Ensalada mimosa, un clásico de la cocina soviética

Hoy en día casi todos los restaurantes de Rusia sirven esta ensalada con orgullo y son pocos quienes se resisten a ella.

Hoy en día casi todos los restaurantes de Rusia sirven esta ensalada con orgullo y son pocos quienes se resisten a ella.

Vostock-Photo
La ensalada mimosa, que debe su nombre a la conocida flor de primavera, es un plato festivo para cualquier época del año. La escasez de alimentos en la época soviética obligó a los cocineros a aprovechar bien sus recursos para impresionar a los comensales.

La ensalada mimosa es un plato muy común durante los meses de invierno, especialmente en Año Nuevo, porque esta receta no requiere verduras frescas. No obstante, este plato se asocia con las primeras fiestas de la primavera, una época en la que en Rusia la nieve aún no se ha derretido por completo.

La ensalada mimosa apareció por primera vez en la Unión Soviética a principios de la década de 1970 y debe su nombre a la planta que suele florecer en primavera y que posee el mismo color amarillo brillante.

Esta nueva receta supuso un gran alivio para los cocineros que vivieron los duros tiempos soviéticos, porque la mayoría de los ingredientes eran baratos y fáciles de encontrar. Hoy en día casi todos los restaurantes de Rusia sirven esta ensalada con orgullo y son pocos quienes se resisten a ella. La ensalada mimosa ocupa un lugar importante en la cocina rusa.

El pescado de mar enlatado no era muy común en los 70, pero una familia soviética normal podía recibirlo como parte de una cesta de comida especial llamada zakaz (“pedido”): se trataba de un conjunto de alimentos en pequeñas cantidades que solo podían conseguirse a través del trabajo, especialmente antes de las fiestas estatales más importantes.

En los 80, el pescado enlatado era más común y barato, y la ensalada mimosa se convirtió en un plato festivo muy popular porque tenía un aspecto muy agradable y era muy nutritivo.

Para preparar esta ensalada hay que prestar una gran atención a los detalles y es importante colocar los ingredientes uno sobre el otro para evitar que se mezclen y asegurar la variedad de sabores. La mimosa causa una mayor impresión cuando se sirve en boles de cristal para que se pueda ver cada capa.

Ingredientes

\t200 gr. de pescado enlatado, generalmente salmón o paparda\t3 patatas \t2 zanahorias \t5 huevos \t1 cebolla grande \t100 gr. de queso  \t300 gr. de mayonesa\tSal al gusto 
Preparación:

1. Hierve las patatas y las zanahorias 20 minutos y los huevos 10 minutos. Pela las patatas hervidas, rállalas y añade sal al gusto. Coloca la patata en el fondo del bol para la ensalada como capa inferior y cúbrela con mayonesa.

2. Escurre el líquido de la lata, desmenuza el pescado con un tenedor apartando las espinas grandes si las hay. Coloca el pescado por encima de la patata y cúbrelo con mayonesa.

3. Pela la cáscara de los huevos y separa las yemas de las claras. Rompe las claras con un tenedor, añade una pizca de sal y colócalas por encima del pescado formando la siguiente capa, que posteriormente debes cubrir con mayonesa.

4. Pica la cebolla y añádela a agua hirviendo durante 5 minutos. Una vez escurrida, añade una pizca de sal, coloca la cebolla por encima de los huevos y cúbrela con mayonesa. Pela las zanahorias, rállalas y colócalas por encima de la cebolla, añadiendo sal y cubriendo con mayonesa como antes.

5. Ralla el queso, colócalo por encima de la zanahoria y añade una pizca de sal. Esta capa no requiere tanto aderezo como las anteriores. Cubre la superficie con una fina capa de mayonesa.

6. Ralla las yemas, añade una pizca de sal y extiéndelas por encima de la ensalada. También puedes decorar el plato con un poco de eneldo.