Armas del futuro: los rifles electromagnéticos que luchan contra el Estado Islámico

Captura de pantalla/RT/youtube.com
Los soldados han estado eliminando drones en Siria bloqueando las señales con una nueva arma, que no necesita balas. Dos productores de armas están compitiendo en estos momentos por un contrato multimillonario con el que suministrar al Ejército las últimas pistolas de alta tecnología

Estas armas quizá parezcan sacadas de la nueva película de Blade Runner pero el primer modelo del rifle electromagnético apareció en la la feria Army de Moscú, hace seis meses. Las nuevas pistolas 'Stupor' (estupor, en español) han estado en pruebas de combate en Siria.

Dmitri Klochkó, director de Locmas, la compañía que produce esta arma de aspecto futurista, comenta que está diseñada para bloquear las señales de Wi-Fi y GPS del enemigo y para neutralizar drones así como bloquear sus canales de comunicación. La pistola 'Stupor' tiene un rango de alcance de medio kilómetro.

Al parecer, drones del Estado Islámico han destruido munición del Ejército sirio en almacenes situados cerca de Deir ez-Zor, han matado al comandante de un tanque iraquí Abrman y han destruido un vehículo blindado Humvee, perteneciente al Ejército iraquí.

Rifles electromagnéticos, las nuevas AK-47

La Corporación Kaláshnikov también ha decidido competir en este mercado y ya ha presentado su propia arma antidrones, REX-1.

Nikita Jamítov, director del departamento de proyectos especiales del Grupo Zala Aero (compañía hermana de la Corporación Kaláshnikov), declaró a Russia Beyond que el REX-1 es un arma radiomagnética que suprime los canales de control de los drones más habituales del mundo. También se le pueden instalar una serie de unidades intercambiables que suprimen el GSM, el GPS, GLONASS y Galileo (los últimos tres son diferentes sistemas de navegación satelital), así como otros canales.

Según Jamítov, es posible cambiar el tambor de esta arma e instalar los componentes necesarios en pocos segundos, al igual que como se cambia un cargador en un rifle de asalto.

REX-1 es capaz de estar de disparar de manera continua a lo largo de cuatro horas. El usuario puede recargarlo durante otras cuatro, con un toma de corriente normal de 220 voltios o colocar una batería adicional para continuar usándolo.

Los drones reaccionan de maneras diferentes a este tipo de fuego. Según el modelo, en caso de pérdida de comunicación con el operador, tienen dos modos de actuar por defecto: o bien vuelven al punto de partida o bien aterrizan automáticamente.

“En el último caso el dron desaparecerá de los radares enemigos y acabas con un nuevo juguete entre las manos”, añade Jamítov.

Pincha aquí si quieres saber más sobre las armas futuristas de Rusia.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies