Receta de ‘salchicha con masa’, el hot-dog soviético

Yulia Mulino
Supuestamente los rusos deben sus primeros hot dogs al líder soviético Nikita Jrushchov que llevó la la idea desde EE UU, tras la visita que hizo en 1959. ¿Es realmente cierto?

El perrito caliente soviético, o “sosiska v teste”, son una especie de aperitivos hechos de masa y horneados. Se hicieron populares en la época de Jrushchov, en los años 50-60, después de que el líder del país visitara EE UU. Durante aquella visita, además de interesarse por el maíz, hacer  innovaciones generales en la producción en masa y en las tiendas de autoservicio, Jruschov también tomó prestada la tecnología de la industria cárnica y ciertas ideas sobre comida rápida. Se suponía que gracias a ellos haría que los productos cárnicos fueran más asequibles para el pueblo soviético. 

De hecho, antes de esa visita en la “biblia de la cocina soviética”, el llamado Libro de la comida sabrosa y saludable,  solo se mencionaban las salchichas dos veces: salchichas fritas servidas con puré de patatas, y salchichas en latas de conserva. Las generaciones de mis abuelos y mis padres en la década de 1970 las usaron más a menudo, aunque seguían siendo caras. No fue hasta la década de los 90 que se generalizaron los perritos calientes, debido a la privatización y a la aparición de pequeños cafés para llevar.

Obviamente hoy en día se pueden comprar en cualquier lugar. Sin embargo, los que hago en casa para mis hijos son siempre especiales y más saludables; al menos, eso es lo que creo. ¡Trata de cocinarlos también!

Ingredientes:

  • 135 ml de leche
  • 15 g de levadura fresca (5 g de levadura en polvo)
  • 2 cucharaditas de azúcar
  • 265 g de harina
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 huevo
  • 60 g de mantequilla
  • 10 salchichas grandes (20 pequeñas)
  • 1 yema + 2 cucharaditas de leche (para el glaseado)

Elaboración:

  1. Mezcla la levadura y el azúcar con la leche tibia y revuelva con una cuchara de madera hasta que se disuelva.
  1. Añadir la harina y la sal sobre la leche.
  1. Añadir un huevo.
  1. Echar mantequilla derretida y enfriada y hacer la masa.
  1. Amasar 15 minutos con una batidora hasta que esté suave. (El amasado manual tomará un poco más de tiempo).
  1. Colocar la masa en un bol, cubrirla con un trapo y dejar que suba en un lugar fresco y seco (un horno apagado, por ejemplo) durante 1,5 - 2 horas.
  1. Sacar la masa del bol.
  1. Aplanar y extender la masa como si fuera a hacer una pizza. Use harina para evitar que la masa se pegue a la superficie.
  1. Cortarla en tiras.
  1. Cortar las salchichas por la mitad si son demasiado largas.
  1. Enrollar las tiras alrededor de las salchichas.
  1. Cubrir los rollos con un trapo y deja que aumente durante unos 30 minutos. Mientras tanto, calienta el horno a 200°C.
  1. Mezclar una yema con leche para hacer el glaseado.
  1. Esparcir el glaseado sobre los rollos con un cepillo suave.
  1. Bajar la temperatura del horno a 180°C. Opcionalmente, se puede rociar agua en el fondo del horno al principio y 5 minutos después. Esto dará una corteza más fina.
  1. Hornea las salchichas durante unos 30 minutos hasta que estén bien doradas.
  2. ¡Enfríalas y disfruta!

LEE MÁS: 10 platos rusos de comida rápida para olvidarte del McDonald´s. 

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies