Las amenazas para la economía rusa, según Vladímir Putin

18 de mayo de 2017 Kira Kalínina, RBTH
La última estrategia en seguridad económica se creó hace 20 años. El presidente Putin ha tomado la decisión de renovarla hasta el 2030. El decreto se publicó el pasado 15 de mayo.
Russian President Vladimir Putin
El presidente ruso Vladímir Putin. Fuente: Ramil Sitdikov/RIA Novosti

El nuevo documento enumera las principales amenazas para Rusia: medias discriminatorias contra algunos sectores claves de la economía, acceso limitado a los recursos financieros internacionales y a la tecnología, la posibilidad de conflictos en zonas de interés económico para Rusia y cerca de sus fronteras, así como un aumento de la inestabilidad en los mercados financieros y de bienes.

Además, en el informe se incluyen las medidas de respuesta en caso de que haya sanciones. El texto básicamente asume que la exportación de gas y petróleo, que han sido la base de la economía rusa en los últimos 15 años, se han agotado a sí misma. La caída del precio del crudo se refleja en varios puntos. Entre las amenazas también se encuentra el cambio en las estructuras mundiales de la demanda de fuentes de energía y el agotamiento de los sectores basados en el crudo como materia prima.

Según los autores, los mayores objetivos para el desarrollo consisten en la mejora del clima de inversión, la limitación del offshore en la economía y el incremento del atractivo de los negocios rusos.

El presidente ha solicitado al gobierno que cree las medidas necesarias en los próximos tres meses para implementar la estrategia. Además, los ministerios deben evaluar la situación de la seguridad económica, monitorear la situación e informar al presidente sobre ello anualmente. La estrategia se revisará cada seis años, informa RIA Novosti.

¿Qué tiene que ver la seguridad?

Normalmente las estrategias económicas se centran en el crecimiento y el desarrollo. Se trata de la primera vez en que se pone el foco en la seguridad de la economía. “La última vez que se adoptó una estrategia de seguridad económica fue en 1996, cuando era necesario indicar los nuevos retos a los que se enfrentaba la economía rusa”, explica Pável Sígal, vicepresidente de Opori Rossii, una organización de pequeñas y medianas empresas.

Según explica, la seguridad económica no significa directamente crecimiento económico, aunque está relacionada con él. “La estrategia del presidente señala una dirección de trabajo, mientras que es el gobierno quien tiene que crear un plan preciso para contrarrestar las amenazas que se indican”, añade Sígal. Ahora todo dependerá de las medidas concretas que desarrollen los ministerios así como de su implementación.

El hecho de que surja una estrategia de seguridad económica demuestra que la economía rusa se enfrenta a las mismas amenazas que hay a nivel global. “Actualmente hay varias crisis en la economía internacional y a nivel geopolítico. Surgen 'cisnes negros' como el Brexit. Mientras tanto, el progreso tecnológico fortalece inevitablemente la globalización a nivel económico”, señala Stanislav Nóvikov, de BCS Ultima. Por una parte surgen nuevas posibilidades de mercado e inversión, pero al mismo tiempo hay nuevos riesgos y amenazas.

+
Síguenos en nuestra página de Facebook