Estos son los 5 iconos milagrosos venerados por los rusos

Vladímir Astapkóvich/Sputnik
El cristianismo ortodoxo es la confesión más influyente de Rusia y cuenta con gran cantidad de objetos venerados, sobre todo, iconos. Son bellos, espirituales y muchos creen que son milagrosos y han protegido al país del enemigo.

1. Virgen de Vladímir

Creyentes ante el icono de la Virgen de Vladímir en la iglesia de San Nicolás de Tolmachí.

Se trata de uno de los mejores ejemplos de iconografía bizantina. Este icono fue enviado como regalo a la Rus a principios del siglo XII. El patriarca de Constantinopla se lo entregó a un príncipe ruso; posteriormente, debido a las guerras y conflictos cambió de dueño en varias ocasiones, hasta finalmente encontrar un hogar en la ciudad de Vladímir.

En 1395, el príncipe Vasili de Moscú llevó el icono a su ciudad en busca de ayuda divina. Ese año Tamerlán, un poderoso y despiadado conquistador procedente de Asia Central, puso su mirada en Moscú. Su ejército habría derrotado a los rusos y quemado la ciudad, pero los moscovitas se pusieron a rezar a la Virgen de Vladímir. Tamerlán cambió de opinión y decidió no lanzar su invasión. Los creyentes atribuyeron este cambio a la intervención de la Virgen María.

Este patrón se repitió dos veces más, en 1451 y 1480. Moscú estaba a punto de ser invadido, derrotado y quemado por los mongoles, sin embargo, al final no lucharon contra los rusos. Por esto hay quienes creen que el icono es milagroso.

Dónde se encuentra actualmente: en la iglesia de San Nicolás, cerca de la Galería Estatal Tretiakov, Moscú.

2. Nuestra Señora de Kazán

Procesión en honor a la aparición del icono de Nuestra Señora en Kazán.

Sí, los rusos aman a la Virgen María, así que aquí tenemos otro icono bizantino dedicado a ella. Se perdió en el siglo XV y fue misteriosamente encontrado 140 años después, en 1579, tras un gran incendio en Kazán. Según la leyenda, a una niña llamada Matrona se le apareció Nuestra Señora de Kazán en un sueño y le pidió que buscara su imagen entre las cenizas. La niña le hizo caso y, posteriormente, se hizo monja en el monasterio en el que se guardaba el icono.

Al igual que el icono de Vladímir, Nuestra Señora de Kazán se trasladó más tarde a la capital. En 1612, el ejército ruso lo llevó como estandarte sagrado durante su batalla contra los polacos que ocuparon Moscú. Los rusos obtuvieron la victoria y, desde entonces, Nuestra Señora de Kazán es también conocida como la Santa Protectora de Rusia.

En 1904 ocurrió algo inesperado: alguien robó el icono del monasterio de Kazán. Desde entonces el destino de uno de los símbolos más venerados de Rusia no está claro. Sin embargo, hay una excelente copia del icono original, que recorrió el mundo y que fue devuelto a los ortodoxos por el papa Juan Pablo II.

Dónde se encuentra actualmente: en el monasterio Bogoróditski de Kazán (copia).

3. La Trinidad, de Andréi Rubliov

Joven fotografía el icono de la Santísima Trinidad de Andréi Rubliov (1425-1427) en la Galería Tretiakov.

Este es el primer (y único) icono de esta lista que no está dedicado a la Virgen y uno de los pocos que se sabe a ciencia cierta que ha sido creado por Andréi Rubliov, el gran pintor ruso de iconos que vivió en el siglo XV. No hay leyendas ni rumores en torno a este icono, que no se considera milagroso. Sin embargo, es una de las obras de arte más bellas y uno de los símbolos de Rusia.

La Trinidad, también llamada La Hospitalidad de Abraham, representa a tres ángeles que, según la Biblia, llegaron a la casa del patriarca Abraham, y simbolizan “un Dios que es uno y trino”: Padre, Hijo (Jesucristo) y Espíritu Santo. El icono es asombrosamente armónico y transmite calma. “Brilla con la luz más alta y sobrenatural que sólo podemos ver en las obras de los genios”, dijo el pintor ruso Ígor Grabar sobre La Trinidad.

Dónde se encuentra actualmente: en la Galería Tretiakov, Moscú.

4. Madre de Dios de Smolensk

Tal y como hemos dicho, los rusos cuentan con gran cantidad de iconos milagrosos de la Virgen María. Este, que se rumorea que fue pintado por San Lucas Evangelista, fue entregado al príncipe Vsévolod por el emperador bizantino en 1046, cuando Vsévolod se casó con su hija, convirtiendo así a la Rus de Kiev en un poderoso aliado de la Iglesia ortodoxa.

Conservado en la ciudad de Smolensk (400 km al oeste de Moscú), se creía que este icono protegía las tierras rusas de los enemigos occidentales. Por eso, en 1812, cuando Napoleón invadió Rusia, el ejército llevó el icono a Moscú y toda la ciudad rezó por la salvación.

El icono original, sin embargo, no sobrevivió a otra invasión procedente de Occidente: durante la Segunda Guerra Mundial, cuando la Alemania nazi ocupó Smolensk entre 1941-1943, el icono desapareció. Ahora la ciudad sólo posee una copia exquisita.

Dónde se encuentra actualmente: en la catedral de la Asunción, Smolensk (copia).

5. Nuestra Señora del Don

Otra de las muchas “damas” de Rusia, se cree que fue pintada por Teófanes el Griego, maestro de Andréi Rubliov y otro gran pintor de iconos. La leyenda dice que los cosacos entregaron este icono al príncipe Dmitri de Moscú un día antes de derrotar a los mongoles en la gloriosa batalla de Kulikovo. Aunque lo más probable es que sea falso, Nuestra Señora del Don tiene fama de ser protectora de Rusia, al igual que otros en esta lista.

Dónde se encuentra actualmente: en la Galería Tretiakov, Moscú.

Estos son los 5 santos más venerados de Rusia.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies