La catedral de la Trinidad del monasterio Ipátiev: testigo de la historia (Fotos)

Alexánder Efrémov/Global Look Press
Vinculado a la dinastía Romanov, sufrió penurias durante el período soviético.

A principios del siglo XX, el químico y fotógrafo ruso Serguéi Prokudin-Gorski ideó un proceso complejo para conseguir fotografías detalladas y en vívidos colores (lee el cuadro de texto a continuación). Su visión de la fotografía como una forma de educación e iluminación fue demostrada con especial claridad a través de sus fotografías de monumentos arquitectónicos en lugares históricos a lo largo del corazón de Rusia.

Kostromá. Monasterio Ipátiev. De izquierda a derecha: catedral de la Trinidad; catedral de la Natividad de la Virgen; campanario. Vista norte. Verano de 2017.

Su proyecto fue apoyado por el Ministerio de Transporte, que facilitó que llevase a cabo sus fotografías a lo largo de la red ferroviaria y fluvial de Rusia, incluido el río Volga. Una de las muchas ciudades históricas que Prokudin-Gorski visitó a lo largo del Volga fue Kostromá, que rivaliza con su vecino Yaroslavl por la belleza de sus iglesias y su importancia en la historia rusa.

Monasterio Ipátiev. Catedral de la Trinidad, esquina noroeste con porche y escaleras a la galería oeste. Verano de 1910.

Prokudin-Gorski hizo dos viajes a Kostromá, en 1910 y de nuevo en 1911. Se interesó especialmente por el famoso monasterio Ipátiev, que desempeñó un papel fundamental en la historia de la familia Romanov a principios del siglo XVII. Ya familiarizado con la familia imperial, Prokudin-Gorski llegó al monasterio antes del tricentenario de la dinastía Romanov en 1913.

Durante el siglo XVI, los principales benefactores del monasterio fueron Dmitri Godunov y su sobrino (y futuro zar) Borís Godunov (1552-1605). Los Godunov consideraban que el monasterio había sido fundado por su antepasado tártaro Murzá Chet, que en 1330 dejó la Horda de Oro para viajar a la corte del príncipe moscovita Iván Kalitá. En Moscú, Murzá Chet aceptó el cristianismo y el nombre de Zajari (Zacarías).

Monasterio Ipátiev. Catedral de la Trinidad, esquina noroeste con porche y escaleras a la galería oeste. Verano de 2017.

Como señal de favor, Iván Kalitá le entregó extensas tierras cerca de Kostromá. Según la leyenda, Zajari/Chet fue curado de una enfermedad por una visión milagrosa de la Virgen María flanqueada por San Felipe y San Hipacio, obispo de la diócesis de Gangra (en Asia Menor) a principios del siglo IV. En agradecimiento por su visión, Zajari decidió apoyar el establecimiento de un monasterio dedicado a la Santísima Trinidad y a San Hipacio (Ipati en ruso).

Refugio para los Romanov 

Después de la muerte de Borís Godunov en 1605, Rusia fue consumida por un período devastador de desorden social, guerra civil e intervención extranjera, especialmente por parte de fuerzas polacas. A principios de 1613, el monasterio dio refugio al joven Mijaíl Romanov (1596-1645) y a su madre, cuando las bandas de merodeadores y la caballería polaca deambulaban por los campos. A pesar de aquellos momentos de peligro, Mijaíl fue coronado primer zar de la dinastía Romanov en julio de 1613.

Monasterio Ipátiev. Catedral de la Natividad de la Virgen; campanario. Vista norte. Verano de 1910.

Cuando la estabilidad volvió a Rusia bajo el dominio de los Romanov en el siglo XVII, el monasterio Ipátiev recibió importantes donaciones que reconocían su papel en el acceso de la dinastía al trono. Uno de los edificios centrales del monasterio era la catedral de la Santísima Trinidad, reconstruida entre 1650 y 1652.

Como era habitual en la primera mitad de la Edad Media, las estructuras originales del monasterio, incluida la iglesia principal (sobor), eran de madera. A mediados del siglo XVI, Dmitri Godunov mandó construir la primera versión de mampostería de la catedral, que resultó gravemente dañada en 1649 por una explosión de pólvora almacenada en el sótano. El zar Alexéi Mijaílovich Romanov (Alejo I), hijo de Mijaíl, accedió a su reconstrucción en 1650.

Monasterio Ipátiev. De izquierda a derecha: catedral de la Trinidad, galería oeste; catedral de la Natividad de la Virgen; campanario. Vista norte. Verano de 2017.

El diseño de la catedral es tradicional, con una corona de cinco cúpulas. Sin embargo, su forma es original porque tiene su fachada principal en el norte, con un porche ornamental en la esquina noroeste que contiene una escalera de piedra que asciende a una galería cerrada. Dentro de la galería, el portal principal está al oeste, como es habitual en la práctica ortodoxa rusa.

Aunque el negativo de vidrio original de la imagen de Prokudin-Gorski no se conserva en la colección de la Biblioteca del Congreso, sus impresiones de contacto muestran que fotografió el porche y la escalera del noroeste, que más tarde fueron utilizados por Nicolás II durante su visita de 1913. Una comparación con mi fotografía de agosto de 2017 muestra el excelente estado de conservación de estos elementos.

Después de la finalización de la construcción en 1652, se comenzó a trabajar en una gran pantalla de iconos. Dos años más tarde, en 1654, los maestros artistas de Kostromá comenzaron con los frescos interiores, pero las obras se interrumpieron en 1656 debido a un brote de peste que diezmó la ciudad. El interior fue finalmente pintado en el verano de 1685 por un distinguido grupo de artistas de la corte, entre ellos Guri Nikitin y Sila Savin.

Monasterio Ipátiev. Campanario de la catedral desde el arco de entrada norte. Verano de 1910.

La destrucción y resurrección de una catedral

Otra de mis fotografías muestra todo el complejo catedralicio desde el norte, incluyendo el campanario del siglo XVII y (en el centro distante) la catedral de la Natividad de la Virgen, reconstruida en 1860-64 por Konstantín Ton al estilo ruso-bizantino. En concreto, en la esquina suroeste de la galería de la catedral de la Trinidad. La nueva catedral de la Natividad fue encargada por Alejandro II en conmemoración del 250 aniversario de la fundación de la dinastía Romanov.

La catedral de la Natividad ha tenido una historia turbulenta. Tras el cierre del monasterio en 1922, tras la llegada al poder de los bolcheviques, sus edificios fueron reconvertidos para otros usos. En 1932, la catedral de la Natividad fue demolida.

Monasterio Ipátiev. Campanario de la catedral, vista noreste. Verano de 2017.

En 2008 se tomó la decisión, al más alto nivel estatal, de reconstruir la catedral de la Natividad según el diseño ruso-bizantino de Konstantín Ton. Las obras estructurales básicas se completaron en 2013, para conmemorar el 400º aniversario del restablecimiento del estado ruso en 1613. El trabajo en el interior continúa.

Prokudin-Gorski realizo una toma cercana de la fachada norte de la catedral de la Natividad, al igual que yo con una lente más ancha que muestra la galería oeste a la izquierda. En el lado derecho de ambas fotografías se encuentra el campanario principal, cuya forma básica de cubierta a dos aguas fue iniciada en 1603 por el boyardo Dmitri Godunov, tío del zar Borís Godunov. Ampliada durante la mitad del siglo siguiente, la arcaica estructura ganó una torre decorativa en el siglo XIX.

Monasterio Ipátiev. Campanario de la catedral, planta alta, vista este. Verano de 2017.

Prokudin-Gorski tomó otra foto del campanario desde el arco de entrada norte del monasterio. Ambas vistas muestran las paredes del campanario cubiertas con pinturas de escenas de la vida de Cristo. Durante el período soviético, estas pinturas fueron borradas. En ese momento, se consideraban adiciones del siglo XIX en un estilo académico occidental que promovían el cristianismo y desfiguraban la forma anterior. Mis fotografías muestran la torre como una estructura monolítica blanca, con una impresionante muestra de luz y sombra.

En enero de 1991, la liturgia divina se celebró de nuevo en la catedral de la Trinidad, y durante los tres años siguientes se celebraron acuerdos que permitieron el uso conjunto del monasterio como museo estatal y como institución monástica en funcionamiento. A finales de 2004 todo el monasterio fue cedido a la diócesis de Kostromá.

Monasterio Ipátiev. De izquierda a derecha: catedral de la Natividad de la Virgen; catedral de la Trinidad; campanario. Vista al este sobre el río Kostromá. Verano de 2017.

A principios del siglo XX, el fotógrafo ruso Serguéi Prokudin-Gorski ideó un proceso complejo para realizar fotografías a color. Entre 1903 y 1916 viajó a través del Imperio ruso y tomó más de 2.000 fotografías con este proceso, que implicaba realizar tres exposiciones en una placa de vidrio. En agosto de 1918, abandonó Rusia y finalmente se instaló en Francia con gran parte de su colección de negativos de vidrio. Tras su muerte en París en 1944, sus herederos vendieron la colección a la Biblioteca del Congreso. A principios del siglo XXI, la Biblioteca digitalizó la Colección Prokudin-Gorski y la puso gratuitamente a disposición del público mundial. Muchas webs rusas tienen ahora versiones de la colección. En 1986 el historiador arquitectónico y fotógrafo William Brumfield organizó la primera exposición de fotografías de Prokudin-Gorski en la Biblioteca del Congreso. Durante un período de trabajo en Rusia, a partir de 1970, Brumfield ha fotografiado la mayoría de los sitios visitados por Prokudin-Gorski. Esta serie de artículos comparará las vistas de Prokudin-Gorski de los monumentos arquitectónicos con fotografías tomadas por Brumfield décadas más tarde.

Pincha aquí si quieres saber qué puedes hacer en un fin de semana en Kostromá.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies