200 años de historia de Moscú a través de 10 cuadros

Con motivo del 870º aniversario de la capital rusa, los museos exponen los cuadros dedicados a esta gran ciudad.

Patios silenciosos, iglesias de piedra blanca y una antigua casa de madera son imágenes prototípicas del Moscú de los siglos XIX y XX, que se exhiben en los museos de la capital rusa. La muestra "Moscú a través de los siglos" está abierta al público en la Galería Tretiakov desde el 8 de septiembre hasta el 21 de enero. La exposición "Moscú está detrás" presentada por la fundación IN ARTIBUS se puede ver en Prechístenskaia náberezhnaya hasta el 30 de septiembre. Hemos elegido las 10 pinturas más impresionantes.

1. Iluminación del Kremlin de Moscú, Vasili Súrikov.1883.

Probablemente es la imagen más famosa de Rusia. El Kremlin nos maravilla con sus majestuosas puertas, imponentes cúpulas, símbolos ornamentales y la legendaria Torre del Reloj. La mayoría de las estructuras construidas entre los siglos XIV y XVII, estaban destinadas a impresionar al espectador. Y lo siguen haciendo hasta el día de hoy. El Kremlin no es solo el centro del poder ruso, sino el corazón del país.

2. Patio de Moscú, Vasili Polénov. 1878.

Cuesta creerlo, pero a finales del siglo XIX muchos distritos de la capital rusa se parecían a un pueblo. Las casas de madera y los cuarteles se mantuvieron cerca del centro de la ciudad hasta los años 1960. 

3. Catedral de San Basilio, Aristarj Lentúlov.1913.

Esta catedral es probablemente uno de los símbolos más reconocibles de Moscú, reproducida en miles de postales y recuerdos. La catedral fue construida por Iván el Terrible entre 1555 y1561 para celebrar la victoria sobre al kanato de Kazán. Según la leyenda, Iván el Terrible ordenó que los arquitectos fueran cegados después de terminar su trabajo y no pudieran reproducirla ni superarla en otro sitio. 

4. Taberna de Moscú, Borís Kustódiev.1916.

La taberna (“traktir”, en ruso) es una especie de motel con una pequeña cafetería barata, donde una persona no solo podía pasar la noche sino también cenar. Los aristócratas rusos preferían visitar los restaurantes, por lo que los traktires eran lugares para la gente no muy rica, como cocheros y pequeños burgueses, en su mayoría. Allí uno siempre podía comer schi (la sopa de col) y beber sbiten.

5. El metro, Alexánder Labas. 1936.

El metro de Moscú ha empezado a transportar a los pasajeros en 1935 y se ha convertido en una de las redes del metro más grandes y más concurridas del mundo. En 1930 solo había una línea (la línea roja) que contaba con 11 estaciones. Hoy en día, hay 206 (44 de ellas fueron declaradas patrimonio cultural), y la red del metro moscovita continúa expandiéndose.

6. El Nuevo Moscú, Yuri Pímenov. 1937.

Esta pintura fue dibujada en medio del proceso de reconstrucción de Moscú iniciado por Stalin. El plan de la reconstrucción proporcionó a la cuidad nuevas autopistas, puentes y nuevas estaciones del metro. 

7. La casa de Gógol, Natalia Nésterova.1979.

En este edificio situado en Nikitski Bulevar el escritor ruso Nikolái Gógol pasó los últimos cuatro años de su vida, hasta 1852. Aquí Gógol quemó algunos de sus manuscritos, diez días antes de la muerte. En 1909 con motivo del centenario del nacimiento del escritor un monumento fue colocado en el patio de su casa. En 1923 la casa se convirtió en un museo del clásico ruso. El museo lo fundó Nadezhda Krúpskaia, esposa de Vladímir Lenin.

8. Universidad de Moscú, Konstantín Dórojov. 1953.

La Universidad Estatal de Moscú Lomonósov fue fundada en 1755 y es una de las universidades más antiguas y más grandes del país. Pero el edificio principal situado en las Colinas Vorobiovo fue construido tan solo en 1953 y se convirtió en el símbolo de la nueva era en la arquitectura soviética.

9. Calles de la vieja Moscú, Evgueni Oks. Años 70.

En 1960 Moscú creció significativamente, convirtiendo los pueblos cercanos en nuevas áreas residenciales de la capital. Entonces, empezó la era de las casas típicas llamadas “jrushchovki”, aunque en el viejo Moscú, donde los árboles eran más altos que los techos, todavía se conservaban los edificios de madera. 

10. Pechátnikov pereúlok,Natalia Nésterova.1985.

La Casa de Moscú con Cariátides fue construida a principios del siglo XIX, después de la invasión de Napoleón. En 1896 la casa fue comprada por el artesano Piotr Sisóiev (uno de los que diseñó el famoso hotel Metropol), quien decidió decorar la casa con sus obras. En la época soviética la casa se dividió en apartamentos comunales, después el edificio permaneció vacío durante mucho tiempo, y luego fue alquilado y usado para las oficinas. La casa quedó prácticamente destruida, y solo en 2013 fue restaurada por un inversor privado.

Lea más:

Los 5 museos más visitados de Moscú y San Petersburgo

7 fotos que demuestran que, hace 50 años, Moscú parecía un pueblo

870 años de Moscú: recordamos los acontecimientos históricos que forjaron la capital de Rusia

La pasión de un príncipe que desembocó a la fundación de Moscú

8 cuentas en Instagram sobre Moscú que debería seguir