‘Pávlovas bebé’: un postre para las fiestas de verano, delicioso y fácil de preparar (Receta)

Victoria Drey
Trata de cocinar este rico postre originario de Nueva Zelanda, pero con un toque ruso añadido.

Si necesitas cocinar algo dulce y ligero para el verano, mi mejor recomendación sería el pávlova. Es uno de los postres más fáciles que he hecho nunca, pero sigue siendo increíblemente delicioso. Así que si quieres hacer algo que sorprenda a tus amigos sin hacerte perder mucho tiempo, no te compliques demasiado y opta por este dulce. El verano es la época ideal para el pávlova, ya que la receta original requiere tener bayas frescas de temporada.

Hay una historia muy interesante detrás de este postre. En general se cree que el pávlova fue creado por un confitero de Australia o Nueva Zelanda, que se asombró de la gracia de la bailarina rusa Anna Pávlova durante una gira de ballet de 1926. Algunos dicen que la base de merengue del pávlova se parece a un tutú de ballet.

Todo el mundo sabe que el pávlova es un pastel famoso, pero recientemente lo he estado haciendo en forma de pequeños pasteles individuales a los que cariñosamente llamo pávlovas bebé. Creo que hacerlos así es más conveniente para servirlos y decorarlos. Pero honestamente, puedes dar forma que quieras al pávlova. De hecho, no se trata tanto de la forma como de su sabor único. Un buen merengue de pávlova es crujiente por fuera y ligeramente pegajoso por dentro. Otro punto importante es la combinación de nata batida y bayas frescas, que crea un sabor tierno y de ensueño. El pávlova es uno de esos pocos postres que no te hacen sentirte como si hubieras comido en exceso, lo que quizás lo hace hasta más delicioso.

Ingredientes:

  • 4 claras de huevo
  • 200 g de azúcar glasé
  • 4 cucharaditas de maicena
  • una cucharadita de vinagre de manzana
  • 300 ml de nata espesa
  • una pizca de sal
  • bayas frescas de temporada

Preparación:

1. Para hacer el merengue, primero prepara un tazón grande y transparente eliminando cualquier grasa con una toalla de papel empapada en vinagre. Separa cuidadosamente las yemas de los huevos de las claras y bate estas últimas con una pizca de sal, hasta obtener crestas rígidas.

2. Luego, comienza a agregar gradualmente azúcar glasé, cucharada a cucharada, mientras la batidora está funcionando. Bate durante unos minutos hasta que se le haya añadido todo el azúcar y tenga una textura sedosa y brillante. Apaga la batidora y luego agrega un poco de vinagre y almidón de maíz. Esto hará que el merengue sea más texturizado y crujiente. Para terminar, agita suavemente la mezcla con una espátula.

3. A continuación, hay que formar el merengue. Puedes usar una manga pastelera con cualquier boquilla de tamaño mediano para crear un merengue elegante y sin costuras, pero mi técnica favorita es usar dos simples cucharas. Esto permite conseguir una apariencia más auténtica y delicada. Extiende la mezcla en círculos, creando pequeños cráteres en cada porción. A continuación, coloca la nata con una cuchara. Hornea los merengues a 100-120°C durante aproximadamente una hora y media, luego apaga el horno y deja los merengues dentro hasta que el horno se haya enfriado.

4. Hacer la crema es igual de simple. Simplemente bate la nata espesa hasta que haya picos suaves. También puedes añadir un poco de extracto de vainilla o incluso yogur o queso crema. Lo único que no recomiendo es añadir azúcar adicional al que pueda tener la nata, porque los merengues ya son lo suficientemente dulces, y este dulzor se equilibra mejor con nata montada pura.

5. Una vez que los merengues se hayan enfriado por completo, coloca un poco de la crema en el centro de cada merengue y cubre con las bayas de temporada. Generalmente uso fresas frescas troceadas y cerezas silvestres. Ahora disfruta de verano con tus increíbles pávlovas bebé.

¡Priyátnogo appetita!

Si te gustó este texto, pincha aquí para conocer 10 deliciosos pasteles rusos que deberías probar antes de morir.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lea más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies