El antiguo Imperio ruso: pequeños pueblos en coloridas fotos de archivo

Serguéi Prokudin-Gorski fue un fotógrafo ruso ampliamente conocido por su trabajo pionero en la fotografía en color. A principios del siglo XX viajó a través del Imperio Ruso capturando imágenes de la vida de los pueblos pequeños.

Vista del río Volga y de la ciudad de Zubtsov.

En 1901, Prokudin-Gorski estableció un estudio y laboratorio de fotografía en San Petersburgo. A lo largo de los años, el trabajo fotográfico de Prokudin-Gorski, sus publicaciones y presentaciones de diapositivas a otros científicos y fotógrafos en Rusia, Alemania y Francia le valieron elogios.

Catedral de la Dormición, Smolensk.

El zar Nicolás II disfrutaba con las fotos en color y, con su bendición, Prokudin-Gorski obtuvo el permiso y la financiación para documentar Rusia en color.

Monasterio de Avraamiev en la ciudad de Smolensk.

En 1890 Prokudin-Gorski se unió a la sección de fotografía rusa de la Sociedad Técnica Imperial Rusa.

Puertas Nikólskie en la ciudad de Smolensk.

En largos viajes por todo el país, realizados entre 1905 y 1909, Prokudin-Gorski captó en celuloide la patriarcal vida rusa.

El monasterio Nílov situado en la isla de Stolobni en la región de Tver en Rusia.

Gracias a él, tenemos retratos en color únicos de Tolstói, Chéjov y Chaliapin. Sus fotos de jóvenes campesinos rusos, el emir de Bujará, marineros del barco de vapor Sheksna o trabajadores fabriles son ampliamente conocidas.

Catedral de la Trinidad en Torzhok.

En el transcurso de diez años, Serguéi Prokudin-Gorski iba a crear una colección de 10.000 instantáneas.

Ciudad de Torzhok.

Tras salir del país, cerca de la mitad de sus fotos fueron confiscadas por las autoridades rusas, por contener material que parecía ser estratégicamente sensible para Rusia en tiempos de guerra.

Iglesia Bogomaterínskaia.

Como resultado de una técnica única, las imágenes han sobrevivido y  muestran estándares modernos de calidad, colores originales y maravillosamente saturados.

Vista de Tver y del río Volga.

Después de la Revolución de Octubre, Prokudin-Gorski fue nombrado profesor bajo el nuevo régimen, pero dejó la Rusia soviética en agosto de 1918.

Vista de la ciudad de Stáritsa.

Su objetivo final era educar a los escolares de Rusia sobre la vasta historia, cultura y modernización del Imperio mediante sus “proyecciones ópticas en color”.

Vista del Monasterio Borisoglebski, Torzhok.

Serguéi Prokudin-Gorski finalmente se instaló en París en 1922. Murió el 27 de septiembre de 1944 a la edad de 81 años.

Pincha aquí para ver las bellas fotos de Prokudin-Gorski sobre los descomunales muros de Solovkí.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies