Las sanciones afectan al comercio entre España y Rusia

España en la feria alimentaria Prodexpo-2017, Moscú.

España en la feria alimentaria Prodexpo-2017, Moscú.

Daria Ksenofóntova
El intercambio comercial entre España y Rusia disminuyó notablemente debido a las sanciones impuestas por la UE y EE UU a Rusia y el posterior embargo ruso a los productos europeos. Sin embargo, las dificultades no frenan el desarrollo de la relación. Es más, ambos países descubren nuevas formas de cooperación. Es posible que España empiece a reexportar el gas ruso a América Latina.

A lo largo del último año el intercambio comercial entre España y Rusia ha caído notablemente. En 2011 el intercambio superó 10.000 millones de dólares, mientras que en 2014 disminuyó hasta los 8.900 millones y siguió bajando. En el tercer trimestre de 2016 (todavía no disponemos de los datos más recientes) el intercambio comercial cayó hasta los 1.300 millones de dólares lo que supuso una reducción de un 18,79% comparando con el mismo período del año pasado.

El balance es positivo para Rusia, es decir, las compañías rusas exportan más de lo que compran en España.

“Rusia no fue y no es el principal socio comercial de España, igual que España no lo es para Rusia”, comenta el jefe del departamento de la política comercial de la Universidad Rusa de Economía Plejánov, Guennadi Ivanov. Sin embargo, según el experto, en los últimos 10-15 años el desarrollo de las relaciones comerciales entre España y Rusia fue positivo. “Los productos agrícolas españoles, igual que los servicios del sector turístico español siempre estuvieron muy demandados en Rusia. Por su parte, Rusia ofrecía combustible y materias primas al mercado español”, subraya Ivanov.

Influencia de las sanciones

Las exportaciones rusas a España en el tercer trimestre de 2016 constituyeron 676,5 millones de dólares, y las importaciones se estiman en 623,6 millones de dólares. Esto quiere decir que las exportaciones rusas han disminuido tan solo un 3,07%, mientras las importaciones cayeron un 30,94%. Los consumidores rusos empezaron a comprar menos productos españoles, mientras que los españoles siguen comprando en Rusia igual que antes.

España sigue siendo líder en el suministro de aceite de oliva a Rusia. Fuente: Daria KsenofóntovaEspaña sigue siendo líder en el suministro de aceite de oliva a Rusia. Fuente: Daria Ksenofóntova

Destaca que la cuota de España en el volumen del comercio exterior ruso bajó de un 1,26% hasta un 1,07%. Lo que más venden los productores rusos son combustible, petróleo y productos derivados del petróleo (el crecimiento de estos últimos se estima en 37,27 millones de dólares). Por su parte, más de un 54% del total de las exportaciones españolas a Rusia está representado por maquinaria, equipamiento y el transporte, un 31% son productos químicos. Los productos alimenticios ocupan el tercer lugar y corresponden a un 17% de las exportaciones.

Antes del embargo impuesto por Rusia a los productos agrarios europeos, Rusia era uno de los mercados más importantes fuera de la UE. Así lo afirmó la representante comercial de Rusia en España, Galina Kúrochkina, en una entrevista a RIA en diciembre del año pasado. Según la experta, aunque los empresarios españoles encontraron nuevos mercados para los productos agrícolas, no tienen la intención de cerrar su colaboración con Rusia y empiezan a producir en el suelo ruso. Según la representante comercial, los números del 2016 muestran el intercambio comercial podría dejar de caer.

Guennadi Ivanov cree que la caída que se observa en el intercambio comercial es un efecto de la política de sanciones adoptada por la UE y la respuesta rusa a estas sanciones.

“Era inevitable que las sanciones impuestas a Rusia por la UE y EE UU y las 'antisanciones' rusas afectasen negativamente a las relaciones comerciales entre ambos países”, comenta el decano de la facultad de ciencias económicas y sociales de la Academia presidencial rusa de la Economía Nacional y las Administraciones Públicas, Alexánder Chichin. Según él, el suministro de los productos españoles a Rusia cayó de 581 millones de euros en 2014 hasta 338 millones de euros.

“Esta cantidad corresponde principalmente al aceite de oliva y el vino que no están sancionados. Las exportaciones de otros productos, por ejemplo, la maquinaria, los materiales de construcción y los muebles, van cayendo año tras años debido a su alto coste y los gastos del transporte”, señala Chichin. En su opinión, el coste de las sanciones es demasiado alto para las pequeñas y medianas  empresas españolas cuyos productos constituyen un 70% del total de las exportaciones españolas a Rusia.

Futuro crecimiento

A pesar de la caída del intercambio comercial, España conservó el 20º puesto en la lista de los principales socios comerciales de Rusia. Es más, en las exportaciones de algunos productos en concreto España ocupó los primeros puestos. Por ejemplo, es líder en el suministro de vagones, remolcadores, aceite de oliva, verduras en conserva y mermelada de fruta. Alexander Chichin cree que el potencial del crecimiento del intercambio comercial entre España y Rusia está vinculado con el turismo.

Por otro lado, Rusia y España mantienen un balance positivo gracias a las exportaciones de los productos petroleros que constituyen un 50% del total de las exportaciones rusas. En el futuro no se descarta la posibilidad de que España reexporte gas ruso.

Las primeras negociaciones entre la compañía privada rusa Novatek y la española Gas Natural Fenosa tuvieron lugar en 2013, cuando las partes firmaron el acuerdo de la compra de 3,2 bcm anuales de gas natural ruso, equivalentes al 10% del consumo anual del mercado español. Es más, las autoridades rusas están dispuestas a aumentar la cuota del suministro del gas hasta 4,8 bcm, que permite cubrir un 15% de las necesidades de España. Aparte de esto, “España puede convertirse en el hub europeo para el suministro del gas ruso a los países de Latinoamérica”, afirmó el ministro de energía ruso, Alexander Nóvak.