Las montañas de Altái, paraíso natural en el corazón de Rusia

El fotógrafo Alexander Leshenok explora picos, valles y ríos de la región

A causa de su remota ubicación, la naturaleza la región de Altái se ha mantenido bien preservada.

Las reservas naturales abarcan el 20% del territorio de la República de Altái, y en esta área también hay 126 monumentos naturales.

Gracias a la cuidadosa protección de la naturaleza en la región de Altái, en esta área aún crecen plantas medicinales únicas.

Las montañas de Altái conforman la cordillera más alta del sur de Siberia y están separadas por vastas hondonadas y profundos valles surcados por ríos. La cordillera se extiende por Asia Central y atraviesa las fronteras de cuatro países: Rusia, Mongolia, China y Kazajistán.

Las áreas montañosas de la región de Altái (a 3.000 km al este de Moscú) son, junto con el lago Baikal, las zonas turísticas más populares de Siberia.

Las montañas de Altái, consideradas por algunos como la “Farmacia Verde” de la Tierra y los son una de las regiones más limpias y con menos polución de Rusia.

Las montañas de Altái, consideradas por algunos como la “Farmacia Verde” de la Tierra y los son una de las regiones más limpias y con menos polución de Rusia.

Aquí, los lagos montañosos permanecen cristalinos, mientras que los bosques, los valles dispersos y las laderas de las montañas hacen que el aire sea realmente saludable.

Los lagos, bosques y desiertos de la República de Altái son un destino espectacular para los viajeros.

También hay ocasiones de hacer rafting, senderismo, alpinismo, y de dormir en yurtas tradicionales.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Lee más
Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies