#Cocina de Cuarentena: 7 sencillos platos rusos para los que necesitas sólo 7 ingredientes (Recetas)

Cuando ir a comprar comida ya no es fácil, cuando cocinar para uno mismo y la familia es prácticamente un trabajo a tiempo completo, llega el momento de recurrir a algunas recetas ya probadas para las que necesies la menor cantidad de ingredientes posible.

1. Ensalada de pescado enlatado

Lo bueno de esta ensalada es que puedes hacerla con prácticamente cualquier pescado enlatado. En Rusia, la ensalada de hígado de bacalao se sirve incluso para el Año Nuevo y otras ocasiones especiales.

Receta: Con un tenedor tendrás que triturar el contenido de una lata de pescado enlatado (salmón, caballa o hígado de bacalao). Corta dos huevos duros en dados. Pon a hervir dos cucharadas de arroz y déjalo enfriar. Corta en dados cebollas o cebollino. Mezcla todos los ingredientes, añadir sal, pimienta al gusto y sazona con mayonesa.

Más información: Siente el espíritu de la primavera con la popular ensalada soviética “Mimosa”. 

2. Sopa de acedera

La sopa de acedera es similar a la tradicional sopa de col rusa, excepto que en lugar de con col, se hace con acedera fresca o congelada. Para esta sopa no necesitas carne. Puede decorarse con un huevo cortado por la mitad. La sopa de acedera tarda sólo 30 minutos en cocinarse.

3. Albóndigas

Preparando este plato, todos ganan en las familias con hijos. Con las albóndigas, se puede conseguir que los niños coman carne, arroz y cebolla. Las albóndigas funcionan igual de bien solas o con acompañamiento: arroz o patatas hervidas. En Rusia, las albóndigas hechas con arroz de grano largo también se conocen como “erizos” porque sus granos de arroz sobresalientes parecen púas.

Receta: Pela y pica una cebolla, mézclala con carne picada (500 g), arroz a medio cocer (100 g) y un huevo crudo; añade sal y forma albóndigas con las manos húmedas. Coloca las albóndigas en una fuente de horno, vierte agua encima con pasta de tomate (1 taza) y una pizca de sal, y luego cocina en un horno precalentado a 180°C durante 40 minutos. Sírvelas con verduras y crema agria.

4. Tortas de patata

Las tortas  de patata pueden servir como tentempié para la tarde o como acompañamiento de carne o pescado en el almuerzo o la cena. Pegan bien con diferentes salsas, crema agria o ensalada.

Receta: Pela las patatas (1 kg), córtarlas en pequeños cubos y ponlas a hervir en agua salada. Escurre el agua, añade mantequilla (40 g) y prepara un puré de patatas. Deja enfriar el puré de patatas, añade los huevos (2 uds.), la harina (35 g), la sal y la pimienta; mezcla todo bien. Con las manos húmedas, haz las tortas y ponlas en una sartén con aceite vegetal caliente. Fríelas por ambos lados hasta que se cubran con una corteza dorada.

Más información: 10 platos rusos hechos con patatas que nunca imaginaste 

5. Repollo guisado con carne (solianka)

¡No confundas esta solianka con la sopa del mismo nombre! Este es un segundo plato hecho de col y varios tipos de carne. En la época soviética, una versión de este plato hecho con salchichas se servía en el ejército y diversas cantinas. Hoy en día, cuando se cocina con buena carne, es un plato bastante decente para servir a tus seres queridos.

Receta: Freír el tocino (100 g) en aceite vegetal en una sartén honda o en un wok para que el tocino libere grasa. Luego se añaden pequeños trozos de cerdo (600 g) y se fríen hasta que les aparezca corteza. Sacar la carne de la sartén durante un rato, freír las cebollas picadas (2 piezas) y las zanahorias (2 piezas), añadir la pasta de tomate (50 g), el agua y la col desmenuzada (2 kg), y luego volver a poner la carne. Añade sal y deja que se cocine durante 40-50 minutos.

Más información: Bigus: El plato polaco que formaba parte del menú del Ejército Rojo 

6. Sirniki con pasas

Los Sirniki, o tortitas de requesón, son la opción favorita para el desayuno o la merienda de muchos niños. Algunos dicen que deben cocinarse sin harina, mientras que otros hacen sirniki con harina y bicarbonato de sodio para que la masa suba. Lo principal es asegurarse de que la mezcla de cuajada para el sirniki no sea demasiado líquida.

Receta: Pon las pasas al vapor (1 puñado) en agua caliente, déjelas secar. Pasa el requesón (500 g) y el azúcar (2-3 cucharadas) por un colador, añade la harina (3 cucharadas) y los huevos (2 uds.), amasa la masa, añade las pasas y mezcla. Tamiza harina (2-3 cucharadas) sobre tu superficie de trabajo. Con las manos húmedas, forma los sirniki, enrollando cada uno en la harina. Déjalo reposar durante 10 minutos. Luego, vuelve a pasarlos por la harina. Calienta en aceite vegetal en una sartén, y luego fríelos durante 2 minutos por cada lado. Sírvelos caliente y con crema agria.

7. Tortas de leche

Comparados con los dulces modernos, los pastelitos de leche pueden parecer un poco sosos, aunque tienen bastante azúcar. Pero en la época soviética, eran el postre favorito de millones de escolares.

Receta: Bate la mantequilla blanda (100 g) con el azúcar (200 g), añade un huevo, leche (80 ml), polvo de hornear (10 g) y azúcar de vainilla (0,2 g). Añade harina tamizada (400 g) y amasa rápidamente la masa blanda. Extiende una capa de 6-7 mm de grosor, corta las tortas con un cortador de galletas o un vaso. Coloca las tortas en una bandeja de horno cubierta con pergamino y hornéalas en un horno precalentado a 180-200 grados durante 15 minutos. Tan pronto como las tortas se tornen un poco marrones por la parte superior, sácalas. Es importante no cocinarlas demasiado, de lo contrario se volverán duras.

Descubre otros manjares rusos en nuestra sección para cocinillas.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies