¿Por qué a tantos rusos les da miedo hablar de sexo?

Legion Media
Soy un extranjero que vive en Rusia y voy a compartir el resultado de mis investigaciones. Aviso de que me he reído mucho.

“Los rusos y las rusas no hablan de sexo, pero cuando se apagan las luces, se vuelven locos en la cama”. Eso es lo que me dijo un amigo durante un largo paseo en una lúgubre tarde de San Petersburgo.

La idea se me quedó grabada. No había tenido muchas conversaciones con los rusos sobre sexo y tenía la impresión de que lo que ese hombre había dicho debía ser verdad. Así que le pregunté a una de mis amigas: “¿Por qué los rusos no hablan de sexo?” Y se rió de mí y dijo: “¿Que los rusos qué? Bueno, quienquiera que te haya dicho eso no tiene ni idea. Apuesto a que fue un hombre”.

“Efectivamente, lo es”

“Los rusos y las rusas no son diferentes cuando se trata de hablar de sexo. El otro día, mis amigas y yo hablamos de cómo nuestros gatos intentan sentarse en nuestras barrigas cuando nos masturbamos”.

“Oh... no puedo decir que haya escuchado algo así antes”, tuve que admitir.

Ella se encogió de hombros y me dijo: “Eres un hombre. No es que los hombres no hablen de sexo; sólo que no profundizan mucho y hablan de sus perversiones y fetiches o de sus fracasos”.

Me entró la curiosidad, así que me puse a preguntar a diferentes rusos que conocía si los hablaban de sexo, y por supuesto, el primer hombre al que pregunté dijo: “En su mayoría no lo hacen, lo que pasa es que eso de que ‘no había sexo en la URSS’ sigue siendo algo para mucha gente, incluso de nuestra generación y un poco más joven”.

¿Que no había sexo en la URSS? Esto era algo nuevo para mí. Así que pregunté por esta frase y encontré que estaba incompleta, la cita dice así: “No tenemos sexo en la URSS, hacemos el amor”. Se refería al contenido sexual de los anuncios estadounidenses. “Entonces, tenemos sexo, solo que no lo anunciamos”.

Entonces, ¿los rusos hablan de sexo, pero simplemente no lo hacen a los cuatro vientos? ¿Hay diferencias dependiendo del género? O, ¿no es diferente de cualquier otro lugar; algunos lo hacen, otros no? Pregunté a algunos lectores rusos por sus pensamientos y obtuve diversas opiniones.

Hombres contra las mujeres

Le pregunté a una colega, Nadia de San Petersburgo, si los rusos hablaban de sexo y me dijo: “Mis compañeras de trabajo y yo tenemos una relación amistosa, y recientemente una de nosotras dejó nuestra compañía y dio una fiesta de despedida. Como de costumbre, algunas se fueron temprano, pero yo estaba entre esas cuatro mujeres que se quedaron en un bar al aire libre hasta que se levantaron los puentes, bebiendo cerveza. Terminamos teniendo una extensa conversación sobre nuestra vida sexual, probando diferentes posiciones, juguetes sexuales, etc”.

Y para ayudarme a entender si había una diferencia de género, se ofreció a preguntarle a su marido cómo es con los hombres que conoce: “Dijo que hacen muchas bromas sobre sexo, especialmente sexo anal (¡oh esos hombres!), pero casi nunca tienen conversaciones significativas sobre su vida sexual”.

Nadia también tenía curiosidad por esta diferencia y sugirió una teoría: “Esto es lo que esperaba, que la mayoría de los hombres de 30 años en Rusia todavía no se sienten cómodos para hablar de sexo abiertamente, y sobre todo lo hacen de broma, lo que seguramente protege su frágil ego masculino”.

Mi primer pensamiento fue: “¡Los hombres rusos son tan diferentes!” Luego traté de recordar la última conversación significativa que tuve en un grupo de hombres hablando de sexo sin importar la nacionalidad. La verdad es que no es algo que ocurre muy a menudo.

Otra lectora, María, planteó una teoría: “La principal diferencia es entre las chicas y los chicos. Ellas hablan de cómo mejorar el sexo para tener experiencia mejor, mientras que ellos hablan de cómo conseguir parejas. Tal vez si todos trataran de hablar más entre sí sobre cómo tener mejor sexo, esto cambiaría”.

La falta de educación sexual infantiliza a los hombres

Una respuesta común a si los rusos hablan de sexo era: “La gente madura e inteligente no habla realmente de sexo”. Es una opinión, pero Julia, residente en San Petersburgo y editora gerente de la revista de educación sexual Sexography, señala que la gente madura no tiene conversaciones inmaduras sobre el sexo, pero las conversaciones en Rusia sobre el sexo tienden a ser inmaduras porque hay una falta de educación sobre el tema.

“Definitivamente es más fácil para mí hablar de sexo y sexualidad con los occidentales. En EE UU, hablar de sexo parece natural, incluso con extraños. Podría encontrarme con un extraño en un bar o en un café y pasar la siguiente hora hablando de temas de educación sexual en general. Debo admitir que tiene que ver con su activa propaganda sexual y una gran cantidad de activistas. Mientras que en Rusia hablar de sexo todavía resulta incómodo, como lo era para nuestros padres hace 20 y 30 años. Algunas personas todavía tienen miedo a comprar un paquete de condones, otros nunca han ido a un sex-shop, simplemente porque se ven superficiales y están escondidos. También me parece que hablar de sexo con gente en Rusia hace que se sientan incómodos y avergonzados aunque sea la actividad favorita de la mayoría de la gente. Uno de mis antiguos colegas me preguntó hace poco sobre el objetivo de mi revista. Daba por sentado que que cualquier escrito sobre sexo debía ser erótico. “¿De qué hay que hablar? El sexo es el sexo, ¿por qué tanto interés en hablar de ello?’ Me parece que mientras se plantea esta cuestión, tenemos mucho progreso que hacer en Rusia”.

La principal diferencia está en cómo se trata la educación sexual. Actualmente, en las escuelas de Rusia hay poca o ninguna educación sexual. Esta ausencia es lo que lleva a la gente a pensar que hablar de sexol es inmaduro, así como a convertir una charla sexual potencialmente saludable en un chisme.

Estas son las principales películas eróticas de Rusia.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies