5 recetas de famosos escritores rusos para hacer mermelada

Literatúrnoie varenie
¿Quieres probar la confitura que Chéjov hacía con cerezas cultivadas en su legendario huerto? ¿O la deliciosa mermelada de diente de león de Blok? ¿Y la mermelada de grosella hecha por la niñera de Pushkin? Sigue leyendo e impresiona a tus invitados en la próxima merienda que organices

Imagina a un escritor ruso sentado en la terraza de su casa de campo, bebiendo té, comiendo mermelada y esperando a su musa. A veces, así es se pasaban todo el verano. Si anhelas tardes de invierno inspiradoras como las Pushkin o Blok, entonces prueba suerte con estas mermeladas literarias y organiza una acogedora merienda con té.

Svetlana y Oleg Kolésnikov han reunido una docena de recetas originales de famosos escritores rusos como parte de su proyecto, “Mermeladas Literarias” (Literatúrnoie varenie, en ruso). Aquí hay cinco de los atascos más interesantes en su lista.

1. Mermelada de grosella espinosa de la niñera de Alexánder Pushkin

Aunque no se la mencionó ni una vez en la poesía de su tutelado, Arina Rodiónovna siempre se las arregló para hacer docenas de tareas domésticas y todavía tenía tiempo para cocinar. Esta receta necesita de tiempo, ¡pero el resultado no te dejará indiferente!

  1. Toma grosellas inmaduras, verdes, limpias y quita las semillas. Coloca las bayas en una olla acristalada y cubre cada hilera con hojas de cereza y un poco de acedera y espinacas.
  2. Llena la olla con vodka, tapa la olla con la masa, coloca en el horno a fuego alto durante varias horas.
  3. Al día siguiente pon las bayas en agua helada, y después de una hora mezcla un poco y deja hervir tres veces seguidas. Después, vuelve a colocar las bayas en agua con hielo y mezcla cada 15 minutos durante una hora aproximadamente.
  4. Coloca las bayas en un colador y ponlas sobre un mantel de lino [el resultado puede ser ligeramente diferente si se utiliza otro tipo de paño]. Después de que las grosellas se sequen, pésalas. Necesitarás 900 g de azúcar y un vaso de agua por cada 450 g de bayas.
  5. Cocina el jarabe con 3/4 de taza de azúcar, hierve y elimine la espuma. Coloca las bayas en el almíbar y vierte el resto del azúcar cuando comience a hervir. Deja hervir tres veces y luego calienta a fuego lento. Pruebala de vez en cuando.

2. Mermelada de fresa de Nikolái Nekrásov

Esta dulce confitura nació en en la Propiedad-Museo de Karabija, en la región de Yaroslavl (250 km al norte de Moscú).

  1. Toma 450 g de fresas, quita las hojas verdes, pero deja los cálices. Espolvorea un poco de alcohol o ron blanco en las bayas y agrega 1 cucharada de azúcar. Deja por una hora.
  2. Prepara el jarabe: 450 g de bayas, 1 vaso de agua y 900 g de azúcar. Hierve el azúcar con agua y agrega las bayas. Deja hervir tres veces, quita cada vez de la olla, retira la espuma y agita un poco la sartén.
  3. Continúa cocinando a fuego lento hasta que las bayas pierdan su acidez, y hasta que el jarabe esté cubierto por una membrana delgada.

3. Mermelada de arándano y manzana de Mijaíl Prishvin

Uno de los escritores que mejor ha sabido describir la naturaleza rusa, vivía en Dunino, un pueblo situado en la pintoresca orilla del río Moscova, cerca de la capital. Su acogedora casa de madera en la colina estaba (y todavía está) rodeada de abedules y manzanos.

  1. Limpia los arándanos y enjuaga con agua fría. Seca en una toalla.
  2. Prepara el jarabe con 1,5 kg de azúcar y 2 vasos de agua; luego pon las bayas en almíbar.
  3. Cocina alrededor de 20-30 minutos. Retira las semillas y cáscaras de manzana, córtalas en cuatro u ocho partes, agrega manzanas a las bayas y deja hervir.
  4. Asegúrate de que las manzanas no estén demasiado blandas.

4. La confitura de cereza de Chéjov

Antón Chéjov tenía una receta de mermelada de manzana, pero decidimos echar un vistazo a la más icónica: mermelada de cerezas cultivadas en su legendario huerto de la finca Mélijovo, en la región de Moscú.

Retira las semillas sin dañar las bayas. Limpia en un tamiz con agua fría y hielo. Prepara la mermelada; por cada medio kilo de bayas agrega un kilo de azúcar, así como 1 vaso de agua por cada 500 g de azúcar.

Hay dos opciones para la preparación:

  1. Hierve el jarabe, agrega las bayas, cocina a fuego lento y retira la masa en un tazón de piedra. Al día siguiente, separa cuidadosamente el jarabe y colócalo de nuevo en la olla. Cuando hierva, agrega las bayas y cocina a fuego lento hasta que esté listo. Vuelve a colocar la mermelada en un cuenco de piedra y vierte en frascos cuando se enfríe.
  2. Pon bayas frescas sin semillas en un recipiente de piedra y hierve el jarabe. Enfría y vierte sobre las bayas. Al día siguiente, separa cuidadosamente el jarabe, deja hervir, agrega las bayas y cocina a fuego lento hasta que esté listo.

5. Mermelada de diente de león el poeta Alexánder Blok

La finca Shajmatovo es un paraíso gastronómico. El poeta vivia allí cada año desde mayo a octubre, probando los pirozhoks, el borsch y la mermelada de su abuela elaborada con grosellas, manzanas, ciruelas... ¡y el diente de león! Todo se sigue sirviendo allí a los turistas.

  1. Toma 400 g de flores de diente de león (quitar tallos y hojas), pon en una sartén y hierve con 400 ml de agua.
  2. Si deseas conservar las características saludables de la planta, permite que el caldo de las flores repose por un día.
  3. Retira las flores, drena, exprime y añade el resto en el caldo; agrega 5-6 vasos de azúcar y deja hervir durante unos 10 minutos a fuego lento, mezclándolo constantemente con una cuchara de madera.
  4. Puedes agregar unas 7-10 hojas de cereza y jugo de limón en el almíbar, si así lo deseas.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies