Tolstói no soportaba a Shakespeare, Pushkin ni Chéjov

Lightroom Photos
El autor ruso es conocido no solo por sus clásicas obras sino por sus severas críticas. Cuestionó el talento y la autoridad de algunos de los escritores más respetados. RBTH explica por qué a Tolstói no le gustaban algunos de los más respetados del mundo.

Shakespeare era inmoral

William Shakespeare. Fuente: London’s National Portrait GalleryWilliam Shakespeare. Fuente: London’s National Portrait Gallery

Lev Tolstói fue un duro crítico de William Shakespeare. No solo no creía en el genio del bardo de Stratford sino que trató de minar la autoridad del clásico inglés. Según dijo el escritor ruso, durante 50 años estuvo tratando de comprenderlo. “Repulsión, recelo y aturdimiento”, era lo que le causaban a Tolstói las obras de Shakespeare.

A sus 75 años publicó un ensayo en el que explicaba su desagrado. “Recuerdo el asombro que sentí la primera vez que leí a Shakespeare. Esperaba sentir un profundo placer estético pero tras leer una tras otra las obras consideradas como las mejores: 'El rey Lear', 'Romeo y Julieta', 'Hamlet' y 'Macbeth', no solo no sentí placer sino que tuve una irresistible repulsión y tedio y dudaba si yo no tenía sensibilidad para las obras consideradas perfectas por el mundo civilizado o si los significados que le atribuyen a estas obras era un sinsentido”.

Aunque las considerase inmorales no podía negar su influencia y popularidad. Uno de sus principales argumentos era que todo el mundo admiraba a Shakespeare pero nadie podía explicar claramente por qué. El escritor mantuvo hasta el final de su vida que una serie de casualidades hicieron que la gente admirara a Shakespeare.

Puhskin, ese poeta insignificante

Alexánder Pushkin. Fuente: Servicio de PrensaAlexánder Pushkin. Fuente: Servicio de Prensa

La actitud de Tolstói hacia Pushkin fue bastante polémica. Por una parte, no estaba completamente de acuerdo con que Pushkin fuese un motivo de orgullo para la literatura nacional. Decía que su poesía no tenía mucha importancia. Sin embargo, numerosos críticos literarios y el propio Tolstói se percataron del impacto que Pushkin tuvo en las obras de Tolstói. A pesar de que no le gustaba mucho su poesía, lo respetaba como escritor y consideraba que su visión del arte literario era un modelo para los buenos escritores.

El historiador Borís Eijenbaum escribió que para Tolstói había 'dos Pushkins'. El primero era el adorable y famoso poeta cuyo talento era admirado por todos y que Tolstói no podía soportar. Y por otro lado, el otro Pushkin, el sabio maestro literario de Tolstói.

Además de eso, Pushkin era tan devoto de Shakespeare como Tolstói su detractor. ¿Quizá era una razón para que Tolstói dudase del gran poeta nacional ruso?

Las malas obras de Chéjov

Antón Chéjov. Fuente: Wikipedia CommosAntón Chéjov. Fuente: Wikipedia Commos

Antón Chéjov y Lev Tolstói eran amigos,  por lo menos se conocieron en persona. Se respetaban realmente y en parte admiraban las obras del otro. Eso no impidió que Tolstói criticase severamente algunas de las obras de Chéjov.

Tolstói dijo que Chéjov era un gran artista y que sus obras maestras se podían releer constantemente. Excepto sus obras de teatro. En una ocasión Lev le comentó a Antón: “Una obra de teatro debería tomar de la mano al espectador y llevarlo en la dirección que quiera. ¿A dónde puedo seguir a tus personajes? Al sofá del salón... y no salen de ahí porque no tiene otro lugar a donde ir”.

“Visité a Tolstói recientemente en Gaspra. Estaba postrado en la cama porque estaba enfermo. Me habló de mí y de mis obras, entre otras cosas. Finalmente, cuando estaba a punto de despedirme, me agarró de la mano y me dijo: 'Dame un beso de despedida'. Cuando me agaché sobre él, me estaba besando y susurró al oído en una voz de viejo todavía energética. 'Sabes, odio tus obras. Shakespeare escribía mal pero creo que las tuyas son todavía peores que las suyas”.