemas GLONASS y GPS) dentro de la región del Pacífico asiático. La Unión Europea ha comenzado el desarrollo de su sistema Galileo. A no ser que haya una causa de fuerza mayor, dentro de algunos años estos dos sistemas alcanzarán un nivel mundial. 

El problema es quién llegará primero. GPS y GLONASS se crearon en los años 70 y no tuvieron en cuenta las nuevas tecnologías. Galileo y sobre todo BeiDou se han diseñado décadas después, lo que ha permitido soluciones más modernas y más avanzadas tecnológicamente. Los sistemas GPS y GLONASS también se han modernizado pero este proceso es largo y costoso.

A menudo se dice que el GPS es bastante más preciso que el GLONASS. ¿Hasta qué punto es cierto esto?

La precisión "de uso" del GLONASS a día de hoy es menor en términos medios que la del GPS. Si los receptores de GPS teóricamente permiten determinar la localización en un espacio abierto con un error de menos de 3-4 metros, para los receptores de GLONASS el error es de 7-10 metros. 

En la práctica esta diferencia teórica no es importante por dos razones. La primera es que los receptores de navegación que soportan tan solo GLONASS sin GPS, simplemente no existen. La segunda razón es que en el sistema clientelar, a menudo se produce un procesamiento extra de la señal promediando el resultado. Por ejemplo, si un coche va por una carretera recta ideal, la trayectoria del movimiento del coche, según los datos de la navegación satelital, parecería una complicada línea quebrada con muchos desvíos caóticos. Después el software del navegador une esta línea a un gráfico del camino al mapa digital, con lo que se obtiene en la pantalla esa misma línea ideal de la carretera que tenemos en realidad. 

¿Cómo se puede aumentar la precisión del GLONASS?

La precisión en la localización se puede aumentar con ayuda de una infraestructura satelital. 

Hoy en día en Rusia se está creando un sistema de corrección diferencial de banda ancha (SDKM por sus siglas en ruso). Las rectificaciones en el SDKM se transmitirán a través de un canal satelital de los satélites "Luch" situados en la órbita geoestacionaria. La precisión en la determinación de coordenadas llega a los decímetros, pero el dispositivo del usuario (para aquellos que necesiten una precisión tan alta) tendrá que estar equipado con un módem especial capaz de captar la señal satelital.

Hay una alternativa, sin satélite, pero para esto son necesarias alrededor de trescientas estaciones base de corrección diferencial, distribuidas por las regiones más desarrolladas del país. Esta variante puede permitir una precisión milimétrica con gastos sustancialmente menores.

Artículo publicado originalmente en ruso en RIA Novosti.

+
Síguenos en nuestra página de Facebook