Montañas de Rusia que merece la pena visitar (Fotos)

Legion Media
Si quieres vivir una auténtica aventura, aunque no seas un experimentado alpinista, aquí te proponemos unos cuantos destinos que te pueden servir.

El Cáucaso, Altái, los Urales, Siberia, Kamchatka... Rusia está llena de lugares para los amantes del montañismo y los paseos. Ya os hemos hablado en otras ocasiones del monte Elbrús, el más alto de Europa. Aquí proponemos otros destinos no menos interesantes.

1. Naródnaia (1.895 m)

Se trata del pico más alto de los Urales y hay dos versiones sobre el origen de su nombre. Según una versión, la primera expedición, en 1927, la llamó “montaña del pueblo” para referirse a la grandeza del pueblo soviético, es que Naródnaia significa “del pueblo”. Según la otra, el nombre deriva del río Naroda, que nace aquí. En cualquier caso, se hizo popular entre los excursionistas del país a finales de la década de 1950 y desde entonces, Naródnaia se consideró como un destino de visita obligada para cualquier excursionista soviético. Todavía se siguen organizando tours y no requieren ningún equipo alpinista serio o experiencia previa, pero es aconsejable estar en buena forma física.

2. Bolshói Tjach (2.368 m)

Situado en el Cáucaso Occidental de Rusia, Bolshói Tjach, es una impresionante cadena montañosa situada en el parque natural del mismo nombre, declarado Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Debido a su parecido a una gigantesca fortaleza medieval, el monte no solo atrae a alpinistas profesionales, sino que también es un destino turístico popular entre los aficionados. Se necesitan al menos cuatro o cinco días para explorar este hermoso paisaje.

3. Kyzyl-Taiga (3,121 m)

Es un lugar sagrado para los habitantes de la República Tuvá y el pico más alto de la cordillera Saián Occidental, que se eleva sobre el impresionante paisaje de Altái y el valle del río Yeniséi. Su nombre, en lengua tuvana, se traduce como “monte rojo cubierto de bosques”, probablemente por la gran cantidad de árboles que crecen aquí. Es un lugar remoto y apenas visitado por turistas, así que si lo que buscas son unos días de paz y tranquilidad, Kyzyl-Taiga es justo lo que andabas buscando.

4. Munku-Sardyk (3.491 m)

“Eterno pico calvo” (así es como se traduce este nombre del mongol) es la montaña más alta dentro de la cordillera Saián oriental, en Buriatia. Situada en la frontera entre Rusia y Mongolia, esta montaña no es fácil de escalar y requiere experiencia. Hay partes para escalar en roca y zonas con hielo, además de tres glaciares, algo que no se ve en ninguna otra cima de Saián.

5. Beluja (4.509 m)

El pico más alto de Altái, Beluja, forma parte de las “Montañas Doradas de Altái”, declaradas Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, y se hizo popular fuera de Siberia en la década de 1920, gracias a la expedición a Asia Central del pintor Nikolái Roerich, que estaba asombrado por la pureza de la zona y fascinado por lo lejos que viajaban los ecos. Los rusos lo llaman Beluja por la palabra beli (blanco) y es que sus blancos picos cubiertos de nieve se pueden ver durante todo el año. Viajeros solitarios, miembros de clubes deportivos y turistas escalan esta montaña cubierta de hielo, pero no es apta para principiantes. Llegar a la cima del pico más alto de Siberia no es un paseo por el parque. El hielo y su lejanía hacen que esta montaña no sea fácil de coronar.

6. Dijtau (5.205 m)

Dijtau (traducido como “monte empinado”) es la segunda montaña más alta del Cáucaso y de Europa después del Elbrús, pero no es fácil subir hasta la cima. Famosa por su dificultad técnica y sus frecuentes avalanchas, la montaña se encuentra en la lista de las Segundas Siete Cumbres, que es una alternativa más difícil que la más conocida como las Siete Cumbres, las siete montañas más altas en los seis continentes, añadiendo además la más alta de Norteamérica. El Dijtau, junto con el K2 y el monte Kenia es un desafío más difícil que escalar que cualquiera de los picos más altos del planeta y, a menudo, es por esta razón (y la falta de turistas) que los montañeros experimentados la convierten en su objetivo.

7. Kliuchévskaia sopka (4.850 m)

La montaña más alta de la península de Kamchatka y el volcán activo más alto de Eurasia, no es un lugar para gente blanda. Declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, se estima que el volcán tiene 7.000 años de antigüedad y sigue creciendo, debido a las erupciones ocasionales, que ocurren cada tres o cinco años, de media (la última fue en 2017). Es habitual ver turistas y alpinistas aquí, que vienen tanto por la adrenalina como para disfrutar del paisaje.

Pincha aquí para ver las fotos de las montañas de Altái, paraíso natural en el corazón de Rusia.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies