Arándanos azucarados: disfruta de este manjar, el favorito de grandes escritores y niños soviéticos

Legion Media
La gente esperaba en enormes colas este alucinante postre, y sólo los afortunados lo conseguían. Hoy en día, puedes fácilmente hacer arándanos azucarados en casa y olvidarte de acabar con dolor de piés por esperar todo el día en una fila.

El arándano es una de las bayas más apreciadas en Rusia. Desde la antigüedad la gente lo ha preparado de varias maneras. La más popular era hacer mors - una bebida agria con infusión de arándanos; y también la varenie, un tipo de mermelada de arándanos. Por supuesto, el arándano es extremadamente saludable, lleno de vitaminas y minerales; por lo tanto, lo primero que hacen la mayoría de los rusos cuando perciben los primeros signos de un resfriado es beber una gran taza de té de arándanos.

Entonces, si esta baya es tan saludable y beneficiosa, ¿por qué no hacer dulces con ella? ¡Bueno, nosotros sí los hacemos! Aunque no está claro a quién se le ocurrió la receta del arándano azucarado, parece que se originó mucho antes de la época soviética. De hecho, existe la creencia popular de que era el postre favorito de Alexander Pushkin.

El arándano azucarado fue uno de los dulces más populares y saludables de mi infancia, y lo sigue siendo hoy en día. Recuerdo ir con mi mamá a un supermercado cercano, comprar tantas cajas de arándanos azucarados como podíamos y disfrur de su sabor agridulce único frente a una taza de té. Era imposible no comerse una caja entera de bayas de una sola vez. La combinación entre la superficie crujiente y azucarada y el interior suave de los arándanos agrios deja un sabor de locura. 

Mi abuela decía que los arándanos azucarados escaseaban en la época soviética, aunque siempre ha habido toneladas de arándanos en las regiones septentrionales de Rusia. Ella recuerda que esta delicia se hizo algo común no hace mucho, sólo a principios de la década de 2000. Siendo consciente de lo simple que es la receta del arándano azucarado, no tengo ni idea de por qué la gente no lo hace por sí misma. Prueba el arándano azucarado una vez y te enamorarás de él para siempre.

Ingredientes:

  • 1 vaso de arándano
  • unos 100 g de azúcar glasé
  • 6 cucharadas de azúcar granulada
  • 3 cucharadas de agua

Preparación:

Primero, enjuaga los arándanos rojos con agua y déjalos secar. Puedes utilizar tanto bayas frescas como congeladas, el secreto es que deben tener una piel bastante sólida para no empaparse demasiado durante la cocción.

Para preparar la mezcla de jarabe de azúcar, toma azúcar granulado y añade agua en una cacerola a fuego medio. No revuelvas, pero espera hasta que el azúcar se disuelva completamente y empiece a hervir a fuego lento: tu jarabe está listo.

Retira del fuego y deja enfriar durante un minuto más o menos. Si el almíbar está demasiado caliente, las bayas podrían reventar. Por cierto, en la producción comercial de arándanos azucarados se utilizan claras de huevo en lugar de jarabe de azúcar, y también se puede probar esta opción.  Pon un puñado de arándanos en almíbar y cúbrelos bien.

Ahora hay que hacer todo muy rápido: pasa las bayas glaseadas a un bol con azúcar glasé usando una espumadera. Unta el azúcar glasé para que las bayas no se peguen. Por eso es mejor trabajar con pequeñas porciones de bayas. Luego espolvorealas con más azúcar glasé, déjalas por un par de minutos y enrolla los arándanos rojos en el azúcar hasta que estén completamente cubiertos.

Distribuye las bayas azucaradas sobre papel de cocina y deja secar durante al menos una hora. Eso es básicamente todo: ahora puedes poner tus arándanos rojos en una caja de cartón y cubrirlos con un trozo de pergamino. Los arándanos azucarados pueden permanecer frescos durante aproximadamente un mes en la nevera, pero es probable que te los comas todos de inmediato.

¡Priatnogo appetita!

Si eres goloso, aprende 5 recetas rusas de mermelada pinchando aquí.

Haz click aquí si quieres suscribirte a nuestros boletines semanales.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lea más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies