La primavera llega más allá del círculo polar ártico

Alucina con la naturaleza única de la península de Kola.

Los montes Jibini son un pequeño conjunto montañoso en la región central de la península de Kola que se encuentra dentro del círculo polar ártico. Es única por su relieve y formación geológica. Aquí se ha descubierto el mayor número de plantas extrañas en la región de Múrmansk. Los matorrales de abedules enanos, arbustos, musgos y líquenes abundan en los valles de montaña.

Las ciudades más cercanas se encuentran en la base de la montaña: Apatiti (a 1715 km de Moscú, la quinta ciudad más poblada del Ártico ruso) y Kírovsk.

Las montañas Jibini de la península de Kola son relativamente jóvenes, tan solo tienen 350.000.000 años. También son relativamente pequeñas, tienen 1.200 metros de altura en su punto más alto, Yudichvumchorr, aunque siguen creciendo unos pocos milímetros al año.

Se sabe que cuando en la época en la que se exploraron los montes Jibini, los sami, el pueblo indígena de la península de Kola, venía aquí únicamente en verano. De acuerdo con una leyenda sami, el espíritu malvado de Jibini castigaba a los que invadían sus dominios. Así es como los sami poetizaron las peligrosas avalanchas, que todavía hoy en día tienen lugar en las montañas.

El famoso minerólogo Alexánder Fersman lideró la exploración de los Jibini. Era un geólogo de la expedición de comercio científico del norte que partió a la península de Kola en marzo de 1920.

Fersman estaba interesado en los minerales que se encontraron en las faldas de la montaña. Nunca había visto nada parecido. Estos minerales fueron llamados “jibinitas”.

Durante los meses de verano tan solo los escaladores y los aficionados al senderismo vienen a Jibini. El verano en el Ártico es corto y bastante frío. En pleno verano las temperaturas aquí son de unos 13ºC.

Después de que en los montes Jibini se descubriera apatita, más concretamente la reserva más grande del mundo de apatita y nefelómetro, llegó el progreso a la península de Kola. La ciudad de Jibingorsk apareció junto con las minas. Un poco después a las minas se sumó un concentrador donde se procesaban los minerales.

Muchas de las plantas que crecen en el macizo de Jibini tienen uso práctico. A finales de julio, comienzos de agosto, se puede recoger una gran cantidad de bayas: camemoros, arándanos y mirtillos. A comienzos de septiembre se recogen los arándanos rojos.

Los bosques también tienen serval de los cazadores y zarza de piedra, mientras que los arándanos rojos se pueden encontrar en los pantanos.

Abedules de piedra y epilobium.

Un cinturón de coníferas y bosque mixto rodea la base del valle a los pies de las estribaciones montañosas, pero no suben más allá de los 470 metros por encima del nivel del mar. El cinturón boscoso cubre casi un tercio del macizo. Los bosques de abeto y abedul son los más característicos de los montes Jibini.

La flora de los montes Jibini es su mayor tesoro. En el territorio explorado han encontrado un gran número de especies del libro rojo de las especies en peligro. Más de la mitad de todas las especies particulares que se conocen en la región crecen aquí.

Estos són los 100 lugares más bellos de Rusia

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies