Retro soviético: objetos hechos en la URSS que todavía son comunes en Rusia

Vladímir Smirnov/TASS
Cuando cayó la URSS muchos de los bienes de consumo de aquella época desaparecieron. Aunque hubo otros que eran tan populares que siguen produciéndose y utilizándose todavía hoy

Podstakánnik (Agarre para la taza de té)

Esta manera de servir el té en los trenes de larga distancia suele fascinar al viajero extranjero. La azafata del tren da el té en un vaso de cristal sostenido por una copa metálica que se llama “podstakánnik”, en ruso.

Este objeto previene tanto que el vaso de cristal se rompa como que la persona que bebe se queme las manos. El primer agarre de este tipo apareció antes de 1917, pero sobre todo se popularizó en la época soviética ya que se utilizó por el Gobierno como propaganda.

Expertos artesanos grabaron gran variedad de temas en estos objetos y había ediciones especiales dedicadas al cumpleaños de Lenin, a las ciudades soviéticas o a los congresos del Partido Comunista.

Hoy en día puede tener el nombre de un tren, como el famoso Flecha Roja, que une Moscú y San Petersburgo, símbolos de alguna ciudad o incluso el logotipo de alguna empresa.

Los chocolates “Mishka na sévere”

En 1939 la Fábrica de Dulces Krúpskaia, en Leningrado, comenzó a producir unos dulces de chocolate rellenos de nuez, llamados “Mishka na sévere” (Osito en el norte). Durante el sitio de Leningrado la fábrica sustituyó la mayoría de los ingredientes pero no paró la producción.

La imagen del oso blanco del envoltorio la diseñó la artista Tatiana Lukiánova y se utilizó hasta 2010. Entonces se creó una nueva imagen pero esta no gustó a muchos rusos. Actualmente es posible encontrar tanto los envoltorios antiguos como los nuevos.

Perfume Krásnaia Moskvá

Según la leyenda se creó para la emperatriz María Fiódorovna, madre de Nicolás II. En la época soviética se convirtió en un perfume muy codiciado.

“Elegancia” era la palabra que utilizaban las mujeres para describir esta fuerte fragancia floral. Todavía hay gente que dice que es espléndido y actualmente es asequible para cualquiera. Hoy en día el perfume suele costar de media unos 500 rublos (alrededor de 7 euros).

Muchas jóvenes creen que tiene un aroma demasiado antiguo y marcado, pero algunas lo compran, bien por nostalgia o para uso habitual.

Rompehielos

La URSS fue el único país del mundo que construyó una flota de rompehielos nucleares. El primero de ellos, llamado Lenin, se botó a finales de los años 50 y fue el primer buque nuclear de uso civil del mundo. El Lenin se diseñó para las exploraciones al Ártico y navegó más de 82.000 millas náuticas durante sus 30 años de servicio.

Otros famosos rompehielos fueron el URSS, Rusia, Siberia, Yamal y 50 Años de la Victoria. El último ha sido durante largo tiempo el mayor del mundo y todavía navega por el Ártico. La principal tarea de este buque consiste en guiar los convoyes comerciales, aunque varias veces al año también guía a cruceros. Los viajeros en estos barcos tienen acceso a restaurante, piscina, sauna e incluso una biblioteca. Aunque el precio de esta aventura no está al alcance de todo el mundo, ya que cuesta alrededor de 24.000 dólares.

La mayoría de los rompehielos soviéticos ya han acabado su ciclo de vida pero hace unos años el gobierno ruso invirtió en nuevos modelos. El rompehielos Árktika es el más grande de la actualidad y se botó en 2016 pero se espera que su entrega final sea en 2019.

Vino espumoso soviético

La idea de crear este producto era que hubiera alcohol de calidad disponible para los ciudadanos medios. Como el método tradicional para producir vino espumoso era muy largo y caro, la URSS creó sus propio método en unos barriles especiales. Acortó el periodo de fermentación y redujo costes. La bebida se hizo rápidamente popular y es un fijo en las celebraciones de Año Nuevo, bodas y otras ocasiones especiales.

A pesar del colapso de la URSS, el vino espumoso local sigue manteniendo su atractivo en Rusia y actualmente se exporta. El nombre oficial es Sovétskoie Shampánskoie (Champán soviético), mientras que la versión para la exportación se llama vino espumoso soviético.

Bolsa de rejilla

La palabra rusa para referirse a la bolsa de rejilla, “avoska”, significa literalmente “bolsa-quizás”. La palabra “avos” expresa que hay delgada esperanza por tener suerte. En la URSS, que tenían un déficit de muchos bienes, el nombre tenía cobraba sentido. La bolsa parece una red y lo que hay dentro es visible a los demás. Eso no importaba mucho a la gente de la URSS, que estaba acostumbrada a la falta de privacidad. 

Cuando en los años 90 las bolsas de plástico se hicieron accesibles, la “avoska” perdió popularidad pero todavía se puede ver de vez en cuando en las calles. Es ecológica y, en este sentido, podría decirse que se adelantó a su época.

Si quieres conocer otros objetos cotidianos de la URSS, haz click aquí.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Lee más
Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies