Kulikovo: la batalla que forjó a Rusia como nación

La batalla de Kulikovo fue “una señal del triunfo de Europa sobre Asia”.

La batalla de Kulikovo fue “una señal del triunfo de Europa sobre Asia”.

Global Look Press
Se trata de una batalla clave en la unificación del país. RBTH ofrece el primer episodio de una serie sobre las grandes batallas de la historia de Rusia y sus significado histórico.

“Los rusos fueron a Kulikovo como ciudadanos de diferentes principados y volvieron como una nación unida”, escribió el historiador Lev Gumiliov.

En 1380 rusos de diferentes territorios, comandados por el príncipe Dmitri de Moscú derrotaron a las tropas de kan Mamái. Se tratada de un poderoso comandantes y un aspirante al trono de la Horda de Oro, un gigantesco estado creado por los mongoles en el siglo XIII. Durante 150 años los mongoles habían reinado sobre los principados rusos, que tenían que pagar tributos y una soberanía limitada.

La brutal invasión mongola del siglo XIII devastó los territorios de Rusia. Sin embargo, tal y como señala el historiador Vasili Kliuchevski, para 1380 la memoria del terror se había desvanecido. Dos generaciones habían crecido sin experimentar el miedo de  una posible invasión.

'Triunfo sobre Asia'

Tal y como ocurre con numerosos eventos de un pasado remoto hay pocas certezas sobre la batalla de Kulikovo. Los historiadores siguen debatiendo lo que ocurrió y su importancia. La opinión dominante afirma que en Kulikovo los rusos lucharon contra los invasores mongoles por primera vez en 150 años y que marcó el inicio de un proceso de liberación nacional.

El historiador Serguéi Soloviev cree que fue todavía más importante que eso. Afirma que fue “una señal del triunfo de Europa sobre Asia” y la compara a la épica batalla de los Campos Cataláunicos, cuando una coalición romana y visigoda se impuso a los hunos comandados por Atila.

Otros creen que el príncipe Dmitri no quería enfrentarse a la autoridad que los mongoles tenían sobre los principados rusos. “Su objetivo principal no era derrocar al Yugo mongol - que es como se percibe tradicionalmente y que no se consiguió porque Rusia estuvo bajo la Horda durante cien años más”.

Príncipe Dmitri. Fuente: Yuri Kaver/Global Look PressPríncipe Dmitri. Fuente: Yuri Kaver/Global Look Press

“Quería llevar el título de Gran Príncipe de Vladímir (lo que le daba a la ciudad es estatus de ser el principado ruso más importante) a Moscú de manera permanente”, explica en historiador Antón Gorski. Antes del que reinara Dmitri era la Horda la que elegía quién era el principado de mayor importancia. Es en este contexto en el que Dmitri luchó contra Mamái, que no quería entregar este título al mandatario moscovita. La victoria de Dmitri hizo que este título se hiciera hereditario para los futuros príncipes de Moscú, lo que lo convirtió en la entidad de mayor relevancia en territorio ruso.

Cómo ganó Dmitri

El lugar exacto en el que se celebró la contienda y su desarrollo sigue siendo motivo de debate. Habitualmente se dice que Dmitri le ganó la partida a su enemigo en Kulikovo porque imposibilitó que los aliados de Mamái – el príncipe de Lituania y el jefe de Riazán – unieran sus fuerzas con los mongoles. Dmitri solo tuvo que enfrentarse contra las tropas de Mamái después de cruzar el río Don.

"Batalla de Kúlikovo", Serguéi Prisekin, 1980. Fuente: Global Look Press"Batalla de Kulikovo", Serguéi Prisekin, 1980. Fuente: Global Look Press

Le siguió una feroz batalla, con cientos de miles de soldados en cada lado. Los mongoles estaban asistidos por infantería genovesa procedente de Crimea. Mamái consiguió romper las filas rusas por la izquierda y comenzó un ataque por detrás contra el conjunto general. En el momento en el que los mongoles pensaban que estaban a punto de conseguir una victoria histórica, un regimiento de reserva (que Dmitri había colocado en la retaguardia) se abalanzó contra los mongoles por sorpresa y obligó a Mamái a retroceder asustado. El propio Dmitri había participado en la batalla con una armadura de sus hombres nobles y se hizo llamar Donskói (del Don) tras la victoria.

Moscú y el destino de Rusia

Según Gumiliov, la batalla de Kulikovo fue más que una lucha por conquistar territorio y tuvo que ver con proteger una cultura y sus tradiciones. Mamai encarnaba para el historiador ruso tanto la amenaza islámica (mongola) como católica (genoveses y lituanos).

La victoria en Kulikovo proporcionó a Rusia un fundamento para unificarse a lo largo de los siglos. Fue una batalla que cambio a Rusia. “Por este acto de valor y sacrificio propio, Moscú se levantó contra Horda y sus aliados”, escribe Gumiliov, añadiendo que la batalla cambió el modo de pensar del pueblo, que comenzó a verse a sí mismo como una entidad, como Rusia.

Un siglo después, en 1480, Iván III, un descendiente de Dmitri, considerado como el creador del estado centralizado en Rusia, acabó con la dominación mongola. Tal y como señalan las crónicas lo hizo con la batalla de Kulikovo en la memoria.