Oportunidades de negocio en Rusia en tiempos de crisis

8 de agosto de 2017 Ksenia Zubachiova
Cada momento de crisis es una nueva oportunidad, y Rusia no es una excepción, sobre todo para un inversor extranjero. Las sanciones y las tensas relaciones con Occidente son factores que pueden convertirse en algo favorable a la hora de hacer negocios.
Pockets in Russia
Fuente: Vitali Timkiv/RIA Novosti

Desde hace tiempo ha quedado claro que la economía de cualquier país no puede existir de manera autónoma. Las asociaciones y los lazos de inversión entre estados y continentes suponen la base para las alianzas comerciales internacionales.

En un escenario de sanciones y de bajón económico los inversores se han vuelto más cautos a la hora de invertir en Rusia, pero donde hay una crisis siempre hay nuevas oportunidades. RBTH echa un vistazo a los negocios con un alto potencial para hacer beneficios.

¿Qué sectores hay que tener en cuenta?

Según Anastasia Névskaia, investigadora en el Instituto de Economía Mundial y Relaciones Internacionales de la Academia Rusa de las Ciencias, hay dos sectores que los inversores internacionales deberían tener en cuenta.

El primero es la agricultura. Debido a las sanciones y al esfuerzo por sustituir las importaciones este sector está experimentando un gran crecimiento. La producción doméstica, las ventas de equipamiento y los negocios vinculados están creciendo mucho y los empresarios extranjeros cuentan con todas las oportunidades para unirse a la producción en Rusia.

El segundo sector son las tecnologías de la información. El conocimiento en mateméticas y programación de Rusia está muy valorado internacionalmente y debido a que la inteligencia artificial puede convertirse en una ventaja competitiva para las compañías internacionales, la cooperación con especialistas rusos promete beneficios potenciales. Son entre tres y cinco veces más baratos que sus homólogos estadounidenses, y no son menos competitivos.

Son capaces de iniciar proyectos tanto para tareas específicas como para tecnologías start-up. A largo plazo una mezcla de ambas puede ser beneficiosa. Mientras cada vez hay más países que repiensan su acercamiento a la producción alimentaria el uso de tecnologías avanzadas es una manera racional de resolver el problema de la producción insostenible, cree Kendrick White, fundador y director general de la consultora Marchmont Capital Partners, centrada en Rusia.

Factores positivos

Entrar en el mercado ruso es difícil y que un negocio o inversión tenga éxito depende de la localización, de la inversión inicial y del área de interés. “Hay muchos nichos vacíos en el mercado, desde la producción de alta tecnología hasta la venta de comida en la calle o la venta al por menor”, explica Artiom Déiev, analista de la consultora AMarkets con base en Moscú.

Por ejemplo, las exportaciones en el comercio electrónico en Rusia están creciendo mucho. Según el distribuidor  Shiptor.com los productos rusos se están volviendo más populares entre los consumidores occidentales. Se estima que el valor de los productos exportados desde Rusia a través de las plataformas online crecerá desde los 2.000 millones en 2016 a los 4.000 millones en 2020.

La ropa, el calzado, los accesorios y los productos electrónicos de pequeñas y medianas empresas rusas que han surgido de la nada, sin ayuda de capital extranjero, han llamado rápidamente la atención de los consumidores extranjeros debido a su alta calidad y sus bajos precios. Los inversiones pueden obtener beneficios ayudando a estas empresas, considera Andréi Liamin, director de desarrollo de Shiptor.com.

Por su parte, debido a las pocas opciones de que las sanciones se levanten dentro de poco, las oportunidades se concentran en las esferas que tienen un potencial de sustitución de las importaciones, cree Dmitri Elkim, socio en  Twelve Seas Capital, un fondo dedicado a las transacciones en la antigua URSS. La producción automovilística, la ingeniería civil y aeronáutica, la madera, la producción de maquinaria para la agricultura, etc, son áreas que tendrán un aumento de la producción nacional. Se espera que en estos sectores haya una gran caída de la importación para el año 2020.

“La caída del valor del trabajo en Rusia ha hecho que sea más beneficioso involucrarse en negocios que requieren gran cantidad de mano de obra”, añade Déiev. En ese sentido, comenzar una producción textil o  un negocio de tecnología, incluso una empresa de agricultura parecen buenas opciones.

Hacer uso de las redes globales

A medida que el mundo se dirige hacia una “economía-gig”, basada  en el salario que se percibe por la realización de trabajos de duración determinada, hay que considerar los lazos que se establecen con profesionales similares en diferentes países.

Debido a que hacer contacto y encontrar socios potenciales no implica costes de antemano una buena manera de relanzar el negocio consiste en añadirle alta tecnología procedente de Rusia o cualquier tipo de especialización.

“Olvídense de la política, que es una pérdida de tiempo. Busca conexiones de una red de trabajo”, recomienda White, que tiene más de 20 años de experiencia de negocios en Rusia.

+
Síguenos en nuestra página de Facebook