3 años de embargo alimentario, ¿quién gana y quién pierde con esta medida?

Gracias a las sanciones y al programa de subsidios estatales para la agricultura las inversiones en el negocio de los invernaderos se han hecho más popular.

Gracias a las sanciones y al programa de subsidios estatales para la agricultura las inversiones en el negocio de los invernaderos se han hecho más popular.

Reuters
Hace tres años Rusia impuso un embargo en la importación de productos provenientes de la UE, EE UU, Australia y otros países como repuesta a las sanciones. Se prohibieron los suministros de carne de ternera, de cerdo, de ave, pescado, queso, leche, frutas y verduras. ¿Cuáles han sido las ganancias y pérdidas de esta medida hasta este momento?

Altos precios

La prohibición disparó al alza el precio de la comida, que provocó el aumento de la infación. Aunque la principal causa para la inflación fue la caída del rublo en diciembre de 2014. Aunque el precio de los productos domésticos también se ha incrementado, tal y como demuestra el cálculo de la BBC en su sección rusa.

Según los periodistas el precio de una bolsa de la compra de un consumidor prototípico de Moscú ha aumentado en un 69%, en comparación con los precios de agosto de 2014. Fuente: Vladímir Astapkóvich/RIA NovostiSegún los periodistas el precio de una bolsa de la compra de un consumidor prototípico de Moscú ha aumentado en un 69%, en comparación con los precios de agosto de 2014. Fuente: Vladímir Astapkóvich/RIA Novosti

Según los periodistas el precio de una bolsa de la compra de un consumidor prototípico de Moscú ha aumentado en un 69%, en comparación con los precios de agosto de 2014. Aunque el Ministerio de Desarrollo Económico rebaja esta cifra hasta un 32% en el mismo periodo. 

“El efecto negativo del embargo es que hay una reducción del volumen de negocio en la economía rusa y a medida que el gasto en comida aumenta, el gasto en otros tipos de bienes y servicios se ha reducido drásticamente”, explica Daniil Kírikov, de la agencia Kírikov Group.

Opciones limitadas

El embargo limitó las opciones de productos en el mercado doméstico. Las frutas y verduras europeas se reemplazaron por productos procedentes de Turquía, Egipto, Marruecos y varios países de Oriente Medio. La comida europea de alta calidad, como el parmesano, el jamón y numerosos tipos de quesos se reemplazaron por productos similares hechos en Rusia o Bielorrusia, aunque la cuestión de la calidad de esos productos es otro tema.

La comida europea de alta calidad, como el parmesano, el jamón y numerosos tipos de quesos se reemplazaron por productos similares hechos en Rusia o Bielorrusia. Fuente: Getty ImagesLa comida europea de alta calidad, como el parmesano, el jamón y numerosos tipos de quesos se reemplazaron por productos similares hechos en Rusia o Bielorrusia. Fuente: Getty Images

“En estos momentos se puede afirmar que el embargo alimentario ha contribuido a aumentar la popularidad de los productos rusos, pero la caída de los ingresos de la población ha ralentizado ese proceso”, explica Artiom Déiev, analista de Amarkets.

Renacimiento de las pequeñas granjas

El gobierno ruso ha utilizado el embargo como una medida proteccionista para los productores nacionales, que ha provocado un gran aumento del negocio de las pequeñas granjas en Rusia junto con un programa de créditos baratos de hasta 250.000 dólares para los que comenzaran su negocio en 2012. Según Rosseljózbank, que coopera con el Ministerio de Agricultura, en 2016 se entregaron más de 9.200 créditos por un total de 191.500 millones de rublos (unos 3.170 millones de dólares), lo que supone un aumento respecto a los 183.700 millones de rublos de 2015, afirman en el servicio de prensa del banco.

El gobierno ruso ha utilizado el embargo como una medida proteccionista para los productores nacionales. Fuente: Vitali Timkiv/TASSEl gobierno ruso ha utilizado el embargo como una medida proteccionista para los productores nacionales. Fuente: Vitali Timkiv/TASS

“Ahora resulta necesario que pase un tiempo para que los productores agrícolas comiencen a pagar los créditos que tomaron, tengan beneficios y produzcan más, sin poner en riesgo el volumen de mercado que había conseguido. El tiempo del embargo debería ser limitado, basado en la política de precios, los datos financieros y la situación económica”, dice Piotr Pushkariov, analista jefe de TeleTrade Group.

Crecimiento del negocio invernadero

Gracias a las sanciones y al programa de subsidios estatales para la agricultura las inversiones en el negocio de los invernaderos se han hecho más popular entre los principales empresarios rusos, las empresas de agricultura y hasta de la élite política.

Según el Ministerio de Agricutlrua en julio de este año la producción de tomates y pepinos se ha incrementado en un 19,8% respesto al año anterior. Fuente: Donat Sorokin/TASSSegún el Ministerio de Agricutlrua en julio de este año la producción de tomates y pepinos se ha incrementado en un 19,8% respesto al año anterior. Fuente: Donat Sorokin/TASS

El hijo de Román Abramóvich (con una fortuna de 7.600 millones de dólares), Arkadi, decidió dedicarse a plantar tomates y pepinos en la región de Bélgorod, en la frontera con Ucrania. A finales de 2015 fundó una compañía llamada Greenhouse, especializada en verduras. El hijo del fiscal general, Yuri Chaika, también ha tomado la decisión de invertir en el sector de agricultura. En marzo de 2016 creó Agro-Region, una compañía de producción de verduras.

Según el Ministerio de Agricutlrua en julio de este año la producción de tomates y pepinos se ha incrementado en un 19,8% respesto al año anterior, hasta alcanzar las 570 toneladas.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.