Cómo exploradores rusos descubrieron y exploraron la Antártida antes que James Cook

El descubrimiento de la Antártida fue una aventura fascinante de unos intrépidos marinos rusos.

El descubrimiento de la Antártida fue una aventura fascinante de unos intrépidos marinos rusos.

Kerstin Langenberge/Global Look Press
Este mes se cumplen 200 años de la llegada de marinos rusos al continente blanco. Te contamos la fascinante aventura de unos intrépidos marinos rusos

“Creo que hay tierra allí, incluso hemos visto una parte”, escribió el capitán británico James Cook tras navegar por el sur del océano en su viaje alrededor del mundo. Sabía que iba a ser difícil llegar al continente, debido a las duras condiciones. Bueno, los rusos también lo sabían, pero aún así, fueron allí.

Rivales en el mar

Los imperios ruso y británico fueron durante largo tiempo rivales en el mar. Cuando el famoso explorador James Cook declaró que creía que había tierras todavía más al sur, quedó claro que el propio descubrimiento era una cuestión de tiempo. Mientras tanto, los cazadores de focas británicos a menudo navegaban por los mares del sur.

Los rusos sabían que era muy probable que los británicos descubrieran nuevas tierras. Pero como ya habían navegado sobre el hielo desde la época medieval, los rusos tenían cierta ventaja y sabían cómo navegar en condiciones extremas.

A principios del siglo XIX, en la época de las guerras napoleónicas, la rivalidad entre los barcos rusos y británicos era intensa. ¿Quién iba a ser el primero en descubrir el continente del sur? Tras la primera circunnavegación de Rusia (1803-1806), comandada por Iván Kruzenshtern, los rusos estaban convencidos de poder hacerlo.

Preparación

Los barcos rusos el Mirni y el Vostok.

El 16 de julio de 1819 dos barcos rusos, el Mirni y el Vostok, salieron de Kronshtadt y llegaron a Rio de Janeiro a mediados de noviembre. El segundo capitán Faddey Bellingshausen, que había participado en la circunnavegación de Kruzenshtern, fue el designado para liderar la nueva expedición, que se convirtió en la primera que Rusia dirigía a la parte más alejada del océano situado en la parte más al sur.

Faddey Bellingshausen lideró la expedición a la Antártida.

Los marineros iban bien preparados. Contaban con grandes cantidades de col fermentada y limones, fuentes de vitamina C, que ayudan a no contraer el escorbuto. También fueron consiguiendo provisiones en los puertos que paraban. Para calentarse, los marineros tenían una amplia despensa llena de ron.

La tripulación tomó todas las precauciones para mantener la higiene: cada día aireaban la ropa y limpiaban a menudo los camarotes, incluso tenían a bordo una bania rusa. Solo murió un marinero en el viaje, un hombre que sucumbió a la “fiebre nerviosa” tras cruzar el círculo polar antártico.

117 hombres bajo las órdenes del capitán Bellingshausen iban a bordo del Vostok, mientras que había 73 marineros en el Mirni, capitaneado por Mijaíl Lázarev, de 31 años. Los barcos eran diferentes entre sí, el Mirni había sido construido por ingenieros navales rusos y tenía características especiales que lo protegían de la presión del hielo. El Vostok fue diseñado por británicos y se enfrentó a muchos problemas. Tuvo que ser reparado frecuentemente durante la expedición y su debilidad acabó desempeñando un rol en el descubrimiento de la Antártida.

Mijaíl Lázarev, capitán del barco Mirni.

Además de los marineros, iban a bordo un doctor, un pintor, un profesor de astronomía y un cura ortodoxo. Los marineros asistían a los oficios religiosos y esperaban convertir al cristianismo a los nativos que encontrasen. Tenían también pistolas y cañones, aunque no tuvieron que utilizarlos en ninguna batalla.

Descubrimiento

Imagen la Antártida.

Desde Río los barcos zarparon rumbo a las aguas de la Antártida, donde llegaron a ver nuevas tierras como las islas Sandwich del Sur, descubiertas por James Cook. Los rusos también descubrieron varias islas y les pusieron nombres de miembros de la expedición.

El 28 de enero de 1820, los dos barcos se acercaron a la costa de la Antártida. El capitán Lázarev informó de “una imponente cubierta de hielo de gran altura, que se prolonga hasta donde llega el ojo”. Era el escudo de hielo que cubría al continente recién descubierto. Al mismo tiempo, el invierno antártico había llegado y los barcos rusos se dirigieron hacia Port Jackson (Sydney), en Australia para poder recuperarse y descansar.

“Nuestros barcos estaban entre el hielo constantemente. La gente sufría muchas adversidades debido a las inclemencias del tiempo, los duros vientos que dominan estos mares, por la profundidad de la oscuridad y por las fuertes nevadas que son habituales y abundantes. Las heladas nos acompañaron a lo largo de todo el viaje. Nuestros enemigos constantes eran las montañas de hielo, algunas de ellas de más de 120 metros de altura y otras de más de 15 millas de diámetro. Teníamos que protegernos con grandes precauciones y la vigilancia más estricta. Un error mínimo podría haber arruinado nuestra suerte”, así es como Bellingshausen describió su viaje en el informe enviado desde Port Jackson al Ministerio Naval en San Petersburgo.

Casi un año después, en diciembre de 1820, los barcos rusos volvieron a cruzar el círculo antártico. Aunque un mes después la situación en el Vostok empeoró hasta el punto de que era peligroso navegar en él. En enero de 1821, los barcos comenzaron su viaje de vuelta y el 5 de agosto de ese mismo año, volvieron a Kronstadt, donde fueron recibidos por el zar Alejandro I, lo que supuso un gran honor para la tripulación. Les dieron medallas, títulos y nuevos cargos. El viaje duró 751 días en total.

Imagen de la base rusa

La siguiente vez que los rusos desembarcaron en las costas de la Antártida fue 136 años después, en 1956, durante la Expedición Soviética a la Antártida, que fundó y construyó la primera base rusa de investigación científica en el continente blanco. Fue bautizada con el nombre de Mirni, en honor de los barcos que descubrieron el sexto continente.

Si estás interesado en otros expediciones rusas, aquí te contamos en qué se diferencia la conquista de Siberia de la de América. Quizá te interese saber quiénes han sido los exploradores más destacados de la historia de Rusia.

Haz click si quieres suscribirte a nuestros boletines semanales.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lea más