España capea el temporal en su peor año en el mercado alimentario de Rusia

España capea el temporal de la grave recesión rusa y el embargo ruso a los productos europeos con la presencia de una veintena de empresas en la feria agroalimentaria Prodexpo de Moscú.

"Hemos pasado de una participación de casi cien empresas en los años buenos a tener hoy aquí a 22 empresas. Exponemos lo que nos deja la situación económica actual y las sanciones que Rusia adoptó" contra Occidente, lamentó en declaraciones a Efe David Feijoo, representante de la Oficina Comercial de España en Moscú.

Las sanciones rusas, explicó Feijoo, "han dejado fuera de este mercado la mitad de toda la exportación española: los frescos, las carnes y los lácteos ya no se pueden vender en Rusia".

Aceites de oliva, aceitunas y vino acaparan la presencia española en la Prodexpo, la feria más importante en su ámbito en Rusia y Europa del Este.

"España es líder en Rusia en aceites de oliva y aceitunas, y en vino sólo estamos por detrás de Italia", apuntó Feijoo.

Al embargo ruso, adoptado en respuesta a las sanciones de la Unión Europea por el papel de Moscú en la crisis de Ucrania, se ha sumado una recesión en Rusia que dura ya año y medio, agravada por la fuerte depreciación del rublo, que ha perdido más de la mitad de su valor.

Algunos sectores muy concretos, como el de los vinos de gran categoría que ya eran muy caros para la mayoría de los rusos, han sufrido menos los efectos de la depreciación del rublo.

"La gente que puede comprar grandes vinos no se ha visto muy afectada" por la crisis que vive Rusia, reconoció a Efe José María de Castañeda, director de exportaciones del grupo bodeguero Familia Martínez Bujanda.

Aunque la franja de vinos medios ha sido la más perjudicada, compañías como este grupo bodeguero han visto la oportunidad para introducir en el mercado ruso "buenos vinos económicos, excelentes desde el punto de vista de la calidad que permitirán que la gente que peor lo pasa también pueda disfrutar" del producto español.

Familia Martínez Bujanda, de hecho, ha crecido el año pasado en Rusia, mientras que la mayoría de sus competidores han visto cómo caía su cuota de mercado.

"Nosotros tenemos que ir con la calidad por delante. Tenemos que hacer ver al cliente que la relación calidad-precio español es superior a la de otros competidores", apunta De Castañeda a la receta del éxito de la empresa que representa.

Otro ejemplo de éxito en Rusia es el de Productos Churruca, empresa familiar valenciana que vende en este país su legendario maíz tostado.

El presidente de la compañía, Luis López, viajó a Moscú para participar él mismo en la promoción de su producto estrella, aunque la venta del maíz tostado ha crecido de forma constante desde que Productos Churruca desembarcó en Rusia en 1992, apenas un año después de la desintegración de la Unión Soviética.

Alrededor de 2.000 compañías de 64 países de todo el mundo participan en Prodexpo 2016, la feria agroalimentaria más importante de Rusia y toda Europa del Este, desplegada sobre una superficie de 10.000 metros cuadrados.

Lea más

¿Quién gana y quién pierde con el embargo de alimentos ruso? >>>


 

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.