Los 5 jardines de infancia más raros de Rusia (advertencia: son realmente extraños)

¿Disneylandia, un teatro o un castillo? Estas guarderías privadas atraen tanto a niños como a adultos.

En la actualidad hay gran cantidad de establecimientos a los que los padres pueden enviar a sus hijos. Durante la época soviética no había más que jardines de infancia estatales y gratuitos. Hoy hay muchos jardines de infancia que cobran una cuota y tratan de atraer a los padres con todos los medios posibles. Aquí presentamos algunas de las propuestas más inusuales.

1. Disneylandia rusa, región de Moscú

Sovjoz de Lenin, 20A

zamokdetstva.ru

“Mágico”, así es como los padres llaman a este jardín de infancia. Es fácil verlo desde lejos. Está situado en un luminoso castillo de cuento de hadas y tiene un gran parque infantil. El diseño se inspira en el castillo de Neuschwanstein en los Alpes, que perteneció al rey Luis II de Baviera. Cuenta con un “huerto feliz”, donde los niños cultivan hierbas y verduras de forma autónoma, así como “laboratorios de viento y agua” en los que observan las veletas y aprenden a distinguir los colores.

No solo el exterior del jardín de infancia es inusual, sino también el sistema educativo. Las clases se imparten en un ambiente natural y relajado y se basan en los principios del método Orff, que combina palabra, música y movimiento.

2. Jardín de infancia transformador, Moscú

Calle Bolshaia Cheriómushkinskaia, 36A 

Es uno de los jardines de infancia más modernos de Rusia. Su interior se asemeja a un escenario o a una sala de conciertos. Con una varita mágica y la ayuda de transformadores de pared, los interiores pasan de ser una sala de juegos a un comedor, luego a un dormitorio y más tarde, un salón de baile. Según los educadores, los tabiques se cierran muy fácilmente, son muy fuertes y están insonorizados.

El orgullo y la alegría de este centro son el amplio patio de recreo de una hectárea, las pizarras interactivas y las mesas de juego. También cuenta con un “laboratorio infantil” con equipos de juguete para realizar experimentos. Alternativamente, los niños también asisten al jardín de infancia, lo que crea un ambiente libre de barreras con elevadores e indicadores táctiles especialmente para ellos.

3. Jardín de infancia teatral Magnolia, Moscú

Calle la 7ª Kozhujóvskaia, 18A

Esta guardería se hizo popular gracias a los espectáculos de los pequeños alumnos de su escuela de teatro. Incluso los niños más pequeños participan en las producciones y es que no hay límites de edad. Además de actuar, los niños estudian pintura, euritmia, ciencias naturales, yoga y taekwondo. A estos estudios complementarios asisten niños de toda la región. Después de varios meses de estudiar el desarrollo del habla, los niños componen sus propios cuentos. Su lugar favorito para jugar es un edificio de dos pisos con muebles y electrodomésticos.

4. Jardín de infancia del Hermitage, San Petersburgo

Malecón del río Fontanka, 24

dou110hermitage.my1.ru

Este lugar ayuda a los niños a sumergirse en épocas pasadas. Los alumnos asisten constantemente a clases en el Museo del Hermitage. Los niños de entre tres y cinco años se sumergen en la cultura rusa y eslava a través de cuentos de hadas, juegos, canciones, pintura y arquitectura. A la edad de cinco años los niños comienzan a familiarizarse con el arte europeo. El estudio de cada cultura termina con una celebración: los alumnos se visten como los antiguos griegos o damas y caballeros del siglo XIX, bailan el sirtaki o la mazurca. Según el director, una vez durante un baile dos chicos invitaron a la misma chica a bailar, ya que a ambos les gustaba mucho. Uno de los chicos dijo: “¡Si no me concedes el baile, te retaré a un duelo!”.

5. Jardín de infancia arquitectónico, Moscú

Callejón Mali Poluyaroslavski, 4

Este jardín de infancia es un raro ejemplo de cómo un famoso estudio de arquitectura participó en la construcción de una institución de enseñanza. El brillante objeto, similar a un barco, con un complejo sistema de techos de diferentes alturas, fue creado por el Estudio de Andréi Asádov. Todo es inusual, desde las formas binarias y los parques infantiles en forma de ciudad de juguete hasta los marcos de las ventanas: cada uno es una imagen colectiva de los marcos de las ventanas de una de las regiones de Rusia. Los arquitectos diseñaron la fachada como un elemento educativo para que los niños aprendieran la historia y la geografía local.

¿Por qué la educación soviética fue una de las mejores del mundo? 

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies