¿Por qué los rusos son (en su mayoría) cristianos ortodoxos?

Desde la Edad Media Rusia está llena de iglesias ortodoxas que, al parecer, no van a desaparecer nunca

Desde la Edad Media Rusia está llena de iglesias ortodoxas que, al parecer, no van a desaparecer nunca

Natalia Nósova
La gran mayoría de los rusos se declaran cristianos ortodoxos, leales a la religión que llegó al país eslavo hace más de mil años. Sin embargo, muchos ven su identidad cristiana como algo bastante simbólico.

Cuando un sacerdote de la iglesia ortodoxa más oriental de Rusia, situada en las Islas del Comandante en el mar de Bering (a 12.000 kilómetros al este de Moscú), comienza a celebrar su liturgia matutina a las 8 de la mañana, el día anterior ni siquiera ha terminado en la capital. Ninguna otra religión está tan extendida en Rusia; casi todas las comunidades, grandes o pequeñas, albergan su propia iglesia ortodoxa.

No es sorprendente: según las estadísticas, aproximadamente el 75% de los ciudadanos rusos se consideran cristianos ortodoxos. Pero, ¿cómo empezó todo?

La política lleva a un cambio de fe

Hasta finales del siglo X, las tribus eslavas eran predominantemente paganas, conviviendo diferentes comunidades que adoraban a diferentes dioses “locales”. Y la gente de a pie estaba absolutamente de acuerdo con esto. ¿Quieres ganar una batalla? Haz un sacrificio a Perún, dios del trueno y la guerra. ¿Quieres una buena cosecha? Reza a Mokoš, la madre de todos.

Nunca habrían tratado de cambiar su antigua fe si no hubiera sido por la influencia de las élites. La princesa Olga (920 - 969) fue la primera gobernante de Rus que fue bautizada en el cristianismo ortodoxo, en Bizancio, alrededor de 950, pero sería su nieto Vladímir (960 - 1015) el que decidió bautizar a todo el país.

Los historiadores suponen que el ambicioso Vladímir en realidad no se preocupaba mucho por Cristo: quería unir su país bajo un solo canon y una sola iglesia. Primero, trató de imponer el culto a Perún, su dios pagano favorito, pero la gente no lo aceptó. El príncipe necesitaba una mejor opción, así como algún aliado extranjero influyente.

Elegir una religión

Según el Relato de los Años Pasados, una crónica medieval rusa, Vladímir, deseoso de examinar todas las opciones posibles, invitó a sacerdotes de diferentes confesiones: un ortodoxo bizantino, un católico del Sacro Imperio Romano, un musulmán de Bulgaria del Volga y un rabino jázaro. Presumiblemente, les dijo algo como: “Bien, ahora hábladme de vuestra fe e impresionadme”.

El musulmán fracasó cuando mencionó que el islam prohíbe beber alcohol. Sorprendido, contestó Vladimir: “Beber es la alegría de todos los habitantes de Rus. No podemos existir sin ello”, e inmediatamente echó al hombre.

El rabino tampoco inspiró al príncipe, que le preguntó: “Bien, si el judaísmo es tan grande, ¿dónde está tu tierra?”. El rabino, confundido, respondió que la Tierra Santa de su pueblo estaba ocupada. “Bueno, -dijo Vladimir, - si perdiste tu propia tierra, ¿cómo puedo confiar en tu religión?”. Así que Rusia también perdió su oportunidad de convertirse al judaísmo.

Vladímir también rechazó al católico alemán, diciendo: “Vuelve de donde viniste, como nuestros padres rechazaron tu fe, nosotros también lo haremos”. Esto le dejó con el sacerdote bizantino que impresionó al príncipe. También se dice que sus enviados a Constantinopla regresaron fascinados por la belleza de las iglesias ortodoxas y el servicio divino. Así que Vladímir se convirtió a la Ortodoxia en el año 988 y decidió que su país adoptase esta confesión. Al menos, eso es lo que dice la crónica.

Bautismo de fuego

Como supone la mayoría los historiadores, el giro de Vladímir hacia el cristianismo ortodoxo se debió más a la voluntad de mejora de las conexiones de los rusos con los estados cristianos que a una cuestión sentimental: para Rus, Bizancio era un socio comercial importante. Así que compartir la misma religión sería útil para Vladímir.

El mandatario ordenó la destrucción de las estatuas de los dioses antiguos en Kiev (en aquel entonces, la capital de la Rus) e hizo que fueran arrojadas al río Vóljov. La gente lloraba sin cesar a sus ídolos, pero no había nada que pudieran hacer. En cuanto a las ciudades más remotas e independientes, Vladímir envió a sus señores de la guerra con ejércitos para bautizar estos territorios. Por ejemplo, uno de ellos, Dobrinia, tuvo que quemar muchos edificios de Nóvgorod para hacer que los ciudadanos aceptaran ser bautizados.

Fuertes tradiciones

Y así comenzó (y se mantuvo durante casi mil años) el periodo en el que el poder en Rusia colaboró con el cristianismo, promoviendo esta religión y apoyando a los sacerdotes. Sólo cuando los bolcheviques llegaron al poder en 1917 y trataron de convertir a Rusia en un Estado ateo, se prohibió la religión y el clero fue destruido (al menos, al principio). Entonces la política se volvió menos hostil, pero el orar y asistir a la iglesia fueron cosas que permanecieron mal vistas en la URSS hasta finales de la década de los 80 del pasado siglo.

Desde la caída de la URSS, la ortodoxia ha vuelto al tablero de juego y, según las estadísticas oficiales, es bastante popular. Sin embargo, tanto sacerdotes como sociólogos señalan que muchos de los que se autodenominan ortodoxos no ayunan ni asisten regularmente a la iglesia (79% y 63%), según una encuesta realizada en 2014. Para ellos, la religión no es más que un símbolo, una identidad.

“La fe, en cuanto a nuestro comportamiento cotidiano, no penetra en nuestra vida,”, como dijo Serguéi Krávets, director del centro de investigación Enciclopedia ortodoxa. Probablemente, el príncipe Vladímir estaría decepcionado al oir esto. O quizás no...

Si deseas saber más acerca de las creencias paganas de los eslavos que Vladímir suprimió implacablemente, pincha aquí

Este artículo forma parte de la serie ‘Por qué Rusia’, en la que Russia Beyond responde a las dudas y preguntas más comunes sobre´el país eslavo.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies