Diez fotos de León Tolstói que no había visto nunca antes

El gran autor ruso pasaba mucho tiempo al aire libre y escribía en su casa de campo. Hoy, en el día de su cumpleaños, recordamos algunos momentos memorables de la vida de Tolstói.


Mire a este hombre que lleva puesta una camisa campesina y unas botas. ¿Puede creer que es un conde, nacido en una familia noble y uno de los escritores más celebres y venerados de todos los tiempos? Tolstói pasó la mayor parte de su vida en su finca situada en Yásnaya Poliana, en la región de Tula (a 200 kilómetros al sur de Moscú), donde estaba rodeado por la inmensidad del campo. En esta foto Tolstói, de 79 años, aparece retratado frente a su casa. / Mayo de 1908.

¿Recuerda la escena de Anna Karénina en la que Levin pide una guadaña a uno de sus campesinos y empieza a cortar la hierba para calmarse? Esa escena (como el personaje de Levin) es autobiográfica. A Tolstói le gustaba trabajar con la guadaña y lo hizo hasta el final de su vida porque descubrió que esta tarea le relajaba. 1890.

Cuando el escritor invitaba a sus amigos o a la familia a dar un paseo, a menudo les molestaba esta invitación. Y no es de extrañar: para él, un paseo tenía que durar horas, el escritor recorría muchos kilómetros a un ritmo muy rápido. Todos quedaban exhaustos, menos él, que gozaba de una vitalidad envidiable y no se cansaba ni siquiera a sus 80 años. En esta foto, Tolstói, su hija Alexandra (que está detrás de él) y un pequeño grupo de personas asisten a la apertura de la primera biblioteca pública en Yásnaya Poliana. 1910.


Tolstói tenía decenas de aficiones, tales como el tenis, la equitación o el ciclismo. Otra era el ajedrez. En la foto el escritor está jugando con Dmitri, el hijo de Vladímir Chertkov (líder del movimiento tolstoyano, amigo y editor de Tolstói). También se puede ver el borde de un lienzo, la parte trasera de un retrato de Tolstói. Este hobby del escritor ayudó bastante al artista Mijaíl Nésterov, que retrataba a Tolstói mientra éste jugaba al ajedrez y pasaba horas sin apenas moverse. / 1907

Tolstói tenía fama de ser inteligente, serio y severo, pero también era tierno. Mire cómo habla con su nieta Tatiana. ¿Qué le está susurrando este el anciano? Probablemente un cuento interesantísimo. Tolstói adoraba a todos sus nietos y siempre encontraba tiempo para educarles. / 1908

A pesar de que Tolstói era un noble, se negó a tener criados. No solo cortaba el cesped en su jardín, sino que también limpiaba él mismo su dormitorio y la casa. Todos los días decenas de personas venían a su hogar en Yásnaya Poliana para disfrutar de su compañía. Pero Tolstói también viajaba a otros pueblos y se reunía con gente. Los testigos recuerdan que el día en el que se hizo esa foto hacía mucho calor. Tolstói fue para reunirse con un grupo de campesinos y les habló durante mucho tiempo. Llevaba solo una camisa y pantalones con tirantes. / Región de Moscú, Pueblo de Krékshino, 1909

No podríamos prescindir de esta foto de Tolstói y su esposa, Sofía Andréievna. Esta imagen fue tomada el día de su 34º aniversario de boda. Sofía Andréievna era 16 años más joven que su marido, y ciertamente era una gran mujer, a la altura de Tolstói. Pasaron 50 años juntos y tuvieron 13 hijos. Hizo siempre frente, con valentía, al tempestuoso temperamento de su marido, reescribió en varias ocasiones el manuscrito de Guerra y Paz (¡a mano!) cuando Tolstói hacía modificaciones en este. / 1896

Tolstói siempre estaba en buena forma física, llevaba una vida muy activa y sana. Esta es una foto rara en la que sostiene un bastón (la foto también es rara porque está acompañado por un perro en vez de un caballo). ¿Qué les parece su gélida mirada? / 1908

Tolstói pasó la mayor parte de su vida en Yásnaya Poliana. Sin embargo, también viajó a Moscú, donde tenía una casa, y a Crimea, donde disfrutaba del mar, como se ve en esta foto en la que está con su hija Alexandra. Siendo la menor, le dedicó toda su vida a su padre. Era su secretaria y asistente personal, escribía los diarios de Tolstói dictados por él mismo. Alexandra fue la fundadora del Museo de Yásnaya Poliana y la Fundación Tolstói y escribió memorias y libros sobre su famoso padre. Finalmente emigró a Estados Unidos donde murió a la edad de 95 años, para entonces todos sus hermanos ya habían fallecido. / 1901


Miren a este señor esperando un tren en la estación. Parece ser un hombre ordinario. Ha puesto su pierna encima de la maleta y está descansando después de una larga caminata hasta la estación. Esta foto fue tomada un año antes de que Tolstói huyese de su casa por la noche, de repente y en secreto, para coger un tren e irse de la ciudad. Después de viajar durante 10 días, cayó enfermo y se detuvo en la estación de Astápovo donde murió. / 1909


Lea más:

Lev Tolstói: el arte de ser una leyenda

Tolstói no soportaba a Shakespeare, Pushkin ni Chéjov

Juntos en el amor y el trabajo: las mujeres de grandes escritores rusos