Un fin de semana en Kostromá

Fuente: Lori / Legion Media

Fuente: Lori / Legion Media

Kostromá es un gran puerto fluvial, un centro de industria ligera y un tranquilo lugar a orillas del Volga. La vida es tranquila y sin nada que destacar, aparte de las fábricas, aunque aquí siempre hay tiempo para festivales, gente a la que conocer y nuevos ambientes que disfrutar. El carácter cerrado y distante de sus habitantes sorprende al principio, pero poco a poco esta sensación va cambiando.

Punto de partida:

Hay tres maneras de llegar a Kostromá: tren (ocho horas y un billete de ida de 30 euros desde Moscú), autobús por la carretera de Yaroslávskoe (cinco horas, 16 euros el billete de ida desde Moscú), o en avión desde Moscú o San Petersburgo al aeropuerto de Sokerkino (unos 40 minutos y 50 euros desde Moscú). Como cualquier otra ciudad rusa, luce su mejor aspecto en verano y si estás interesado en dar una vuelta, es aconsejable quedarse un par de días. 

Sábado, 9:00

Primeras impresiones:

Si se llega en autobús, seguramente cruzará el puente Kostromá, que mide casi kilómetro y medio. El Volga es uno de los sitios favoritos de los residentes para pasear: en verano sopla una suave brisa y hay lugares para hacer barbacoas, mientras que en invierno el paisaje de los abedules cubiertos de hielo y nieve junto con las casas de troncos es espectacular. 

Haz click en la imagen para ver las fotos de la ciudad

Detrás de las casas de madera se alzan los típicos bloques de la era de Jruschov, casas levantadas en los años 70, modernas gasolineras y torres de viviendas. En algunos jardines quedan casas de madera con antiguas calderas: anticuados tanques de gas calientan una caldera de hierro que lleva el calor a todos los radiadores de la casa. 

10:00, Desayuno: 

Roga i kopita es el café con el interior más bonito del centro histórico de la ciudad (calle Soviétskaya 2a). Los diseñadores han utilizado objetos y personajes de la novela Las doce sillas, obra satírica soviética escrita por Ilf y Petrov. Hay buenos postres y dulces (tarta de queso y tiramisú) además de tortitas locales con diferentes rellenos (1,5-2 euros cada plato) que se consideran las mejores de la ciudad.

Los cafés nunca están llenos, así que uno siempre se puede relajar. Además, en Roga i Kopita se pueden escuchar también bandas sonoras de películas rusas. 

11:00-15:00, Lugares de interés locales: 

La calle principal de la ciudad es la calle Soviétskaya. En ella se encuentran las tiendas de los fabricantes locales, cafés, restaurantes, centros comerciales y teatros. El nombre de la plaza principal de esta calle es Iván Susanin, en honor al héroe nacional ruso, aunque los locales prefieren llamarla la 'sartén' (Skovorodka). Se dice que en el siglo XIX los carruajes con caballos dieron tantas vueltas alrededor de la plaza que se acabó formando un círculo perfecto, que hace que parezca una gigantesca sartén.

Las calles parten de Skovorodka en varias direcciones en forma de ventilador: hace varios siglos, en cada calle vivía un rico comerciante sin competidores. Todos llevaban sus productos a la galería comercial, que todavía existe. Los antiguos puestos, de finales del siglo XVIII y principios del XIX, ocupan varios bloques en el centro de Kostromá.

La galería comercial, con su suelo de baldosas de piedra y curiosos carteles y vitrinas no sólo es el centro de la vida comercial de la ciudad, sino también un lugar de encuentro y de ocio para sus habitantes. En la actualidad en la galería también hay pequeñas tiendas y cafeterías (los puestos solían tener dos pisos, uno para la tienda y otro para el almacén). Después de una reforma quedaron pocos de estos antiguos edificios, aunque en el centro y sus calles aledañas encontrarás las mejores tiendas de la ciudad. 

15:00-17:00, souvenirs: 

Los habitantes de Kostromá trabajan, como sus antepasados, en las numerosas fábricas de lino, madera y joyería de la ciudad. Los lugares más conocidos en los que encontrarás productos de fabricación local de venta al público son el Museo del Lino y la Corteza de Abedul (calle Tereshkova, 38) y la Sala de Muestras de la Fábrica de Joyas de Kostromá (calle 2ª Volzhksya, 27). Allí podrás comprar joyas, manteles de lino, silbatos de madera y otros souvenirs. 

17:00 – 18:00,  un descanso para comer bliní: 

En comparación con Moscú o San Petersburgo, los cocineros parecen tardar una eternidad en preparar sus platos, y los habitantes de Kostromá podrán parecer muy lentos o incluso vagos. Los habitantes de la ciudad pasean sin prisa por sus calles y parques, se quedan de pie en el mismo sitio y conversan lentamente, pueden quedarse largo rato observando lo que sucede alrededor. El concepto de agitación brilla por su ausencia. 

Sin embargo, la juventud local, como la de todas partes, no duerme por las noches, las pasa en las discotecas de la ciudad.

Si sales por la noche podrás sentarte a comer bliní en la cafetería Lakomka, abierta 24 horas (calle Soviétskaya, 61a), que ha sobrevivido a todas las crisis económicas de Rusia gracias al entusiasmo de sus trabajadores. Por 70 céntimos de euro podrás comer bliní con huevo y tomar té con miel, y por 2 euros tendrás una cena completa. 

18:00  

Khrushchevka, uno de los bares más populares de la ciudad, está cerca del centro de la ciudad (calle Sovietskaya, 1, Krásnye Riadí). Podrás probar la cocina tradicional rusa a precios locales (las ensaladas y los segundos platos cuestan alrededor de 4 euros), descubrir los dibujos animados rusos, jugar a las damas o al ajedrez o resolver el cubo de Rubik. También podrás aprovechar cualquier superficie lisa del bar para disfrutar bailando las noches de todos los fines de semana. 

El interior está decorado con estilo soviético, y goza de un mobiliario y unos accesorios de estilo retro que han sido restaurados o simplemente se encuentran bien conservados. Eso hace que el bar parezca un apartamento lujoso de la época de Nikita Jruschov. 

Darling, Don’t Wait Up es otro bar juvenil (calle Nízhniaya Debria, 2/15). A partir de 4 euros se puede disfrutar de un menú y prácticamente ningún otro plato de la carta cuesta más de 5 euros. El nombre del bar nos da una idea de lo que nos vamos a encontrar en el interior: un DJ local pincha hasta las 4 de la madrugada y el público nunca quiere irse. 

21:00 – 06:00 mañana, Kostromá modernista

La mayoría de los centros comerciales y tiendas cierran a las 18:30, incluso en el centro de Kostromá, y sólo unos pocos abren hasta las 22:00. Para pasar un buen rato, puedes coger un taxi (con 2 euros puedes ir a cualquier sitio) que te lleve hasta el distrito de la fábrica de lino, donde podrás asistir a un evento del centro artístico Stantsiya (calle Yerokhova, 3a). Stantsiya coopera con muchas organizaciones, ofrece fiestas y perfomances temáticas regularmente, proyecta películas extranjeras con subtítulos en ruso y organiza discotecas.  

Domingo, 12:00

Habitación de hielo:

Kostromá está considerada como el lugar de nacimiento de Snegúrochka, la nieta del Papá Noel ruso, llamado Ded Moroz. En las afueras de la ciudad, (calle Láguernaya, 38) se construyó una gran casa de madera con una habitación de hielo en la que la temperatura nunca supera los 14 grados bajo cero. Los asistentes de Snegúrochka son unos elfos y un gato llamado Bayun que cuidan la casa mientras su dueña no está. También son los guías durante las visitas turísticas y cuentan cuentos rusos a los pequeños visitantes.

14:00-16:00, monasterios y refectorios 

Es aconsejable también visitar los dos grandes monasterios del pueblo, el monasterio de la Sagrada Trinidad de Ipátiev y la catedral de la Epifanía de Anastasía. La dos iglesias poseen iconos considerados trabajos milagrosos por la Iglesia Ortodoxa Rusa. Podrás disfrutar de una cena en la cantina por tan sólo 4 euros.

 16:00 

A 30 minutos en coche de Kostromá, en el pueblo de Sumarokovo, hay una granja de alces donde, desde 1985, se cría ganado joven, se mantienen alces adultos y se estudia la biología de esta especie. Allí podrás hacer un tour por la granja, alimentar a estos animales y beber leche de alce pagando una entrada de 7 euros. 

Kostromá es tan pequeña que puedes cruzar el pueblo andando de punta a punta en tan sólo media hora. Independientemente de la ruta o de los lugares que decidas visitar, debes recordar dos cosas: infórmate bien sobre los eventos locales, ya que siempre hay seminarios abiertos o conciertos en Kostromá. Y no confíes en los vendedores con carrito: los pasteles no siempre están recién hechos, a pesar de que así te lo aseguren.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.